Amos del mundo

Amos del mundo lakriticona

  

 ”Por muy grande que parezca el mundo, siempre, de una forma o de otra, uno vuelve a encontrarse con la misma gente”

 

Amos del mundo ha sido una grata sorpresa para mí. Publicado por la editorial Bubok (plataforma editorial online de autopublicación en español), su autor Alberto Pérez escribe francamente bien. Muy bien. Eso es algo que notas sólo con echarle un vistazo a las dos primeras páginas. Me gustó muchísimo esa descripción del Nueva York que pulula alrededor de Wall Street. Es fantástica. Sin tirar de recursos melifluos o descripciones vacías que sólo sirven para que el autor se luzca y el lector se canse. Aquí no. Me sorprendió mucho lo bien que escribe, lo lúcido que es. Yo sólo tuve que leer esas dos primeras páginas para saber que Amos del mundo era un libro que iba a gustarme.

Y eso que la historia no es algo que, a priori, me atrajera demasiado, pero cuando algo está bien escrito, bien contado, al final atrapa. Y eso fue lo que me pasó con este libro. En Amos del mundo, Alberto Pérez describe las artes de dos jóvenes bróker con mucha codicia y poco corazón: John y Gordon. Un dúo genial. Cara y cruz de la misma moneda, o de esos billetes que mueven el mundo. John es responsable, familiar, ambicioso pero comedido, con principios. Gordon carece de ellos, es salvaje, putero, borracho y brillante. Juntos se han hecho millonarios en diez años, trabajando para la firma B&B, algo así como Lehmans Brothers.

Alberto Pérez cuenta sus desmanes, cómo las políticas sirven para engañar a la masa. Para devaluar las economías en función de los intereses de unos pocos que se enriquecen con las tragedias de los demás. Vamos, algo muy de actualidad. El estilo me recordó un poco a La tapadera, ese libro de John Grisham, con película en 1993 protagonizada por Tom Cruise.

Y es que Alberto Pérez escribe muy así. Americano. Estilo Tom Wolfe, Grisham, Ford. Lleva muy bien la historia, se lee bien. Los personajes tienen profundidad o, al menos dos caras, el yin y el jang que habita dentro de cada uno de nosotros. 

Una parte de la acción se desarrolla en Ucrania y esa parte es aún más genial. Me gustó mucho cómo está escrita. Con el desapego de los grandes escritores. Me sonó un poco a Nemirovsky al describir con  frialdad y desapego el devenir de la sociedad ucraniana tras el desintegro de la URSS. Muy interesante. Sin sonar redicho o demasiado periodístico. El doctor Timoshenko, protagonista de esa parte, te lo imaginas muy Doctor Emmett Brown, de Regreso al futuro, con sus greñas y pintas de genio loco al que la caída de la URSS arrebató todo el poder. La búsqueda de una solución para recuperarlo, aunque eso suponga, empobrecer a todos sus compatriotas es su motor de vida.

Todo se precipita cuando la desesperación de uno y la ambición de los otros dos se encuentran. 

Y eso es lo único que no me ha gustado: cómo se precipita la acción al final. En el personaje de Gordon el paso de un extremo a otro es demasiado rápido. Pierde credibilidad. No hay transición, dudas (como sí hay en John, el personaje más de verdad de todos). Pero vamos, es su lunar, porque todo lo demás merece mucho la pena. Yo, ya aviso: les seguiré la pista a este escritor y a esta editorial.

PD: Me escriben desde la editorial para decirme dónde puede adquirirse este libro, en formato digital y papel, si estáis interesados, os dejo aquí los enlaces: 

Bubok: http://www.bubok.es/libros/230360/AMOS-DEL-MUNDO

Smartbooks: http://www.smartbooks.com.gt/book/espanol/jose-alberto-perez-martinez/amos-del-mundo?id=18544

    

Te gustará: Es un libro fácil de leer y entretenido. Está bien escrito. 

No te gustará: El cambio de ritmo al final es tan brusco que chirría. 

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>