Chocolate amargo

Chocolate amargo by lakriticona

“Sufro, esto es lo que uno siente cuando sufre y, en realidad, debería estar contenta por haber conocido a Michel y por que Franziska sea mi compañera de pupitre. ¿Pero, entonces, por qué sufro?”

  

Si quieres leer ‘Chocolate amargo’ puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro

Eva tiene 15 años y su mejor amiga es la nevera. Pero es que ésta, la nevera, siempre está ahí. Para apoyarla con su abrigo de chocolate, o mantequilla, o salmón aceitoso, o lo que sea que se pueda comer cuando Eva se siente sola, o triste, o aislada. Y eso ocurre muy a menudo, porque Eva está sola, gorda, gordísima, y la comida es el único consuelo a su triste vida. Así comienza Chocolate amargo, uno de los clásicos de la literatura juvenil (años 80) que Anaya ha comenzado a reeditar en la colección Clásicos Modernos y que, oye, no está mal. Más…

Antes de que te vayas quiero decirte

Antes de que te vayas quiero decirte by lakriticona

         

“-¿Qué-, te solté yo. Tu respuesta fue acercarte rápido y besarme con fuerza. Noté tus labios impacientes y mi espalda contra la pared. -Esto-, me dijiste. (Desde entonces, mis favoritos son los besos de pared)”

   

Si te quieres leer ‘Antes de que te vayas…’ puedes comprarlo en La casa del Libro

Lo reconozco. Desde que Paula Bonet llegó a mi vida con su The End, cada vez que voy a una librería me pierdo en el estante de sus novedades buscando otro libro aquel. Así encontré a Sara Herranz y su Todo lo que nunca te dije lo guardo aquí, que me gustó aún más que el de Paula, quizá es que lo sentí más cerca, al ser sólo una historia lo hace más reconocible. Así fue como el otro día, en La casa del libro, llegó a mis manos este libro de Miss N y Elena Pancorbo, Antes de que te vayas quiero decirte, vi la portada y lo supe: este es otro de los libros que me gustan. No lo dudé. Lo compré. Pero… Más…

Eres como eres

Eres como eres by lakriticona  

“Imposible es únicamente aquello que no ocurre”

   

Si te quieres leer Eres como eres puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro

Melania G. Mazzucco es otra autora italiana que me apunto en la lista de mis últimos descubrimientos literarios. Si hace dos años, me emocionaban los franceses, ahora estoy rendida a lo italiano. Comencé con Silvia Avallone, seguí con Niccolo Ammaniti y Elena Ferrante y ahora confirmo con Mazzucco. Cómo escribe. Sobre todo, lo que más me ha llamado la atención de este libro, Eres como eres, el primero suyo que cae en mis manos, es eso: cómo escribe. Más…

Cicatriz

Cicatriz by lakriticona   

“Sólo si escribes podrás justificar tu existencia en el futuro”

  

Si te quieres leer ‘Cicatriz’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Cicatriz es la última novela de Sara Mesa, esa autora que ya me gustó en Cuatro por Cuatro. Me gusta mucho cómo escribe. Frases cortas, a veces de una sola palabra, con ritmo de vídeoclip. Quiero leerme toda su obra. Se ha convertido en uno de mis descubrimientos de este año en el que demasiados libros me han provocado pereza, como si lo que leyera ya lo hubiera leído muchas veces, como si todas las historias fueran un bucle infinito, sin fin. Y a veces mal escritos, o escritos de una manera que a mí me aburre, me cansa, me desconecta. Con Cicatriz no me ocurrió eso. Lo comencé anoche. Lo terminé esta mañana. Es entretenido e interesante. Merece la pena leerlo y descubrir a Sara Mesa en sus páginas. Más…

Ana Karenina

Anna Karenina by lakriticona

“Si el matrimonio de Ana con Karenin fracasa porque falta el amor, el desastre de su relación con Vronski se debe a que tiene el amor como único centro”

 

Si te quieres leer ‘Anna Karenina’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Tenía muchísimas ganas de leer Ana Karenina, uno de los clásicos. Siempre, desde hace años, pensaba: “Venga, dale”. Reconozco que mis amigas Meri y Alicia tienen mucho que ver. Ellas fueron las que, hace más de diez años, me hablaron de las grandes damas de la literatura. Una es Madame Bovary. La otra, KareninaLeí a Bovary entonces, y me prendó. Cómo recuerdo aquella lectura. Cuánto me gustó. La disfruté muchísimo. Me sorprendió no encontrar entre sus páginas una literatura que sonara a vieja, a antigua, que costara, a lo Quijote. Nada que ver. Me enamoré de Bovary. Lloré con ella. Lamenté su suerte, su estúpida inocencia. Comprendí por qué era una de las grandes. Y miraba de vez en cuando a Karenina, en mi estantería también, pero había un problema: sólo tenía la mitad. Más…

Alguien

Alguien by lakriticona.com  

“(Un mal de amores) Considérate afortunada si eso es lo más amargo que te va a pasar en la vida”

   

Si quieres leer ‘Alguien’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Fue su título. Alguien. Tan evocador. Tan intrigante (¿Alguien? ¿Quién?). Eso me empujó a elegir esta novela de Alice McDermott como autorregalo de cumpleaños. Jamás había oído hablar de ella. Ni tampoco leído. No la conocía, pero el título, y también el comienzo de su sinopsis (La vida, con sus pequeñas alegrías y momentos de felicidad, pero también con sus tristezas y desconcertantes altibajos, es el tema de esta novela extraordinaria), provocaron que me la echara al bolsillo y comenzara a leerla en el metro de camino a casa. Y sí, está bien, me ha gustado, pero le falta algo, y no sabría decir qué, que la conviertan en una obra inolvidable. Más…

Dioses sin hombres

Dioses sin hombres by lakriticona.com

   

“Las cosas digitales eran lo que eran, sin más. No tenían atmósfera”

   

Si quieres ‘Dioses sin hombres’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Dioses sin hombres, al principio, me flipó. Pensé que en este libro había encontrado la horma literaria que me arrancara el hastío de los últimos meses, que llenara de agua mi desierto literario. Al principio, leía alucinada ante su sabiduría, ante sus giros raros, ante la historia descolocada que Hari Kunzru proponía alrededor de esas tres piedras en medio del desierto de Mojave (California) apuntando al cielo como tres pináculos o, simplemente, como tres dedos. Pero cuando lo acabé, Dioses sin hombres, era solamente un libro más. Más…