Sobre mí

  

Aprendí a leer casi antes que a hablar. Eso marcó mi destino. La bruja Mon no fue el primer libro de mi vida pero como si lo hubiera sido. Hubo antes otros, seguro, Teo en el circo, quizá, pero me gusta pensar que La bruja Mon fue el primero de verdad. El primero de mayores sí recuerdo cuál fue. Príncipe y mendigo de Mark Twain. Yo tenía seis años. Me recuerdo una mañana, leyendo y mordiéndome las uñas en el sofá de la casa en la que vivíamos entonces. Aquella novela me hizo sentir especial. Tan pequeña, en mi salón, leyendo historias que, en teoría, aún no me correspondían.

laKriticona Sobre miMis inicios literarios tienen mucho de Los Cinco y una pizca de Puck y Los siete secretos. Leí todo Lucky Luke, casi todos los libros de la biblioteca de Trobajo del Camino y todas las colecciones de El Barco de Vapor. Los de tomos azules, naranjas y rojos y siempre tres años antes de la edad correspondida. Hay dos libros de entonces que jamás olvidaré: Lumbanico, el planeta cúbico y Azules contra grises. En el albor de mi adolescencia me sentía un poco Esther Lucas. Torpe, pecosa, enamoradiza. Ella fue uno de mis símbolosGustavo Adolfo Becquer, el otro. Me aprendí de memoria sus versos, los leía en cada una de las cosas que me pasaban. Prefería Zipi Zape a Mortadelo y Filemón. Devoré toda la biblioteca de Stephen King, y seudónimos, antes de mis dieciocho. Me hice una experta en Mary Higgins ClarkDe todo lo visible lo invisible, de Lucía Etxebarría, trazó el mapa de mi último año de Universidad y de un amor que casi me mata. Uno antes, La insoportable levedad del ser ya se había convertido en mi libro cabecera. Después, ni García Márquez, logró romper el embrujo que me producen las letras de Milán Kundera. Leí Cien años de soledad en un viaje a Irlanda. Tenía veintidós años y tres después prácticamente ya me sabía de memoria casi todos sus comienzos.

Fue entonces cuando me convertí en una esponja literaria. Libro que me recomendaban, aunque fuera de pasada, libro que leía. Así descubrí a Carver, a Vargas Llosa, a Dulce Chacón, a Rosa Montero, a Auster, a McEwan, a Firmín, a El Principito, a Benedetti, a Nemirosvky, a Murakami… Siempre pensé que ojalá alguien desde chica hubiera guiado mis pasos literarios. Que me hubiera dicho: “Lee esto, aquello, éste no”. Aunque si miro atrás no hubiese sido capaz de ir por otra senda que por ésta, la que va de La bruja Mon y Mark Twain a StonerDelphine de Vigan o Richad Yates, mis últimos descubrimientos literarios (escribo esto en abril de 2014).

Y es que es tan especial que un libro te enganche, que parezca escrito sólo para ti.

Eso sentí yo a los seis años con Príncipe y mendigo. Y, desde entonces, me paso la vida leyendo. Libros, cómics, periódicos, revistas y folletos. Cuando crecí le dije a mi madre que sabía, claro, qué quería ser el resto de mi vida: escritora. Se llevó las manos a la cabeza. Eso no se estudiaba en ninguna facultad. Ese es un oficio que se construye escribiendo, caminando, como dice Machado. Fue en séptimo de EGB cuando cogí el desvío al periodismo: entrego un ejercicio y el profesor me regaña: “¿Quién te ha escrito esto? Esto no puede haberlo hecho alguien de tu edad…”. Toda la clase mirando, señalando. Mira le hacen las redacciones, si ya sabía yo…, sentía que pensaban. Me eché a llorar y entre hipido e hipido logré decir: “Yooo, fui yooo…”. Porque sí, había sido yo. Yo escribiendo en la vieja Olivetti de mi madre mientras cenaba, la noche antes. Yo, que cenaba, escribía y, a la vez, también, veía la tele. Yo, que pensé que suspendería porque escribí aquel trabajo sin pensar que escribía, sólo escribiendo.

“¿Tú qué quieres ser de mayor?”, me preguntó cauto, consciente de su error.

“Es-cri-to-ra”, le dije, clara, como a mi madre, esta vez entre hipido e hipido.

Él insisto. No encontraría aquella carrera en la lista de ninguna universidad. Que si quería ser escritora tenía dos caminos: la filología o el periodismo. Elegí lo segundo, pero más que nada porque aquella era una carrera que no había en León.

Mi sueño sigue siendo escribir, aunque a veces se me olvida. Con veintidós años escribí dos libros con la editorial El Aleph (Lágrimas de arena y Anecdotario). Pero le cogí un miedo terrible al folio en blanco. Escribo cuentos, relatos, comienzos. Mi ordenador está lleno de principios. Pero me falta constancia para seguir. Y, mientras, el periodismo me llevó a Salamanca y al Diario de León, mi cantera, donde pasé los mejores cuatro veranos de mi vida. Después, me licencié con el Master de El País y pasé por El País Semanal antes de recalar por el Diario AS y aprender a distinguir un central de un centrocampista. Diez años después aquí sigo, con un pie en el periodismo deportivo y de medios de comunicación y otro en esas novelas que crecen salvajes en mi cabeza pero no terminan de convertirse en papel.

Lo único en lo que soy constante es en la lectura.

Por eso comencé este blog, porque cuando estoy en la penumbra de mi habitación desenredando las sensaciones que me desatan las novelas tengo que escribirlas, como cuando Picasso hablaba de las musas, y me siento acá, bajo la luz del flexo, de nuevo, cerca de mi sueño, de escribir, de coger uno de esos principios que hay en el disco duro de mi ordenador y terminar al fin las historias de esos personajes salvajes que habitan en mi cabeza.

Algo parecido me pasó el 1 de febrero de 2013, al terminar de leer Nada se opone a la noche, de Delphine de Vigan. Me impactó tanto esa novela, me llegó tanto, que tuve la necesidad de contarle al mundo que no podían dejar de leerla. Así nació laKriticona. Primero en wordpress, desde abril de 2014 como página web propia. Ese enero, laKriticona ganó el primer premio, por votación popular, del Concurso de Libros y Literatura a la mejor reseña literaria a nivel nacional con Los años de peregrinación del chico sin color de Haruki Murakami. Pero os reconozco que mi mayor premio no fue ese, sino sumar 50.000 visitas en catorce meses, ¡50.000! ¡alucino!, teneros al otro lado, y hablar de libros, eso que tanto nos gusta a ti a mí.

29 Comments

  1. Este blog es de lo mejor que hay actualmente en la red…Enhorabuena. Por cierto eres preciosa.

  2. Pat!!

    Acabo de descubrir tu blog!! No se por qué no me extraña nada… Prestaré mucha atencion a tus recomendaciones!!

    Felicidades!!

    Muacks

  3. Me pasó los mismo.
    Elegí una carrera que no había en León para ver mundo, o al menos península.
    Acabó de leer a Salter y ojeando a ver si encontraba más lectores apasionados de él por wordpress llegué aquí.
    Blog genial el tuyo!
    Un saludo :)

    • Anda! Oye, qué ilusión! Eres también de León? Es genial que Salter te haya traído hasta aquí. Un placer que me leas y compartamos pasión por ese escritor. Has leído Carver? A mí Salter me recordó mucho a él. Su libro más reconocido es Catedral, léelo, te gustará. Y uno de los libros más impactantes que me he leído yo este año, Intento de escapada, también te gustará. Un placer que me leas. Ahora ya te sigo yo también! Un besote paisano!

      • De León, sí. :)
        Leí el de “De qué hablamos cuando hablamos de amor” tras leer el “De qué hablamos cuando hablamos de correr” de Murakami.
        Pero bueno, al de “Catedral” le echaré un vistazo cualquier día de estos.
        Un saludo!

        • Anda, y ese libro es también de Murakami?? No lo conozco! Soy fanática de Haruki, me he leído todo lo que ha publicado y espero con ansia novedad tras novedad. Es un grande! Catedral te va a encantar. Seguro, seguro. Ya verás como te recordará a Salter el estilo de Carver. Un besote leonés!

  4. En ” De qué hablamos cuando hablamos de correr” Murakami cuenta sus vivencias personales acerca de cómo empezó a correr y entrenar, y correr maratones y triatlones, mientras seguía escribiendo sus novelas y libros de cuentos.
    Si además de entusiasta de Haruki, te gusta correr o el deporte en general, deberías echarle un ojo.
    Te va a encantar. Seguro, seguro. :)

    • Sí, ese sí que me lo he leído y me entusiasmo. De hecho, te entran ganas de calzarte las zapatillas y echar a correr. Es que Haruki tiene un algo super especial cuando escribe, ¿verdad? Pensé que había escrito uno que se llama De qué hablamos cuando hablamos de amor y dije, anda, eso no lo he leído yo! ;) Besote!

  5. Excelente blog… Me encantan tus recomendaciones y tus reseñas. Te recomiendo los libros de Khaled Hosseini.
    Saludos

    • Muchísimas gracias Hugo! De Hosseini he leído Cometas en el cielo (maravillosa novela llena de sentimiento) y Mil soles espléndidos (me gustó también mucho pero menos que Cometas). En breve caerá Las montañas hablaron, tengo muchas ganas de leerlo. Gracias por escribirme y por estar al otro lado. Abrazo enorme!

  6. Conseguirás que no me compre un libro si a ti no te ha gustado… ;) Me encanta tu blog !

  7. acabo de descubrir tu blog… enhorabuena!!!! como no lo he encontrado antes !!!!
    a veces con ganas de leer no se que comprar,… lo cual me lleva muchassss veces a error en mis adquisiciones..
    pero ahora seguro que acierto mucho mas en mis compras… gracias milesssssssssssssssss

  8. Gracias por tu blog, me ayuda bastante a lahora de decidir que libros leer. Además eres muy joven e inteligente, enhorabuena

    • Muchísimas gracias a ti, Pilar. Jo, no sabes la ilusión, lo que me llegan y animan a seguir escribiendo, tus palabras. Gracias por estar al otro lado :)

  9. Cristina Alemparte

    He descubierto este magnífico blog de Kriticona, que ha hecho dos cosas: mencionar mi libro “Lumbánico, el planeta cúbico” como uno de los favoritos de su infancia(lo cual me halaga mucho) y demostrar que me supera en ingesta de libros, lo cual no me ha gustado tanto porque yo me consideraba líder mundial de las superlectoras… En fin, Kriticona, me alegra ver que compartimos amor a Murakami, a Carver y a tantos otros geniales fabuladores que mejoran nuestras vidas y nos hacen más felices. ¡Un fuerte abrazo! Cristina Alemparte. Por cierto, desde ahora te sigo.

  10. Sería muy interesante que también se trate de conocer a autores nuevos que luchan por hacerse un hueco en este mundo literario. El blog es muy interesante y solo creo que le falta lo que comento.
    Admiro tu inteligencia y capacidad de lectura. Gracias por tus consejos sobre libros que leer.

    • Por supuesto! Me leo todo lo que me cae en las manos y me encanta descubrir nuevos autores. El otro día alguien me envío un ejemplar de su primera novela, Losers, que me ha parecido una absoluta delicia. Muchas gracias por el consejo. Si sabes de alguien a quien deba descubrir, dímelo. Estaré encantadísima de hacerlo. Mil gracias por leerme :)

  11. Enhorabuena Kriticona y larga vida a su blog! me encanta leer sus recomendaciones son geniales, algún día espero conocerla en persona la admiro mucho también lo que escribe en el diario deportivo. Saluditos desde Cuba.

  12. León, cuna de escritores… como tú, tengo mil libros en el alma y nunca acabé ninguno: ¡ TENEMOS QUÉ HACERLO ! (publicar quiero decir…jajaja…: una frase q se me ocurrió un día: la distancia más corta entre dos puntos, es la línea recta; pero la distancia más corta entre dos almas es la curva de una solrisa sin/cera ni cero… jaja). ¡ÁNIMO! y enhorabuena por tu web!!!!

    • Hola! Me ha encantado eso de cuna de escritores. Sobre todo tenemos uno que escribió uno de los mejores libros de la historia de la literatura de España, Julio Llamazares, y su lluvia amarilla. Últimamente sólo pienso en eso. En ponerme a terminar alguno. En hacerlo. A ver qué pasa. Me encanta tu frase. Estoy de acuerdo. Una sonrisa sincera casi une más que un secreto (y mira que los secretos tiran…). Un beso enorme, leonesa!

  13. Hola

    Te mandé un correo hace unos días, no me has contestado..

    Saludos

  14. ¡Hola! Acabo de descubrirte y me quedo por aquí. Creo que coincidimos en gustos literarios. Uno de mis escritores preferidos es también Murakami
    ¡¡Enhorabuena por tu blog!!!!

    • Hola Marian, muchísimas gracias por tus palabras y por quedarte por aquí. Espero que podamos seguir compartiendo gustos, y escritores. Un abrazo enorme!

  15. Me encuentro…FASCINADA!!!
    Tu blog esta picadísimo, te leo desde México y créeme que es fabuloso. Te descubrí por la reseña de uno de mis libros favoritos “Cuando la vida era nuestra” , compartimos gustos y opiniones que sin duda me hacen leerte. Por cierto, tienes una forma de escribir impecable. Enhorabuena!!!

Responder a Marian Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>