Blitz

Blitz David Trueba by lakriticona  

“La pareja es el único remedio que conocemos contra la soledad, dijo, pero todos sabemos que no es perfecto”

  

Si quieres comprártelo puedes hacerlo en este enlace de La Casa del Libro

Necesitaba un libro como Blitz. Una lectura tierna, honda y rápida. Últimamente, ningún libro me llena. El que no me resulta farragoso, me aburre. Hasta David Trueba. Reconozco que desde Vivir es fácil con los ojos cerrados estoy entregada. Es una delicia de película. Soberbia. Mejor que cualquiera de sus libros (los he leído todos y me gustaron, pero sólo me entusiasmaron la historia del futbolista y la muchacha de Saber perder). Por eso Blitz para mí es su mejor novela. Tiene esa tristeza honda de las tardes de invierno en las que la lluvia se pega a la ventana. Se lee enseguida y su único fallo, quizá, es que al final se hace demasiado corta. Te deja con ganas de más. Lo que no sé es si es de la historia en sí o de David Trueba a secas. 

Blitz cuenta la historia de una ruptura, de un amor que se fue (y de lo que eso duele, como si se te muriera alguien, pero sin morirse). Y lo hace a través de Beto, un paisajista acostumbrado a los reveses en su trabajo y sostenido por la relación con Marta, una mujer increíble que además es su socia-secretaria-ayudante (o algo así), pero que hace tiempo ya que está muy lejos. Mucho, aunque él no lo haya visto. Todo se precipita en un congreso-concurso al que acuden en Alemania. Ella envía un mensaje a su amante, a su ex, ese que él creyó que ella nunca olvidó del todo.

“Los momentos fundamentales quedan inmortalizados en tu memoria asociados a la circunstancia, a un detalle, al lugar, a la hora del día. Llovía, llevabas tal jersey, pasó un coche amarillo, había una paloma atropellada en la calle”

Todo se descubre. Su historia se termina. Ella se marcha. Él se queda rumiando su dolor en Alemania. Sin hotel, sin dinero, sin saber qué hacer. Su único apoyo termina siendo Helga, una mujer de 63 años que era su traductora allí en Alemania y que lo encuentra esa mañana en la que su vida ha dado un vuelco en un banco aterido de frío y solo. 

Helga y Beto terminan acostándose. Más de treinta años les separan. La escena resulta grotesca. Pero no por Trueba, que la cuenta con la delicadeza de un pianista, con una ternura íntima, sonrojante. Es porque lees y te das cuenta de que eso nunca lo has leído. Estas acostumbrado a leer hombres que se acuestan con casi-niñas (Lolita) pero no eso. Y va mucho más allá del morbo que produce una relación entre una mujer mayor y un jovenzuelo como la de El Graduado. Aquí esa mujer ya tiene los pechos flácidos, el cuerpo seco y el paso del tiempo marcado en cada una de sus arrugas. Es casi una anciana, sin llegar a serlo. Y sientes la vergüenza del protagonista. Palpas su pudor. Su rabia y su resaca. Las ganas de salir corriendo al día siguiente. 

“Lo que nos hiere no son las personas, sino ver destrozados nuestros ideales, y eso nos hace añicos”

Ay, cómo me gustó esa parte, la primera. Me pareció tan real… Tan que podría estar pasando ahora mismo, mientras escribo esto. ¿Cuántas veces dejamos que el-qué-dirán nos domine más que el-quiero-esto-porque-lo-quiero-yo-y-punto?

Después, cuando él regresa a Madrid, sin embargo, creo que todo se precipita. Los capítulos se acortan. Todo es más directo, más resumido, más telegráfico. Le falta esa delicadeza de las primeras páginas. Pero tiene un final maravilloso. Un relámpago que ha llenado de luz todas mis sombras literarias de los últimos meses. Me ha gustado. Me parece un libro perfecto para dejarte llevar por la lectura cuando ninguno termina de llenarte. 

 

Te gustará: Es cortito y tierno. Muy de verdad. Es perfecto para llevárselo de viaje. 

No te gustará: Que el final se precipita. Que te deja con ganas de más.

Añadir a favoritos el permalink.

Un Comentario

  1. ¡Hola!
    Solamente he leído un libro del autor, y hace mucho tiempo. Saber perder uno de mis libros favoritos, sin duda. Tengo muy buen recuerdo de él y me gustaría releerlo en algún momento, para tener más fresca la historia.
    No me he atrevido con ninguna otra de sus novelas, tal vez por miedo a que me decepcionen. Pero no descarto darle una oportunidad a esta, aunque lo del final precipitado no me gusta nada.
    Un beso

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>