It (Eso)

It by lakriticona     

“¿No quieres un globo, Gorgie? Flotan. Todos flotan. Y tú también flotarás”

 

Si te quieres leer ‘It’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

It, de Stephen King. Si hay un libro que marcó mi adolescencia fue ese. It (Eso). Es curioso: llegué a él esperando Twin Peaks, en aquellos años noventa que Telecinco la emitía los viernes, cada vez más tarde, a menudo de madrugada. Yo era un cría, pero esperaba. Me tumbaba en el sofá de la casa del pueblo ante la tele. No sabía la hora a la que la pondrían, así que veía todo lo que ponían antes. Una vez fue It, la serie de televisión. Para Elisa, el protagonista tartamudo, interpretado por aquel chaval, Jonathan Brandis, que en 2003 se suicidó pero que, entonces, por las mañanas era el chico guapo de Seaquest, el niño de La historia interminable. Me hipnotizó. No sé si fueron cuatro horas de película, su atmósfera, pero me las vi completas. Cuando terminó comenzó Twin Peaks. Me costó dejar de pensar en Derry, en el Payaso Pennywise, en ese barquito de papel. Cuando escribo esto (a ver donde encuentro un sitio que me llenen un globo de helio, cuánto tiempo tardo en hacer la foto), el viernes estrenarán su película y este domingo acaba Twin Peaks 2017, tercera temporada. Yo tengo 37 años. Ambas cosas, juntas, me hacen sentir que son 15.

It. Pocos días después descubrí que esa historia tenía libro y yo siempre fui de ver primero la película y después leerla. Profundizas más. Y ayuda: soy impaciente, no tengo que ir a espiar la última página para saber quién sigue vivo, ya lo sabía. Marcó aquel verano (ya lo conté una vez, aquí, en el resumen de los mejores libros de mi vida). Y todos los siguientes. Recuerdo que me leí sus mil y pico páginas en tres días. Recuerdo que aquellos días llovió mucho, que fue un verano de tormentas. Las escuchaba al otro lado del cristal mientras yo leía y leía It. No fue una lectura, fue una de las aventuras de mi vida.

“Tal vez no existen los buenos y los malos amigos; tal vez sólo hay amigos. Tal vez también valga la pena morir por ellos, si así debe ser. No hay buenos amigos ni malos amigos, sólo personas con las que uno quiere estar, necesita estar; gente que ha construido su casa en nuestro corazón”

It. Derry. El barquito que se va por la alcantarilla, ese payaso que aparece, primero dulce, luego de colmillos afilados. Un niño que muere, otro de tantos. Porque el mal ha vuelto a Derry. Los niños desaparecidos. Las muertes inexplicables. Y ese grupo de chavales, eso era la amistad, que se unen, para tratar de derrocarlo. Tan Cuenta conmigo, aquella película inolvidable de los 80. Tan Goonie, Never say die. Aunque en Derry los niños mueran todo el rato.

It. Me impactó tanto que lo leí varias veces, varios veranos, siguiendo el ritual del primero. Tres días, sofá de mis padres, el pueblo. Durante el año había olvidado cosas. Las iba recordando según iba leyendo. El frigorífico y el pájaro. El vertedero. La foto de todos, la última feliz. Las pastillas de placebo. El parque. Los globos. La araña. Apenas recuerdo y, sin embargo, recuerdo casi todo. Aún hoy puedo recitar párrafos enteros, exactos.

“Ojos que no ven, corazón que no siente. Pero en alguna parte duele. Tal vez en los espacios que separan a las personas”

It. Estrenan la película el 8 de septiembre y, en los trailer, Pennywise me da menos miedo que el primero, aquel de la serie de televisión. Porque en su parecido con el payaso de McDonalds parecía bueno y, de pronto, le salía el colmillo, le cambiaba la cara, daba terror. Aquel Pennywise que fue afilando sus colmillos en mis veranos de los 15 a los 19 años. It. Ese libro que no he vuelto a leer desde entonces pero se venía conmigo en cada uno de mis traslados, León-Salamanca, León-Madrid, por si acaso, siempre en mi estantería. En sus páginas vuelvo a ser niña, vuelvo a tener 16 años. Una de sus frases, “era en aquellas horas, cercanas al alba”, una de esas que me aprendí de memoria, la pienso siempre que alguien me habla de Stephen King, mi primera obsesión lectora, cada vez que llueve en verano, que veo flotar un globo, que me recuerdo leyendo It (Eso).

PD: Esta película es una buena excusa para sacarlo de mi biblioteca, para volver a llevarlo a mi mesilla, para que alguien que no lo haya leído, lo conozca. Volverá a tener 15 años. Y flotará…, él también flotará.

  

Te gustará: Que es un libro, sobre todo, sobre la amistad de verdad.

No te gustará: Si no quieres pujar por mil y pico páginas (bueno, ya sé que hay eBook, pero para mí It son páginas, cuando lo leía no existían ni los móviles). Si no crees en los payasos que son malos.

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>