La caza del carnero salvaje

La caza del carnero salvaje lakriticona blog Murakami

   

“-Las células se renuevan cada mes. Ahora mismo está ocurriendo -me respondía, poniendo ante mis ojos el delicado dorso de su mano-. Casi todo lo que crees saber de mí no pasa de ser pura rememoración de algo pasado”

   

Adoro a Haruki Murakami. Ya lo había dicho antes, pero cuando cerré La caza del carnero salvaje repetí una y otra vez durante treinta segundos: “Hijo de puta, hijo de puta…“, expresión que en ese momento contenía toda mi admiración hacia el japonés como algo físico y tangible. Y eso que mi relación con este libro no ha sido idílica precisamente. De hecho, lo compré hace tantos años que ya no recuerdo ni exactamente cuándo. Intenté leerlo tres veces antes de ésta y siempre, en todas, acabó relegado en la columna de los libros que se me atragantan. Sitio del que, por cierto, quizá no hubiera salido jamás. Pero la lectura de Baila, Baila, Baila lo convirtió en un fijo en mi maleta este verano de 2013 en el que, literariamente, decidí llevarme sólo libros a medias y cuya lectura, sabía, era imprescindible. La caza del carnero salvaje era el primero. El único libro de mi idolatrado Murakami que había sido incapaz de leer. Pues ahora ya es, con Tokio Blues, uno de mis favoritos.

Más…

Intento de escapada

Intento de escapada Miguel Ángel Hernández lakriticona      

  “Con los años he ido aprendiendo que nadie tiene su momento, que no hay un tiempo por venir al que confiar las cosas y que todo lo que no se hace, se pierde para siempre”

  

         Si quieres ‘Intento de escapada’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Cuando cerré Intento de escapada supe que había leído uno de esos libros que te cambian para siempre. Es una obra de arte. Y utilizo la palabra arte adrede, ya que el autor, Miguel Ángel Hernández, además de escritor es profesor de Historia del Arte en la Universidad de Murcia y director del CENDEAC y Research Fellow del Clark Art Institute. Y se nota. Se palpa. La novela late a un ritmo distinto, estamos ante un libro diferente, muy bien pensado, con una cadencia interna que parece mover solos los pies, como la música de Frank Sinatra, es algo así como un latido artístico interior, un algo que aparece en cada sístole y diástole. Un latido que abruma. Te enseña. Se te agarra. En serio. Si tuviera que elegir un verbo para definir esta novela sería ese: se te agarra. Y no te suelta. Más…

La última noche

La última noche James Salter lakriticona 

“El perro no estaba fuera ni en su coche, no formaba parte ya de su vida: desaparecido, extraviado, su nombre tal vez aparecería algún día en un verso, aunque lo más probable era que nadie lo recordara, salvo ella”

  
Si te gusta Raymond Carver, te gustará La última noche. A mí particularmente, Carver me encanta, por lo que James Salter ha sido todo un descubrimiento. La última noche es un compendio de diez relatos con una esencia común, las relaciones entre hombres y mujeres, el deseo, el amor, contados con una frialdad precisa y muchos silencios que te atrapan. Cuando lo leía, pensaba una y otra vez en Carver, en cómo me gusta, y en cuánto me recordaba Salter a Carver. Más…

Middlesex

 Middlesex Jeffrey Eugenides lakriticona 

“Se despidió de todo: del polvoriento olor a podrido y de las moreras que flaqueaban la pared, de los escalones que ya no volvería a subir y también de aquella sensación de vivir por encima del mundo”

 
Middlesex. Una vez más, lo que me atrajo fue el título. Y el Premio Pulizter. Después de La Carretera me compró los Pulizter por si encuentro otra joya descomunal e inolvidable. La sinopsis, reconozco, no me atraía demasiado, nada. Eso de la historia de la humanidad y la historia reciente estadounidense mezclado con un lío de sexos, así, en principio, me parecía un poco rollo. Novedades y otras novelas por leer la fueron bajando en la columna de libros pendientes que hace malabarismos al lado de mi radiador. Pero hace dos semanas, cuando leí El año en que me enamoré de todas, un personaje recomendaba al protagonista su lectura. Le decía aquello de: “¿No lo has leído? ¡No me puedo creer que no hayas leído Middlesex!”. Y claro, yo miré hacia el radiador y dije: “Ha llegado tu turno”. Adelantó al resto por la derecha y sin carné. Más…

Baila, baila, baila

 

Baila baila baila Murakami lakriticona 

“Despiertas una emoción que ha estado latente durante mucho tiempo. Una emoción que sentí a los trece, catorce, quince años…”

 

Si quieres ‘Baila, baila, baila’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

En Baila, Baila, Baila me parece estar ante un Haruki Murakami que se desnuda ante el lector. Pocas veces lo he sentido tan nostálgico. Le lees y te parece oír ese tictactictac invisible en cada una de sus palabras, en cada una de sus paginas. Y sus letras, su estilo, se meten en tu cabeza y dentro me queda una sensación de perdida, de tristeza, terrible, como si ese tictactictac hubiera salido del libro y se hubiera comido todo lo demás. Más…