Cuando nos repartimos los bares

Cuando nos repartimos los bares by lakriticona

    

“Quien me iba a decir que a una herida tan profunda solo le hacía falta un punto. El final”

    

Si quieres leer ‘Cuando nos repartimos los bares’ puedes comprarlo en este enlace

Cuando mi amiga Marina me enseñó uno de los últimos poemas de este libro de Teresa Mateo me entusiasmé. Fue esta frase, la de ahí arriba (“Quién me iba a decir que una herida tan profunda sólo le hacía falta un punto. El final“). Buf. Puñetazo. Literal. Dice tanto. Resume tanto… Me encantó. Es el mejor poema (para mí) de Cuando nos repartimos los bares. ¿El problema? Que después uno busca frases similares, derechazos directos al corazón, y no los encuentra. Sí, hay chispazos, pero no es rutina. Y fastidia. Fastidia mucho. 

Me apasiona la poesía, pero no me gustan los rizos en la literatura. Y creo que la poesía moderna, esa que últimamente llena los estantes de las librerías (y me encanta), intentando hacerse un hueco entre los grandes poetas (léase Miguel Hernández; leáse Ángel González; leáse Machado; leáse Becquer), abusa. Tratan de retorcerlo todo. No de contar las cosas, solamente. Me pasó con Marwan, por ejemplo, me gustaban un montón sus canciones. Tenía unas ganas inmensas de leer sus libros y, también, escribe muy, muy bien, tiene frases geniales pero demasiada paja y, al final, termina cansando.

“Hay una diferencia importante entre las personas que pasan por tu vida y las que la atraviesan”

Este libro de Teresa Mateo tiene frases geniales, insisto (esta de aquí arriba también lo es) pero en realidad termina por ser sólo eso, frases geniales en medio de un ejercicio de dobles sentidos que suenan forzados, que no fluyen, que no llegan (al menos a mí: me gustan los textos sencillos, esos que cortan por lo que dicen, no por el cómo). Dividido en varios capítulos, me gustan más las frases introductorias a cada uno de ellos (cortas y al pie, muchas brutales, geniales) que luego lo que contienen esos capítulos. También es mejor lo último, poesía en 140 caracteres, con alma de tuit, que todo lo demás. Eso sí. Seguiré el rastro a esta chica. Me gusta. Esa frase del principio lo dice todo. Qué buena, por Dios. Qué buena es. Lástima que el resto no acompañe. Eso sí. Olé, por ella y los demás. Al menos están logrando que los jóvenes se acerquen a la poesía. Y eso tiene un mérito tremendo. Eso sí, de momento, me sigo quedando con Paula Bonet. Nadie me llega como ella, con sus dibujos, con sus frases.

  

Te gustará: Alguna de sus frases geniales. Son sentencias. Llegan al corazón.

No te gustará: Que esas frases geniales están rodeadas de demasiada paja.

 

 

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>