Que me quieras

Que me quieras, by la kriticona    

“Me hacía una raya, daba una calada de la cachimba y me follaba a uno de los dos. Después ese volvía al salón a jugar (al Call of Duty), me metía otra raya y otra calada de la cachimba mientras esperaba al otro. No sé cuántas veces se repitió”

  

Si quieres leer ‘Que me quieras’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

El título es el resumen del libro, como un mal trailer de una película. Que me quieras de Merritt Tierce. Eso grita la protagonista en cada página. Que me quieras, joder, que me quieras. Nadie lo hace. Ahí está su fuerza. A mí me llamaron la atención las flores marchitas, las latas de cervezas vacías, aplastadas, de su portada. Pedían agua, lectura. Le di la vuelta. “Marie es una jovencísima madre sin custodia que sirve mesas en interminables turnos nocturnos. Después acude al sexo y a las drogas para lamerse las heridas. Cada vezque piensa en su hija, se odia. Cada que se odia, piensa en su hija“. Decía eso, brutal, y era de Blackie Books. A la bolsa. Más…

Viaje al fondo de la habitación

Viaje al fondo de la habitación by lakriticona

      

“Los amigos quizá te abandonen, pueden robarte el dinero, las casas se desmoronan, pero el goce perdura mientras se tiene memoria”

 

Si te quieres comprar ‘Viaje al fondo de la habitación’ puedes comprarlo aquí

Viaje al fondo de la habitación. Este es un libro raro que llegó de una manera no extraña para mí. Habitual como soy de las ferias del libro antiguo, dedico horas a leer las sinopsis, a analizar las fotos de portada, a dejar que los títulos me lleguen, o no me digan nada. Éste, Viaje al fondo de la habitación, de Tibor Fischer, escritor del que no había escuchado hablar en mi vida, me llamó la atención. Fue el título. La chica de su portada, casi cayéndose, desinhibida, con las bragas al aire, la sinopsis (crímenes misteriosos en Barcelona, un antiguo amante muerto que, de repente, escribe cartas). Viaje al fondo de la habitación. Después de leérmelo, aún no sé decir si me gustó o no. Más…

Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York

Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York  

 “Norman era alguien a quien odiar y eso es mejor que nadie en absoluto”

  

  Si quieres leer ‘Sheila Levine está muerta y…’ puedes comprarlo en La Casa del Libro

No sé yo muy bien qué me ocurre con Los libros del Asteroide que, salvo La quinta esquina, no logro pillarle el punto a ninguna de sus publicaciones. Todas parecen sí (se me vienen a la cabeza Canciones de amor a quemarropa o Alguien) pero al final siempre resultan que no. No termino de engancharme del todo a la historia. Siempre hay un gris, un pero. No me acaba de emocionar ni tampoco de convencer. Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York es otro caso de lo mismo. Más…

La chica del tren

La chica del tren by lakriticona

  

“Si uno de verdad desea a alguien, la moral no se interpondrá”

    

Si te quieres comprar ‘La chica del tren’ puedes hacerlo en este enlace de La casa del libro

Si La chica del tren lo hubiera escrito un adolescente, de verdad, pensaría que es un buen libro. Y no porque crea que Paula Hawkins, su autora, escriba mal. Al contrario, me gusta bastante cómo lo hace. De hecho, podría decir que eso es lo que más me ha gustado de la novela. Cómo escribe ella. Con frases cortas y directas (siento devoción por esa manera de escribir). Pero la trama, el crimen…, me parece tan fácil de ver, que adivinas quién es el asesino en el primer tercio de la novela. Estaba llegando al final, esta mañana, y pensaba: “No será tan fácil, no puede serlo”. Pero sí, lo es (y no lo puedo contar aquí si quieres leerte esta novela, pero cuando lo hagas estarás de acuerdo conmigo). Y pensaba en Hening Mankell o Mary Higgins Clark, para mí, la gran dama del suspense, con permiso de Agatha Cristie, la primera, la gran pionera. Más…

Álex

Alex by lakriticona

    

“Una vida no ocupa tanto como pudiera creerse: en su caso, dos metros cúbicos”

   

Si te quieres leer ‘Álex’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Es innegable el talento que Pierre Lemaitre tiene para la novela negra. Opresivo, asfixiante, te mete dentro de sus páginas, en la piel de sus historias corrosivas. Y siempre se guarda un giro final que no te esperas y que le da la vuelta a todo. Con Álex vuelve a hacerlo. Es una historia trepidante, que no puedes dejar de leer desde la primera línea. Y, sin embargo…, hay algo que me falla, que me falta. Algo no me encaja. Como una nota discordante que siempre suena sola y a destiempo. Como afónica. Desafinada. Trasnochada. Más…

Canciones de amor a quemarropa

Canciones de amor a quemarropa de Nickolas Butler  

 ”Tengo el número de Bob Dylan escrito en una factura pegada a la pared de mi estudio con celo. Pone “Bob”, nada más, y unos cuántos números (…). Así que ahora me basta con tenerlo allí, con poder llamarlo si quisiera. Para mí esto es lo más parecido que existe tener línea directa con Dios”

 

Si te apetece comprarlo puedes hacerlo en este enlace de la Casa del Libro

Ves el título, Canciones de amor a quemarropa, y piensas: esto es un hit. Lees la lengüeta. Lo llaman peli indie. Y te vas a Juno. O a Little Miss Sunshine. O no, mejor, piensas que será como Beautiful Girls o El último beso, temáticas que le pegan más. Un grupo de amigos treintareños, la nieve, las vueltas a las relaciones, las mentiras entradas en años que acaban por explotar en el presente de tu lectura. Pero… Qué va. Aunque es entretenido, es una lectura que tampoco te da más. Lo mejor, sin duda, es su título. Así que ya avisó. Todo lo demás está por debajo. 

Más…

El francotirador paciente

El francotirador paciente by lakriticona

“Todo el que escribe en una pared tiene algo que decir”

  

Termino El francotirador paciente y tengo sensaciones que batallan. Por un lado me ha gustado mucho. Hacía tiempo que no leía una novela de Arturo Pérez Reverte, y me encantó volver a meterme en sus giros, reconocer sus expresiones, esa manera de escribir que a mí tanto me gusta. Pero, por otro, el final me pareció tan decepcionante que estropea el sentido de lo demás. Como si fuera un graffiti viejo que el tiempo ha desdibujado. Sí, palpas su belleza ulterior, pero te quedas con ganas de más, con ganas de algo.  Más…