Fin de guardia

Fin de guardia by lakriticona

“La hora más oscura es la que precede al alba”

  

Si te quieres leer ‘Fin de guardia’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

Stephen King fue uno de los autores de mi adolescencia. Le descubrí con Cementerio de animales. Puedo tocar mis quince años si tengo It en las manos (aquí lo conté). Los dieciseis con Apocalipsis. Los dieciocho con el empacho de aquel verano en el que me leí toda su obra, en aquella colección de lomo dorado, uno de los tesoros de mi vida. De hecho, mi forma de escribir tiene mucho de él. Quizá le leía y se asentaba en mi cabeza esos paréntesis que son subconsciente, que gritan en una palabra. Amo a Stephen King. Siempre seré su lectora (aunque os cuento una anécdota: cuando me apunté a La escuela de escritores en Madrid, el director me dijo que, en literatura, leer a King era como comer sardinas, una pobreza; tampoco hice mucho caso: soy de León, es muy difícil cambiar lo que pienso). Siempre cogeré sus libros con interés, aunque de mí nada quede de aquella adolescente que se bebía sus historias.

Hace años, sin embargo, más allá de los dos primeros libros de La torre oscura o La milla verde, al que llegué por la película, que no le leo. Por eso empecé Fin de guardia con interés, como aquel que se encuentra con un ex muchos años, y kilos, y personas después. Y me gustó, sí. Me atrapó. King es maestro. Te va envolviendo, con su tela de araña. Final de la trilogía de Mr. Mercedes (no he leído lo anterior), sin embargo, sólo me pareció eso, entretenido.

“Hablábamos de eso continuamente… de la soledad”

Un asesino de mente brutal, capaz de meterse en la tuya a través de la demo de un juego de pesca, los peces rosas, en un dispositivo anticuado y retirado, tipo Game Boy. Un inspector retirado para el que es obsesión, caso de su vida (se contará seguro en los libros anteriores). Trama que empieza como un susurro, y te va atrapando, pegajosa, estilo King, hasta que te descubres caminando por la calle con un libro entre las manos. Aún así, quizá, me supo a poco. 

O, quizá, es que mientras leía no podía evitar comparar. A estos personajes con aquellos, los de mi adolescencia, los de It. Tengo frases que desde los quince años viven conmigo, en mi cabeza. Fin de guardia sólo es un libro más. Acompaña la playa, los ratos muertos, las tardes-noches de invierno. Asesinatos, intriga, persecución, buenos contra malos a lo clásico, esos peces, rosas. Un libro para leer, no para pensar. Pero, de vez en cuándo qué bien sientan, las novelas Big Mag. 

 

Te gustará: Si te gusta King. Si has leído los dos libros anteriores. Si buscas un regalo para un amigo que sólo quiera leer, sin pensar, para pasar el frío del invierno bajo la manta.

No te gustará: Si lo comparas con el King de It, de Misery, de Carry, con el primer King.

Marcar como favorito enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*