Blanco ni el orujo

Blanco ni el orujo by lakriticona   

“Lo duro, lo más duro, es envidiar cada lunes los dolores de los que juegan el domingo”

  

Si quieres ‘Blanco ni el orujo’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro 

Me leí este libro en el que José Antonio Martín Otín Petón repasa las cuatro vidas de un veterano portero del Atlético de Madrid en los sesenta, setenta, Miguel San Román un viernes por la noche. Al día siguiente había quedado con él en el Bo Finn, un irlandés en Madrid, donde desayuna cada mañana. Un lugar donde se reúnen los aficionados ingleses para ver rugby y tiene las paredes llenas de libros y todas las camareras llaman cariñosamente ‘abuelo’ a San Román. Y es que es difícil no querer al Pechuga, así le bautizó otro histórico de aquel Atlético en blanco y negro, Jorge Griffa, así le llaman todos. De carácter alegre y socarrón, San Román es de esas personas que saben conversar y que han vivido una vida tan azarosa y movida que valdría para una película y nueve libros. O uno que lo contenga todo, como éste de Petón

Esa mañana habíamos quedado para hablar de fútbol y el Atleti, pero también de Mummahad Ali y de los años que fue dueño de uno de los tablaos flamencos con más salero de Madrid, El Canasteros. Y es que hubo un tiempo que San Román tuvo el mundo a sus pies. Blanco ni el orujo te lo cuenta. Yo lo leí en horas, en esa noche antes de la entrevista, y me encantó. Por eso lo comparto aquí. 

“¿Podría ir al boxeo que ha venido el austriaco y pele Sombrita, mi amigo Juan Albornoz, esta noche aquí? Sí, San Román, pero confío en que sea prudente que mañana hay partido”

Blanco ni el orujo es el primer libro deportivo del que hablo en lakriticona (que no el último). En el periódico no es raro que fusione mi pasión (los libros) con mi trabajo (el periodismo deportivo). Me encanta poder hablar de libros en AS. Ahora lo hago al revés: debuta el libro deportivo a lakriticona. Y es que el libro de Petón me ha gustado mucho, mucho. Hay dos cosas que lo hacen grande: su escritura (Petón escribe realmente bien) y la vida tan vivida que llevó San Román. ¡Un futbolista promotor de boxeo y dueño de un tablao flamenco! De película. Además, su historia con el fútbol también es peculiar. Estuvo 15 temporadas en el Atleti, pero sólo jugó en una. En su carrera, ‘sólo’ hay 71 partidos con la rojiblanca. “Eso fue para no cansarme”, dice. ¿Veis? Es un cachondo. Y eso se palpa en cada una de las páginas de su libro.

Me ha gustado mucho, mucho. Su único lunar es, quizá, que la parte futbolística se da por supuesto que se sabe todo, y a veces te pierdes. Se necesita leerlo con pausa. El resto, es maravilloso. La vida vista desde la orilla del final. Los amigos que se fueron. Lo que no volverá. Buf. La vida de San Román. Cómo escribe Petón. Lo tienes en tu cabeza, todo el tiempo, y sólo estás esperando a la mañana siguiente para pasarte por el Bo Finn e invitar a San Román a un café y que te cuente de viva voz todas las vidas que contiene su libro. Le a los rojiblancos, a los flamencos y a los futboleros y a los que no, porque este libro va más allá del fútbol y del propio San Román. Porque en realidad supone un retrato de la España de los setenta y ochenta, esa que se detenía ante el televisor para ver a Urtain boxear o aquella que se arremolinaba a la puerta de una iglesia para ver casarse a Lolita mientras Lola Flores gritaba eso de: “Si me queréis, irsen…”.

 

Te gustará: La vida tan intensa, y desde tantos ángulos, que ha vivido el veterano portero del Atlético. Él. A secas. Y la escritura de Petón.

No te gustará: En la parte del fútbol es mejor que sepas de qué partidos y futbolistas te está hablando. Si no has de leer con pausa. Puedes perderte.

Añadir a favoritos el permalink.

Un Comentario

  1. Pingback:Blanco ni el orujo en lakriticona.com | la Kriticona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>