Felices los felices

Felices los felices Yasmina Reza lakriticona.com  

“Todo el mundo quiere tener algo que contar”

  

Si te quieres leer ‘Felices los felices’ puedes hacerlo en este enlace a La Casa del Libro

Esperaba más de este libro. Felices los felices. Llevo varios meses queriendo leérmelo. Me encantó su sinopsis: “Relaciones extramatrimoniales, tendencias sadomasoquistas, insatisfacciones sexuales y fantasías consumadas, rupturas decepcionantes y también finales felices. Yasmina Reza entreteje con maestría los relatos de las vidas de dieciocho personajes que parecen no tener nada en común. Pero a medida que el lector avanza irá descubriendo sus inesperadas y sorprendentes interrelaciones”. Invita a leer, ¿verdad? Pues la cruda realidad es que esto, su sinopsis, es lo mejor del libro

Y es que todo el libro me ha resultado un poco embarullado. La mezcla de historias no está demasiado bien cuajada. No he visto claras sus conexiones. Quizá los nombres, demasiados, franceses, más difíciles de retener. Felices los felices baraja sus vidas y a veces los nexos son claros, pero otras debía ir a atrás para intentar entender quiénes son esos personajes.

“Hay un poema de Borges que empieza: ‘Ya no es mágico el mundo. Te han dejado”

Las historias son cortitas y están muy bien escritas. Porque eso sí, Yasmina Reza escribe francamente bien. Frases cortas y directas. Me gusta su estilo. Pero no sé. Es que no me ha quedado demasiado claro de qué va el libro. O sea sí, casi todo gira alrededor del adulterio y las mentiras que laten en las sombras de una relación que Reza (autora de la obra de teatro Un dios salvaje que inspiró a Polanski para su película) comenzó a escribir como homenaje a unos versos de Borges (“Felices los amados y los amantes y los que pueden prescindir del amor. Felices los felices“) pero no sé, yo por momento no sabía muy bien qué leía. No pillé el hilo en ningún momento. 

Eso sí, hay dos relatos magistrales, que me encantaron: una es el niño que se cree, literal, Celine Dion. Dios, qué risa cuando lo leí. Ves al chaval con su pañuelo al cuello, para cuidar sus cuerdas vocales, dando doctrinas a unos padres alucinados y abochornados a partes iguales, sobre sus giras y conciertos alrededor del mundo. Ese relato es absolutamente genial. Me parto de risa sólo de recordarlo. Ja, ja.

El otro es aquel que narra el encuentro de una actriz (que seguro que está en las páginas previas pero no logré recordar su personaje) con su amante en un bar, durante una entrevista. El amante que, claro, está allí con una rubia, estilosa y un moño tirante en la cabeza. Me tronché con el tejemaneje de mensajes, las respuestas del tipo, lo absurdo de su comportamiento ante la periodista (que flipa, claro).

“Me dijo, ¿adónde vas? Esas dos palabras me trastocaron. Adónde vas, como si nos hubiéramos visto la víspera. Con el mismo tono de antaño, como si no hubiéramos hecho otra cosa en la vida que darle vueltas a lo mismo”

La actriz te da hasta un poco de pena. Porque todo el mundo, en mayor o menor medida, ha vivido algo así. Encontrarte con el chico que te gusta (o con el que estás a medias) acompañado de otra y tú pensando qué narices escribirle para llamar su atención y deje a la rubia estirada y se vaya contigo a apurar los gin tonics que acumulas sobre la barra mientras le envías mensajes que tu crees brillantes y en realidad son cada vez más patéticos (“No voy a limitarme al ¿Quién es? Es demasiado poco. Máxime porque él no contesta. Se me ocurre una buena idea. Escribo: ‘Dile que sólo te gustan los comienzos’. Es excelente. Lo envío. No, no lo envío. Hago algo mejor. Llamo de nuevo al camarero. Le pido un papel…”). Ese relato me gustó mucho, disfruté leyéndolo. Me partía. Pero, insisto, fue de lo poco que yo salvaría de este libro.  

     

Te gustará: Las partes del chico que se cree Celine Dion y la historia de los mensajes cruzados son desternillantes. Si pinchas aquí, puedes comprarlo.

No te gustará: El ritmo es muy irregular. Yo no llegué a enterarme demasiado bien de las mezclas, ni los hilos que unen unos personajes con otros. Hay algún relato muy bueno, pero en general me resultaron bastante sosos.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>