Distancia de rescate

Distancia de rescate by lakriticona  

“Tarde o temprano algo malo va a suceder’, decía mi madre, ‘y cuando pase quiero tenerte cerca”

   

Si te quieres comprar ‘Distancia de rescate’ puedes hacerlo en este enlace 

Este es un libro que se te pega a la piel, a los pulmones, a la cabeza, como el plástico en la boca cuando tratas de respirar con una bolsa en la cabeza. Este es un libro que tiene un aire extraño, que no entiendes muy bien. Y, sin embargo, no puedes dejar de leer. Y cada vez más. Más interesada. Más extrañada. Más metida. Os presento Distancia de rescate, un libro de Samanta Schweblin, un relato hipnótico, opresivo, perturbador. 

En el libro hay dos voces que hablan. Una está en cursiva. La otra, en letra redonda. La primera es de un niño, David. La segunda de una mujer, Amanda. A ratos esa conversación en la que él sabe y ella camina a tientas, al ritmo de lector, recuerda a Pedro Páramo y ese pueblo a medio camino entre lo onírico y lo real, con bordes que parecen derretidos, como los de los relojes de los cuadros de Dalí. 

“Yo siempre pienso en el peor de los casos. Ahora mismo estoy calculando cuánto tardaría en salir corriendo del coche y llegar hasta Nina si ella corriera de pronto hasta la pileta y se tirara. Lo llamo ‘distancia de rescate’, esa distancia variable que me separa de mi hija”

¿Qué pasa? Es otra voz. La tercera. La tuya, atrapada ya por la primera página del libro. Es difícil contar de qué va Distancia de rescate. Son muchas cosas. Habla de las madres y sus hijos, de los pesticidas, del miedo, de lo oculto, de la migración de los cuerpos, de lo importante que no se ve, del terror a lo desconocido. Habla de todo eso, sin dejar de estremecerte. La letra cursiva habla de gusanos y dice que no les queda tiempo. La madre, Amanda, habla con otra madre que le cuenta que su hijo, David, la cursiva, no es su hijo: tiene su cara, sus manos, pero es la mitad de otro cuerpo. La otra migró lejos, a otro recipiente, a otras manos, a otra cara, a otro cuerpo. Era la única manera que tenía de curarse de una intoxicación. Eso al menos dijo la bruja de la casa verde… Parece que estoy escribiendo incoherencias. Pero este es el comienzo del libro. La primera madre, Amanda, la de la letra redonda que no sabe muy bien qué pasa, habla de la distancia de rescate, esa que la separa y une constantemente de su hija, como si una cuerda las uniera. Si hay peligro, la acorta, hasta pegarla a sus faldas. Si no, la suelta, pero nunca del todo.

¿Qué ocurre? ¿Es la mitad de su hija el hijo de la otra?, te preguntas. Mientras, esa madre tira y tira de su cuerda a medida que van pasando las páginas. Y tú aprietas los dientes. Y el relato sube y sube la intensidad mientras las piezas, las certezas, se van abriendo paso en tu cabeza. Es una maravilla de libro, de relato. No sigo porque destripo. Muy cortito, entretenido, interesante, instructivo y diferente. Aunque leas y no te enteres al final todo hace clic.

“De verdad esto no nos lleva a ningún lado. Si supieras lo que de verdad vale el tiempo no lo usarías para esto”

Distancia de rescate es un libro que me trajo mi amiga Marina de Buenos Aires. Cuando se fue sólo le dije: “Entra en una librería de allí (me encantaría poder hacerlo yo misma; para perderme), y tráeme algún libro que te guste, que te llame la atención”. Amo la forma de contar argentina. Siempre lo hacen de manera diferente, más allá, dándole otro punto a las cosas. Saben encontrárselo, como a la carne. Mi amiga Marina me trajo dos libros: uno se lo recomendó el librero (Un publicista en apuros, ya hablaré de él pero, aunque tiene esos chispazos únicos argentinos, no me gustó) y éste que escogió ella. “No sé, me llamó la atención; es raro”, me avisó. La elección buena fue la suya. Normal. Llámenlo intuición. O distancia de rescate: la cuerda que nos une a nosotros también es muy corta.

¿Y sabéis que es lo mejor? Que este libro también puede comprarse en España. Me dio subidón cuando traté de buscar el enlace en La casa del libro y aquí estaba. Listo para que cualquiera de nosotros también pueda descubrirlo. Es uno de los mejores libros que últimamente han caído en mis manos.

  

Te gustará: Este libro es una propuesta diferente. No tienes ni idea de lo que te está hablando pero no puedes dejar de leer. Muy, muy recomendable. Un Pedro Páramo moderno.

No te gustará: Si buscas una lectura lineal, principio, nudo y desenlace, puede liarte, porque no te enteres, y abandonarlo. Lástima. Es un libro extraordinario.

Añadir a favoritos el permalink.

4 Comments

  1. Pingback:Distancia de rescate | la Kriticona

  2. Comparto querida amiga, un libro realmente estremecedor. Me costó el inicio, pero en cuanto entendí la línea que llevaba no pude parar. Cariño grande desde Buenos Aires, Argentina, casi casi el fin del mundo.

  3. Pingback:Los mejores libros del año (2016) | La Kriticona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>