La habitación oscura

La habitación oscura lakriticona

  
“…hasta llegar otro sábado: decisivo por estar lo suficientemente cerca de aquel día como para mantener en tensión el deseo, pero lo bastante lejos como para arriesgar su extinción si dejábamos pasar otra semana…”

  

La primera vez que escuché hablar de La habitación oscura de Isaac Rosa supe que ese libro era para mí. Me parecía fascinante su punto de partida, su propuesta, una trama que gira en torno a una habitación oscura, sellada, una habitación en la que está prohibida la palabra, donde el fundido negro sirve para quitarse la ropa y también para cobijarse. La habitación oscura me sonaba a prohibido, a juego, a experimento y moría de ganas de entrar y de probarla. Y…, sin embargo…, al final me ha sabido a poco. Más…

Tigana

Tigana lakriticona

  
“Nunca podrá uno saber adónde conducía el sendero que no se tomó”

   

Me dejó Tigana un compañero del periódico, Juanma Rubio, al que admiro por su forma de escribir brillante. A él le apasionan los libros de aventuras y fantasía, es un experto en una literatura en la que mis dos primeros, y únicos pasos, son El señor de los anillos y los cinco primeros libros de Juego de Tronos. Es decir, algo muy exiguo y esperado. Para mi compañero, Juanma, Tigana es uno de sus libros favoritos. Su joya. Una lectura que recuerda como fascinante. “Un Clásico indiscutible. Una obra maestra de la ficción“, avisa el propio libro en la portada. Su autor, Guy Gavriel Kay es poco conocido en España pero, según me contó Juanma, en Estados Unidos es un autor de culto, como quizá era George R. R. Martin antes de que Juego de Tronos se convirtiera en un fenómeno de masas. Más…

Todo lo que podríamos haber sido si no fuéramos tú y yo

Todo lo que podríamos haber sido sino fuéramos tú y yo Albert Espinosa lakriticona 

“Siempre he creído que el dormir es como viajar al futuro. Mucha gente cree que jamás viajaremos al futuro, pero yo creo que lo hacemos cada noche”

 
Los títulos de las novelas de Albert Espinosa son, como poco, muy llamativos. Imaginativos. Sugerentes. Distintos. Llevo muchos años viéndolos, leyéndolos, en los estantes de librerías y VIPS. Pero pensaba que eran libros de autoayuda y, ya lo he dicho en otra ocasión, los libros de autoayuda como que no. Pero un día Noemí de Miguel me comentó que los libros de Albert Espinosa estaban muy bien. Al día siguiente me compré Todo lo que podríamos haber sido tú y yo si no fuéramos nosotros. Y he de decir que sí, que me ha sorprendido gratamente. Más…

El año en que me enamoré de todas

El año que me enamoré de todas Use Lahoz lakriticona

“Desde la cocina escuché los primeros acordes de ‘Friday I’m love’ y no pude contenerme”
 

Lo primero que me gustó fue el título. El-año-en-que-me-enamoré-de-todas. Me encantó. Sugiere como una bola de discoteca, las luces de neón y una buena y divertida canción de The Cure. Es un título que habla solo. Te dice: “Léeme, que te lo vas a pasar bien”. Después está lo del Premio Primavera de Novela. Apuesta por autores jóvenes. Abre puertas. Me gusta. El primero lo ganó Rosa Montero, mi escritora favorita española, con La hija de caníbal. Años después, Lucía Etxeberría con una novela, De todo lo visible, lo invisible, que marcó la relación más tormentosa de mi vida, como si aquel libro que leí en octubre, antes de todo, hubiera sido el mapa de aquel amor que quemaba y que, casi, destruye. Y El año en que me enamoré de todas, en efecto, ha cumplido, pero sin más. Lo leí en apenas dos días. Lo devoré. Necesitaba algo entretenido y bien escrito. Una historia que me atrapara y que pudiera leer tranquilamente, abstraída en el metro. Que me hiciera volar un poco después del tortuoso penar por el infierno literario que fue leer Las Ardillas de Central Park están tristes los lunes. Más…

Después del terremoto

Después del terremoto Haruki Murakami laKriticona

“Por muy lejos que uno vaya, jamás puede huir de sí mismo”

 
Se acaba de publicar en España (marzo de 2013) este compendio de relatos que Haruki Murakami escribió en el año 2000, Después del terremoto. Todos tienen un protagonista común, el terremoto que asoló Kobe el 17 de enero de 1995. La novela es muy cortita, apenas seis historias después de la tragedia, pero a mí me ha sabido a poco. Más…

El Alquimista

El alquimista Paulo Coelho lakriticona  

“Si lo que tú has encontrado está formado por materia pura, jamás se pudrirá. Y tú podrás volver un día. Si fue sólo un momento de luz, como la explosión de una estrella, entonces no encontrarás nada cuando regreses. Pero habrás visto una explosión de luz. Y esto solo ya habrá valido la pena”

 

Tengo un amigo que una vez me dijo que todo el mundo se ha leído/recomienda tres libros: Los renglones torcidos de Dios, Los pilares de la tierra y El alquimista. Cuando él me lo dijo, hace diez años, yo no había leído ninguno. Ahora sólo me falta el de Los pilares de la tierra, libro que, reconozco, me da un poco de pereza, aunque luego lo leeré y me encantará, pero a priori, me dan para atrás las cosas que le gustan a todo el mundo. El Alquimista es el último que leí y me ha gustado (pero tampoco me ha vuelto loca). Es bello, de esos que te pintan una sonrisa, que te hacen creer en el ser humano, creer a secas. Te descubre que, a veces, tenemos las cosas más increíbles ante nosotros y no las vemos, cegados por los neones, las prisas, las ganas de más, más y más. Te revela que, a veces, necesitamos perderlo todo para volver a empezar, para empezar de verdad. Más…

El sentido de un final

El sentido de un final Julian Barnes lakriticona

“Nuestra vida no es nuestra, sino sólo la historia que hemos contado de ella. Contado a otros, pero, sobre todo, a nosotros mismos”

  

 Si te quieres comprar ‘El sentido de un final’ puedes hacerlo en este enlace

Cuando me regalaron El sentido de un final, temblé. La sinopsis (cuatro amigos del colegio, una tragedia, la mirada desde la vejez al pasado) me recordó terriblemente a un libro cuyo título no recuerdo que me horrorizó hace unos cuantos años y no fui capaz de terminar cuando sólo me quedaban diez páginas por lo absurdo que era hacia donde se encaminaba. Creo, de hecho, que lo dejé una primavera en un banco, para que buscara él sólo otros ojos que comprendieran su relato, a los míos, completamente disparatado. No recuerdo su título, gracias a Dios que lo olvidé, pero sí que eran cuatro amigos que se conocen en un internado o un colegio, que uno vive una tragedia y que luego… Bueno, en fin, que no voy a dedicarle ni una palabra más a aquel que, por supuesto, con El sentido de un final de Julian Barnes poco más tiene que ver salvo eso, cuatro amigos, un colegio, una tragedia, la vejez. Más…