Las chicas

Las chicas by lakriticona 

“El corazón no posee nada-, dijo Donna con voz cantarina-, el amor no consiste en eso”

 

Si te quieres leer Las chicas puedes comprarlo en este enlace a La Casa del libro

Las chicas. Me enamoró el título, lo reconozco. Las chicas. Me sonaba a amigas, a complicidad, a conversaciones en el baño, a chicas, a amigas. La de su portada era un cuadro pop, como pintado por Warhol. Cara roja, gafas John Lennon, azul psicodelia. Un día que fui a una librería, vi que regalaban el primer capítulo y pregunté: “¿Y este libro?”. “Este libro está muy bien”, me contestó el librero, sin ápice de duda. Entonces lo cogí y leí su primera frase. “Volví la mirada por las risas, y seguí mirando por las chicas”. Después, otro párrafo. Me encantó. “Volví la mirada por las risas y seguí mirando por las chicas”, qué frase. Luego descubrí que el libro, de lo que iba, nada tenía que ver con lo que yo creía. La novela de Emma Cline (primero, por cierto, qué gran debut literario) se inspira en La familia Manson, aquella que en 1969 asesinó a Sharon Tate, mujer de Polanski, embarazada de ocho meses, y siete personas más en Beverly Hills. Es difícil recomendárselo a alguien, decirle esto y que no diga: “Uf, qué repelus”. Nada que ver. Es un imprescindible. Ojalá sepa contar por qué.

Más…

Cómo se hace una chica

Cómo se hace una chica by lakriticona  

“Mientras estás en tu habitación no existes”

       

Si te quieres leer ‘Cómo se hace una chica’ puedes comprarlo en este enlace

Hacía mucho tiempo que no leía un libro así, un libro como éste. No sé con qué estarás tú ahora, si con una novela de peso, un best-seller, la última novedad o una guardia de ocho horas en el día de Año Nuevo pero, lo que sea, déjalo (bueno, el curro no, claro): corre a una librería, la que sea, y cómprate este libro, Cómo se hace una chica, de Caitlin Moran. Creo, y lo digo de corazón, que puede encantarte. Conmigo lo ha hecho. Escribo en éxtasis, después de haberme pasado los últimos dos días viviendo dentro de esta novela. Sí, he trabajado, me he comido las uvas de Nochevieja (hoy es 1 de enero), he cenado y he tomado cañas. Pero no sabéis cuánto me costó salir de debajo de la manta y quitarme el pijama (incluso para lo último): suponía abandonar mi libro, era dejar de leer…, ¡por unas cervezas! Creo que esa sensación lo resume todo. Prefería mi libro a un gin tonic, a una Mahou. Más…

Ánima

Anima by lakriticona

“No es fácil comprender, para quien no frecuenta a los humanos, por qué cuando llueve fuera no llueve dentro”

   

Si quieres leer Ánima, puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro  

Cuando lo terminé, cerré el libro y me quedé un rato en silencio. No sé cuánto tiempo pasó. Si dos minutos o diez. Sí que la lectura me había provocado emociones encontradas. “Guau, pero…”. Me sorprendió muchísimo. No me esperaba ese giro final. Pero en realidad sólo fue una sorpresa más, la última de un libro fascinante. Ánima, de Wajdi Mouawad. Realmente muy, muy bueno.  Más…

El desierto de los tártaros

 El desierto de los tártaros by lakriticona

                

“No todos han nacido para ser héroes”

   

Si quieres comprar ‘El desierto de los tártaros’ puedes hacerlo en este enlace

El desierto de los tártaros es un libro lleno de palabras tristes. En cada página te asalta una, como si esa fuera una melodía escondida entre sus páginas. La historia gira alrededor del oficial Giovanni Drogo, a quien, recién licenciado, envían de misión a una frontera en los confines, en la Fortaleza Bastiani. Y allá se dirige él, orgulloso de su cometido. Ya en el camino de ida comienza a decepcionarse. Nadie conoce la fortaleza y, cuando la ve, en realidad es menos grande y lustrosa de lo que se la pintaron, de lo que él se la imaginó. Nada más entrar descubre que esa es una fortaleza que en realidad no pinta nada. Su frontera es un desierto por el que nunca jamás atacó nadie, aunque quienes habitan en ella esperen la amenaza de los tártaros, razón por la que, dentro, se vive sometido a un estricto régimen militar. Más…

La niña perdida

La niña perdida by lakriticona  

“Mi tecla preferida es la que sirve para borrar”

  

Si te quieres comprar La niña perdida puedes hacerlo en este enlace de La casa del libro

Seré breve. Si has llegado hasta aquí no hace falta que te hable de Lenu o de Lila, ya las conoces bien. Éste, La niña perdida, es el cuarto libro de la tetralogía de sus vidas, y también de ese barrio deprimido en algún lugar de Nápoles. El punto y final. Aquí acaba. Y lo hace lento, como una ola sin fuerza que muere en la orilla y no deja más que espuma a su paso, una bruma que enseguida se borra, como si jamás hubiera estado allí. En realidad no hay mejor alegoría de la vida que esa. Venimos, nos vamos, sin huellas; dentro de tres generaciones sólo quienes hayan logrado que su apellido sea una calle serán recordados. O ni eso.  Más…

Las deudas del cuerpo

Las deudas del cuerpo de Elena Ferrante by lakriticona

“Era él, después de tanto tiempo, y estaba allí”

    

   Si quieres leer ‘Las deudas del cuerpo’ puedes comprarlo en La Casa del Libro

Cerré el libro llorando, cuarenta y ocho horas después de haber ido a La Central corriendo a comprarlo. Éste, Las deudas del cuerpo, el tercero de la saga Dos amigas de Elena Ferrante y, aun que es el único que tiene una parte, la del principio, que se me hizo un poco bola, sus últimas 60 páginas me pusieron un nudo en el corazón, y ya no pude dejar de llorar hasta terminarlo. Más…

Un mal nombre

Un mal nombre by lakriticona

“Palabras, con ellas se hace y se deshace a voluntad”

   

Si te quieres leer Un mal nombre puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Necesito sacarme de las tripas El nombre equivocado. O El error del nombre. O como quiera que se titule la segunda novela de la saga Dos amigas de Elena Ferrante. Tengo a Lenù, o a Elena Greco, metida debajo de la piel; en las manos, en las uñas, en los dedos, en algo que me bombea debajo del pecho. Uy, qué cursi me ha salido eso. Pero es que es así. La siento en el corazón, ahí, qué leches, en cada latido. Lenù-Lenù-Lenù. Llevo todo el día. T-o-d-o-e-l-d-í-a, pensando como si fuera ella, como si viviera lo que ella vivía. Por eso, si este libro fuera un hombre, lo tengo claro, sin duda, éste sería uno de los polvos de mi vida

Más…