Farándula

 

Cicatriz by lakriticona

  

“Siempre quise al peor de los hombres”

  

Si quieres leer ‘Farándula’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Farándula comenzó bien. Tenía ganas de leer, de descubrir, a Marta Sanz. Hace ya un tiempo que veo su nombre por todas partes. Periódicos, revistas, librerías… Y en todas partes cuentan que escribe bien. Sus títulos (Farándula, Black, black, black), además, me parecen sugerentes, de esos que te invitan a coger un libro y leerlo. Así que… Cuando vi Farándula no pude evitarlo. Me dejé llevar por el impulso. Lo eché a la bolsa. Sería mi primera vez con Marta Sanz. Luis, mi otro librero de La Central, me advirtió: “Te llevas los dos libros más vendidos estas Navidades, el de Elena Ferrante ha sido el que más y el segundo éste”. Y yo, tan contenta que me fui a casa.

Pero Farándula me ha decepcionado. Y eso que al principio me estaba gustando mucho. Marta Sanz es de las mías, de esas autoras que escriben con frases cortas, que transmiten en cada sílaba, certera, afilada. Su libro me resultaba muy onomatopéyico. Descriptivo como si, en vez de ante letras, estuvieras ante una pantalla de cine donde las cosas pasan. Cosas que no sólo ves por fuera, también por dentro. Marta hace fotos de cada situación. Clic, clic, clic. Tus ojos son el obturador. Y ante ellos desfilan las actrices.

“Me pienso pensando y puede que ese haya sido mi gran problema”

Porque ahí están Valeria Falcón, una mujer madura, respetada, con éxito pero no popularidad. Ana Urrutia, una vieja gloria del teatro, una Gloria Swanson pero a lo moderno, diva, seca, sin hijos, hoy una de esas mujeres que viven encerradas con un perro en una casa llena de basura. Natalia de Miguel, la jovencita inocente que es más lista de lo que en realidad parece y que termina siendo la Princesa de uno de los cuentos televisados a lo Lujan Argüelles. También hay hombres. Lorenzo Lucas, un cínico de vuelta de todo, o Daniel Valls, el ganador de la Copa Volpi, un ególatra de mucho cuidado. 

Sus vidas se entrecruzan ligeramente, con la figura de la Urrutia siempre de fondo, como el graznido de un cuervo que nunca te deja dormir. Al principio te dejas llevar. El libro, muy inteligente, lleno de detalles, está lleno de frases fantásticas pero, cuando llegas al final, te quedas con la sensación de que no hay historia. O sí. Pero yo no he terminado de verla, sólo he leído retazos, momentos, como un ensayo al que le falta la trama. ¿Es un libro de una cómica que interpreta también diferentes papeles ante los lectores? ¿De ahí el final? ¿En realidad es una impostura todo? Al menos es lo que yo entendí, sin entender su final para nada.

“El miedo a dejar de ser el objeto de deseo. La certeza de que no ser deseada -mirada, contada- es una forma de desaparecer”

Como a Marta, a veces, que escribe muy bien, pero a menudo tenía que buscar palabras en el diccionario. “Cuántas palabras no he leído jamás en mi vida”, pensaba. Descubrir alguna, de vez en cuando, te hace aprender. Hacerlo cada dos por tres, te hace sentir tonta. Las últimas páginas se me hicieron larguísimas, pesadísimas, una bola tremenda cruzada en la garganta (lo que ocurre con Valls es, directamente, surrealismo: nunca llegamos a saber qué narices firmó, que sé que puede ser un recurso pero, no sé, yo como lectora prefiero saberlo). Las leí deseando llegar a la última para terminar y pasar al siguiente libro. Y, por cierto, este libro fue el Premio Herralde de novela 2015. Leí el segundo, el de Miguel Ángel Hernández (Un instante de peligro; en breve colgaré la krítica), me pareció mucho más de verdad este último. Si yo hubiera dado ese premio, habría sido mi ganador. 

   

Te gustará: El principio. Cómo escribe Marta Sanz (cuando no pone demasiadas palabras que no conoces).

No te gustará: El final. Yo sigo sin entender qué demonios me quiso contar. 

Añadir a favoritos el permalink.

5 Comments

  1. Pingback:Farándula en lakriticona.com | la Kriticona

  2. Buenas tardes Kriticona!
    Yo ahora estoy con 1280 almas de Jim Thompson y es una auténtica pasada.Es una novela negra magistral, esta si que es una obra insuperable del género de la novela negra. El muñeco de nieve por ejemplo no es una novela negra, es muy buena pero no es novela negra. Es una novela criminal porque tiene accesorios, divagaciones..etc Y en novela negra lo accesorio no existe. Es como en la poesia donde lo accesorio tampoco existe. Un soneto puede ser soneto pero para llamarse así tiene que tener 14 versos endécasílabos…Bueno y además ya casi tengo terminado el primer capitulo de una historia que creo que merece ser contada y que seguro que tiene algo que te va a resultar interesante ;) si quieres saber de qué va mira tu correo. Pero no estamos aquí para hablar de mi libro jajaja xb ;) No tengo tiempo para leer lo que lees porque alucino como devoras libros y más libros. Pero aún sin leer los libros de la mayoría de tus reseñas me encanta opinar sobre eso, sobre tus fantásticas reseñas. Asi que hoy tampoco te libras jejeje A ver si acierto en algo…

    Por lo que dices Farándula, por muy bien escrito que esté, si está vacío, si carece de verdad, si no cala, si no deja una historia que recordar o al menos algún personaje en su defecto, evidentemente no merece ser leída..o al menos no debería haber sido premiada. A veces la crítica se equivoca, vete tú a saber por qué…y si lo hace deliberadamente o no. Uno de los casos más flagrantes y la única vez que me he sentido literalmente engañado con un libro es La sombra del viento de Zafón y salvando las distancias (seguro que farándula al menos está mejor escrito) creo que son casos similares. En el caso de La sombra del viento, que no pude ni llegar a la mitad ni lo pienso acabar jamás, menudo tostón, el conjunto no deja de ser la regurgitación y posterior mezcla, cansina, desangelada y en absoluto original, de una serie de lecturas de clásicos hechas durante media vida. Y a veces la gente confunde eso con literatura, se venden millones de ejemplares, se traducen a 30 idiomas diferentes y encima de que no cuentan nada están mal escritos gramatical, descriptiva, narrativa e ideológicamente. Y entonces pasa lo que te ha pasado a ti con Farándula, que tienes que coger el diccionario, que las frases suenan bien pero no dicen mucho, o nada (“Me pienso pensando y puede que ese haya sido mi gran problema” qué significa?qué quiere decir en realidad? Suena bien si te gustan los juegos de palabras, las redundancias, los adornos y demás cosas supérfluas pero en sí, al menos para mi es una frase superficial y vacía.)que terminas el libro y dices dónde está la historia? no la ves..¿dónde está la verdad de este libro te preguntas? Y no la encuentras porque no la hay. Y si un libro no cuenta una buena historia, algo que tenga algo que te haga creer que es real, si te deja indiferente por dentro…eso para mí no es un buen libro y no merece ser alabado y mucho menos premiado. Por eso aún sin haberlo leído estoy de acuerdo con lo que dices de Farándula. Menos mal que Elena Ferrante te lo está compensando con creces eh? 1besote Kriticona!

    PD: Mándame algo tuyo, algún relato, algún comienzo… algo por favor! Me encanta leerte…muchísimo! ;)

    PD2:Si quieres reirte un poco mira este vídeo sobre La sombra del Viento, jjjjj https://youtu.be/JZdoq-tAwk4

  3. quería decir que un poema puede ser bellísimo pero para llamarse soneto tiene que tener etc…esto me pasa por hacer varias cosas a la vez jajaja discúlpame!

  4. Curioso. En apenas un día dos personas me hacéis llegar cierta decepción con este libro, del que hasta ahora solo había visto buenas críticas y mucho entusiasmo. Siempre agradezco las reseñas que ponen un poco los pies en la tierra a ciertos libros. Hay mucha gente que prefiere no comentar los libros que no le gustan, pero pienso que si tienes las razones ¿por qué no compartirlas? A mí no me quitan las ganas de leer un libro que ya he decidido leer (como en este caso) pero sí que me ayudan a ajustar un poco las expectativas, a saber qué obstáculos puedo encontrar. Aunque también te digo que normalmente cuando me pongo a leer un libro ya se me ha olvidado todo lo previo que haya podido leer de él y lo único que sé es que está en mi estantería por algo. Así que si patino con una lectura, patino sola :)

    La otra persona que me habló de este libro desde la decepción iba un poco en esa línea que comentas también, de no comprender muy bien qué le había contado Marta Sanz. Razón de más para que mi curiosidad se dispare ¿entenderé yo el libro? ¿aprenderé palabras nuevas o me sentiré tonta?

    En lo que sí hay acuerdo, parece, es en que Marta Sanz escribe bien.

    Un abrazo

    • Ana, me encantan tus comentarios. De veras. Además de lo bien que escribes, lo bien que te expresas, cada una de tus palabras están llenas de lucidez. Yo también tenía muchas ganas de descubrir a Marta Sanz y que Farándula no me haya gustado no me detendrá a la hora de seguir buscándola. Ojalá en alguna otra de sus novelas logre entender qué me quiere contar. Por favor, en cuanto la leas, comentamos. A ver si coincidimos en las percepciones, o no. Un abrazo grande

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>