La extraña desaparición de Esme Lennox

La extraña desaparición de Esme Lennox lakriticona 

  “Nunca es tan bonito como te imaginas que va a ser”

 

La extraña desaparición de Esme Lennox ha sido un libro decepcionante. Y no porque Maggie O’Farrel no escriba bien, que me encanta cómo lo hace. O por su historia, fascinante así de primeras, en resumen: la aparición en tu vida de una tía-abuela de la que jamás habías oído hablar y que, encima, ha estado encerrada en un manicomio durante setenta años. Suena bien. Interesante al menos. Lo que pasa es que la trama, eso cuyos primeros acordes tan bien suenan, termina por convertirse en un relato farragoso y embarullado que propone mucho, apunta alto, pero se queda en nada. Pura espuma

Sinceramente, no llegué a comprender la historia en ningún momento. Me perdí en sus 224 páginas. A veces no sabía qué personaje me hablaba. A veces no sabía de qué me hablaba. La protagonista de la novela es Iris, una chica joven, a la que un día llaman del hospital psiquiátrico de Cauldstone, en Edimburgo, para que se haga cargo de su tía abuela, esta Esme Lennox, encerrada allá casi toda su vida. La acción se desarrolla en dos planos: el ahora y la relación que se establece entre Esme e Iris (familiares, extrañas) y el ayer, la parte realmente interesante, en la que se cuenta por qué encerraron a Esme con dieciséis años en un psiquiátrico, porque la familia la borró de su árbol genealógico. 

Esme, utilizada por Maggie O’ Farrel para criticar los férreos corsés en los que se movía la alta burguesía de comienzos del siglo pasado. Ser libre, a veces el mayor de los pecados hoy en día… Aquí lo que falla es el relato. Lleno de mentiras, dobleces y saltos, que no termina de ordenarse.

El narrador cambia en cada párrafo, o eso me pareció a mí. Pensaba que me hablaba uno, pero resulta que era el otro. Cambios sin ton ni son que lo único que consiguen es que el lector se sienta perdido y hasta engañado.

Se entremezclan las frases, las voces, el ayer y el mañana y lo que al principio crees que es un recurso literario es en realidad un denominador común. No pasa como en 21 Gramos, película de González Iñarritu, en el que al final todo encaja. O en Memento, obra de arte de Christopher Nolan. Aquí las piezas nunca se fusionan. No llega el clic que todo lo encaja. Nunca llegas a comprender, a asimilar del todo. Maggie O’Farrel se enreda demasiado y no cumple una norma básica: que el lector se entere de lo que esta leyendo. Obviamente esa es la ambición de la autora, pero no lo logra y al final te deja con la sensación de que sí, que muy bien, que entiendes los puntos cardinales, pero no todo lo demás. Nunca terminas por abarcar la historia por completo. Sólo la esbozas. Pero te pierdes.

A veces no sabes quien te habla. Unas veces, la abuela. Otras, Esme. A veces, la madre. Eso te pierde, te hace volver a atrás, ir hacia delante. ¿Esto quién lo dice? ¿Quién me habla? Y eso por no hablar de que La extraña desaparición de Esme Lennox no engancha hasta más allá de la página 150.

Por eso para mí es una novela fallida (además, al menos yo, el final me lo vi venir desde la mitad del libro, así que no me pareció ni sorprendente), en la que del presente no te interesa casi nada (al personaje de Iris le falta hondura, no me llegó a camelar) y del pasado sólo la parte romántica al estilo Jane Austen. Lo terminé con ganas de acabarlo y olvidarlo. Sin saber demasiado qué me había querido contar Maggie O’Farrel. Y, peor, quién me lo había contado. 

Te gustará si: La premisa de la que parte es interesante y Maggie O’Farrel escribe bien, muy bien. 

No te gustará si: Se enreda. Todo. Las voces, los personajes y la historia. Pierdes el hilo. No te enteras. De nada.

Añadir a favoritos el permalink.

3 Comments

  1. Te recomiendo que vuelvas a leerla, es una obra genial,y esa genialidad es debida a esos saltos en el tiempo, en el espacio y en los narradores. Al principio puede parecer un poco enredado, pero son los recuerdos de kitty dañados por su enfermedad, sus silencios y arrepentimientos, esos puntos suspensivos que dicen más de lo que callan.
    Para leerla se necesita tiempo y atención, es genial, hazme caso e intenta volver a leerla, vale la pena

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>