Escucha la canción del viento y Pinball 1973

Pinball 1973 by lakriticona  

“Cien años después de mi muerte, nadie recordará siquiera que haya existido”

   

Si te quieres leer ‘Pinball 1973′ puedes comprarlo en este enlace

¡Ay, cómo echaba de menos a este Murakami! Sí, a éste, el primero. Ese que consigue colársete dentro con su prosa intimista, como esa lluvia que no moja pero cala. Las últimas novelas que leí no me gustaron demasiado. Quizá es que eran de relatos y a mí me gusta la novela. Quizá es que Murakami ya escribió las tres mejores novelas de su vida. No sé. De pronto un día fui a la librería y me encontré con este libro. Hace un tiempo, un lector del blog me habló de estas novelas, las primeras de Haruki. Ni lo dudé. Las compré. Y me reencontré con ese Haruki que, una vez, ya me enamoró. Vuelvo a sentir lo mismo. Exactamente igual. Como si el tiempo no hubiese pasado. Más…

Las pequeñas virtudes

Las pequeñas virtudes by lakriticona

                    

“Somos adultos porque tenemos a nuestras espaldas la muda presencia de las personas muertas”

   

Si quieres leer ‘Las pequeñas virtudes’ puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro

Las pequeñas virtudes de la autora italiana Natalia Ginzburg es un pequeño libro muy, muy grande. Once relatos. Once bofetadas de realidad. Escrito desde el corazón, son historias a medio camino entre la literatura y el periodismo que llegan al corazón. A veces habla de la guerra. Otras, de su pueblo. También habla de la educación. Y de un amigo poeta que murió. Sobrio. Delicado. Filosófico. Más…

Cuatro por cuatro

Cuatro por cuatro by lakriticona  

“Creo en la reencarnación, pero dentro de esta misma vida. En las distintas vidas que se suceden dentro de esta vida”

   

Si te quieres leer ‘Cuatro por cuatro’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Lees las tres primeras páginas de Cuatro por Cuatro y ya estás, entregada. Tiene Sara Mesa un estilo de escribir que me gusta. De frases cortas que son como puñetazos en el estómago. Esa literatura similar a un nubarrón negro que anuncia tormenta. Cuatro por cuatro es una buena novela, finalista del Premio Herralde de Novela, quizá, ahora mismo, el que más prestigio tiene de todos los de España (al menos para mí). Que apuesta más por voces nuevas que por nombres consagrados. Y, al principio, pensaba que esta iba a ser una de Mis novelas 2015, mi descubrimiento del año. Pero comienza mejor que termina. Y eso es una pena. Una verdadera pena. Más…

En el camino

 IMG_9091  

“La única gente que me interesa es la que está loca, loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde, arde”

    

Si te quieres leer ‘En el camino’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

En el camino era uno de esos libros que siempre que veía, pensaba: “Me lo tengo que leer, pero…”. Pero me habían dicho que era tostón. Que se hacía largo. Que no pasaba nada. Que era uno de esos libros candidatos a quedarse a medias. Y no quería que me pasara eso. Porque, por otro lado, también me habían dicho (Fede) que esta novela era uno de los mejores libros de su vida, de esos (M. Eu) que te cambian. Obra maestra, vamos. Cuando comencé a preparar mi maleta para la Ruta 66 lo tuve claro. Había llegado mi momento On the road. Este libro de Jack Kerouc ayudó a miticar esta carretera. Si había un momento para leerlo, era este. Y estoy con M. Eu y Fede, es un libro impresionante.

Más…

El joven Moriarty

El joven Moriarty by lakriticona.com

   

“Hay muchas cosas que un par de niños inteligentes pueden hacer con todos esos objetos fascinantes que los adultos tiran a la basura”

   

Si quieres leer El joven Moriarty puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro

Si yo volviera a tener 15 años, este libro, El joven Moriarty: el misterio del dodo, sería uno de mis libros favoritos. Me ha fascinado leyéndolo a mis taitantos, así que, supongo, si hubiera caído en mis manos cuando era cría me hubiera ensimismado. Es realmente bueno. Para regalar a sobrinos, amigos e hijos. Bien escrito, interesante y sorprendente. Un gran libro para forjar lectores futuros. Y algo más, porque si eres mayor también puedes leerlo. Es literatura juvenil, sí, pero inteligente. Los padres que lo regalen también podrán leérselo en una tarde aburrida de piscina. El joven Moriarty le pondrá sal. Será capaz de hacerle sentir a alguien de taitantos un adolescente de nuevo… Más…

Del color de la leche

Del color de la leche by lakriticona 

  
“Quiero volver a casa’./ ‘No te estás perdiendo nada’./ ‘Sí’./ ‘¿Qué?’./ ‘A ti”

 

Puedes comprar ‘Del color de la leche’ en este enlace de La Casa del Libro

Me ha gustado mucho este libro de Nell Leyshon. Es dulce y a la vez amargo. Triste con matices alegres. Se lee en nada. “No le sobra ni una letra”, como me avisó mi querida White Pony. Y tenía toda la razón. El libro tiene un aire a Las chicas de campo de Edna O’Brien. Quizá por su temática, similar, aunque aquel es mejor, araña más. Aquí la protagonista es también una chica inocente, enfrentada demasiado joven con el mundo adulto, como metáfora de cuántas veces en la vida nos liberamos de unos grilletes sólo para encadenarnos a otros aún más fuertes. Está escrito a modo de diario y, de verdad, consigue que te la creas. A ella y a su historia. Te dan ganas de abrazarla, como a la Andrea de Carmen Laforet en Nada. Esa pena te despierta.  A mí llegó, una vez más, gracias a La Central. Esta vez recomendación de Luis, compañero del librero de Los Ojos Verdes. Más…

Blanco ni el orujo

Blanco ni el orujo by lakriticona   

“Lo duro, lo más duro, es envidiar cada lunes los dolores de los que juegan el domingo”

  

Si quieres ‘Blanco ni el orujo’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro 

Me leí este libro en el que José Antonio Martín Otín Petón repasa las cuatro vidas de un veterano portero del Atlético de Madrid en los sesenta, setenta, Miguel San Román un viernes por la noche. Al día siguiente había quedado con él en el Bo Finn, un irlandés en Madrid, donde desayuna cada mañana. Un lugar donde se reúnen los aficionados ingleses para ver rugby y tiene las paredes llenas de libros y todas las camareras llaman cariñosamente ‘abuelo’ a San Román. Y es que es difícil no querer al Pechuga, así le bautizó otro histórico de aquel Atlético en blanco y negro, Jorge Griffa, así le llaman todos. De carácter alegre y socarrón, San Román es de esas personas que saben conversar y que han vivido una vida tan azarosa y movida que valdría para una película y nueve libros. O uno que lo contenga todo, como éste de Petón

Más…