La gente feliz lee y toma café

La gente feliz lee y toma café lakriticona

  

“Tan segura de sí misma y sin miedo a nada, y a la vez tan dispuesta a ser engañada por cualquier chico guapo que pasara cerca…”

 

La gente feliz lee y toma café es una comedia romántica. Tal cual. Porque esta es una novela para leer en la playa y a ratos, un viaje para entretener al tedio. No necesita silencios ni demasiada concentración. Lees como si vieras una película por encima. La historia es la típica que estás harta de ver. Demasiado tópica diría yo. Chica huye dejando atrás el infierno. A un lugar al que jamás iría si no se hubiera desatado ese infierno a sus espaldas. Allí conoce a un chico al que no soporta, al que odia, que rápido se convierte en su peor enemigo, y… Creo que ya sabéis lo que sigue a esos puntos suspensivos.

La gente feliz lee y toma café es uno de esos libros que te lees cuando no quieres pensar, que te entretiene una tarde tonta. Y ya. Y mira que a mí me gustan las comedias románticas (me declaro fan). Son bobas, en su mayoría vacías, pero a mí me gustan. Pues este libro es como eso. El Diario de Briget Jones. El diablo se viste de Prada. Pero el argumento de esta novela es tan, tan, tan obvio que, a su lado, las otras dos parecen La metamorfosis de Kafka.Y es que lees y sólo puedes pensar con hastío: “Esta historia ya me la han contado muchassss veces“. Ella se llama Diane y el punto de partida, su infierno, es haber perdido a su marido y a su hija en un accidente. Es por ello que huye a Irlanda. Ese lugar al que su marido quería ir pero ella no y por eso jamás lo habían pisado. Pues allá se va para intentar reconstruirse y, vaya, lo consigue. Aquí se llama Diane, pero la has visto en infinidad de películas con otro nombre.

El título es bueno, la intención de la escritora también. Pero la historia es superficial, no profundiza en nada, ni en los personajes, ni en las situaciones ni en nada (La delicadeza, por ejemplo, de David Foenkinos, también francés, es una novela con un argumento similar y un resultado mucho más profundo). Aquí es todo tan típico, tanto que, bueno, lees porque al final a todos nos entretienen estas historias de chica conoce a chico, tan adolescentes, pero poco más. Y es que, para mí, el café de Agnés Martin-Lugand no deja ningún poso.

Te gustará si: Te encantan las comedias románticas y las historias de chica-conoce-a-chico. Si quieres leer sin más. Pasar una tarde entretenida y no pensar. Lo mejor de la novela es, sin duda, cómo llegó a imprimirse en papel. Por el empeño de su autora. Lo autoeditó y funcionó por el boca a boca. Eso me encanta. Olé por Agnés Martin-Lugand. Por creer en sí misma. Y en su novela que, puede gustarte más o menos, pero al menos ella le puso el alma.

No te gustaría si: Algo más que una novela sólo entretenida.

Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. Pingback:LoveBook | La Kriticona

  2. Pingback:Vanessa Smith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>