La extraña desaparición de Esme Lennox

La extraña desaparición de Esme Lennox lakriticona 

  “Nunca es tan bonito como te imaginas que va a ser”

 

La extraña desaparición de Esme Lennox ha sido un libro decepcionante. Y no porque Maggie O’Farrel no escriba bien, que me encanta cómo lo hace. O por su historia, fascinante así de primeras, en resumen: la aparición en tu vida de una tía-abuela de la que jamás habías oído hablar y que, encima, ha estado encerrada en un manicomio durante setenta años. Suena bien. Interesante al menos. Lo que pasa es que la trama, eso cuyos primeros acordes tan bien suenan, termina por convertirse en un relato farragoso y embarullado que propone mucho, apunta alto, pero se queda en nada. Pura espuma

Más…

Mi planta de naranja lima

Mi planta de naranja lima lakriticona blog

   

“Matar no quiere decir que uno tome el revolver de Buck Jones y haga: ¡bum! No es eso. Uno mata en el corazón. Va dejando de querer. Y un buen día esa persona muere”

  

Escribo con pena de lo que voy a decir, pero no me ha gustado este libro. Sé que Mi planta de naranja lima es una de esas novelas que uno lee de chico y guarda para siempre en su memoria, por la ternura infinita que despierta su personaje Zezé, un poco al estilo Totó, el niño de esa película inmensa Cinema Paradiso. Quizá es que a mí me llegó mayor, demasiado mayor. Pero Mi planta de naranja lima me ha parecido tópico. Lo veía venir, constantemente. Me enterneció, pero no sé, me parecía que lo hacía con el recurso fácil. Y mira que me lo había recomendado una persona, M. Eu., con quien comparto inquietudes literarias, cuyas recomendaciones leo de ojos cerrados porque comparte conmigo alma de lectora, gustos, inquietudes, letras, pero nada, con toda la pena del mundo, Mi planta de naranja lima no me atrapó, no me enamoró, no me gustó.

Más…

Y las montañas hablaron

Y las montañas hablaron Hosseini lakriticona 

“Es importante saberlo, conocer tus raíces, donde empezaste el camino como persona. Si no lo sabes la vida se vuelve un poco irreal. Como un rompecabezas, vous comprendez? Como si te hubieras perdido el principio de la historia y ahora estuvieras en la mitad, tratando de entender qué pasa”

  
Qué decepción de libro. Yo pensaba que Khaled Hosseini era uno de esos escritores que no fallaba. Después de dos novelas tan bonitas, tan llenas de magia que llegan a rozarte el alma, como Cometas en el cielo y Mil soles esplendidos, pensaba que sería imposible que Hosseini no me emocionara con cada palabra que escribiera. Aunque sólo fuera: “Cita con el médico a las seis”. Pero no, me equivoqué. Y cuando las montañas hablaron no sólo es la más floja de las tres que llevan su firma, también es una novela absolutamente prescindible, que no te cuenta nada. Porque a veces no se trata sólo de escribir bonito, sino de contar cosas. Y aquí el afgano falla: Y las montañas hablaron está lleno de letras pero vacío de todo lo demás. Más…

Cuando las palomas cayeron del cielo

Cuando las palomas cayeron del cielo Sofi Oksanen lakriticona

  
“Porque aunque una persona consiguiera una nueva identidad, un nuevo nombre, se construyera un nuevo pasado, siempre habría algo de su vida anterior que lo delataría”

     

Me duele escribir esto. Pero no me queda otra. Qué decepción Sofi Oksanen. Yo que esperaba impaciente una nueva novela suya. Cualquiera. Lo que fuera. Pero suya. Purga, la tercera que escribió, la primera que yo leí, me abrumó, impactó, encantó, enamoró (añadir todos los verbos del estilo que se quieran, porque eso, precisamente, eso fue lo que me provocó su lectura). Sofi Oksanen, de pronto, con una sola novela, se había convertido en un autor referencia para mí. Una joven escritora finlandesa (nació en 1977) que merecía una portada de Babelia. Que me emocionaba con su escritura descarnada y sucia, de esas que escriben con dedos llenos de sabañones y no uñas de francesa perfecta. Pero después de leer Las vacas de Stalin y Cuando las palomas cayeron del cielo ese pedestal se lo ha tragado la tierra. Y me temo que no hay vuelta atrás. Más…

La Torre Oscura II La llegada de los tres

La torre oscura II lakriticona

  

“Sabía, por haber estado en la mente de Eddie, que los lenguajes de los dos mundos eran similares. Similares, pero no iguales. Aquí un sandwich era un pop-kin. Allí rescatar era encontrar algo de comer. Entonces… ¿no sería posible que la droga que Eddie llamaba cocaína en el mundo del pistolero se llamara azúcar?”

   

Lo cogí con ganas y lo solté con desidia. Solamente pasó un minuto entre el final de La Torre Oscura I y la II, pero mi sensación al cerrar uno y otro es como comparar la temperatura del Ártico y Ecuador. Incomparable. La verdad, la segunda novela de la saga no me ha gustado demasiado. Entretiene, sí, pero no se te agarra, no resulta inolvidable como la primera. De hecho, porque pertenece a una saga extensísima, si no, yo creo que La Torre Oscura II La Llegada de los tres no sería más que una novela más de Stephen King, una más, sin trascendencia ni poso, como ItMiseryEl Resplandor y La Torre Oscura I. Más…

El reino de los murmullos

El reino de los murmullos Carole Martínez lakriticona

      

“Otra cosa es el mundo. En mi celda he sabido cuán vasto y sublime es, he sabido lo mucho que hay por recorrer sin llegar a alcanzar su confín”

   

El reino de los murmullos me ha parecido un coñazo. Siento sonar tan dura, pero en ningún momento me atrapó su historia. Llevaba cien páginas, la mitad, y pensaba: “Aún me quedan otras cien, qué sopor”. Por suerte, se lee rápido y al final mejora. Carole Martínez nos lleva a la época feudal para contar la historia de Esclarmonde, la joven más bella del reino que, el día de su boda, decide ofrecerse a Dios y no casarse con Lothaire. Eso supone su encierro en vida, en una capilla estrecha, con un ventanuco con barrotes como única comunicación con el mundo. Más…

El lamento del perezoso

El lamento del perezoso Sam Savage lakriticona   

“Fuera, por la calle, se acerca una sirena, pasa, va dejándose de oír, se convierte en un insecto, se muere. Noche, vaciedad, pero silencio, no”

 

Si te quieres comprar El lamento del perezoso puedes hacerlo en este enlace

 
Sam Savage me impresionó hace seis años con Firmin. Ese ratón que al nacer se alimentó de letras, de los libros guardados en la estantería más alta de una librería, para marcar su sino. Ya nunca podría llevar una vida de ratón, sin más. El amor por la cultura, por Fred Astaire, por los libros me caló hasta el tuétano. Y mientras él soñaba con la vida que no le pertencía, su mundo se derrumbaba hasta convertirse en polvo, cenizas esparcidas en el viento, nada. Firmin es uno de mis libros referencia. Uno de esos diez que te marcan, que volverías a leer una y otra vez hasta saber todas sus frases de memoria. Si no lo habéis leído, deberíais hacerlo ya. La persona que lo cierra es diferente de la que lo empezó. Y todo por ese ratón, tan pequeña cosa y a la vez tan grande, que te enternece, que te cala. Más…