La niña perdida

La niña perdida by lakriticona  

“Mi tecla preferida es la que sirve para borrar”

  

Si te quieres comprar La niña perdida puedes hacerlo en este enlace de La casa del libro

Seré breve. Si has llegado hasta aquí no hace falta que te hable de Lenu o de Lila, ya las conoces bien. Éste, La niña perdida, es el cuarto libro de la tetralogía de sus vidas, y también de ese barrio deprimido en algún lugar de Nápoles. El punto y final. Aquí acaba. Y lo hace lento, como una ola sin fuerza que muere en la orilla y no deja más que espuma a su paso, una bruma que enseguida se borra, como si jamás hubiera estado allí. En realidad no hay mejor alegoría de la vida que esa. Venimos, nos vamos, sin huellas; dentro de tres generaciones sólo quienes hayan logrado que su apellido sea una calle serán recordados. O ni eso. 

Los demás… Los demás nos habremos ido por el sumidero, o seremos sólo huesos, polvo, nombres vacíos en papeles viejos que ya nadie consulta. Elena Ferrante no sé si logrará sobrevivir más allá de una calle, si su obra saltará de ser la más vendida un año (este 2016, en no sé cuantos países, España, Francia, Italia…), a clásico. Lo que sí sé es que sus libros tienen algo especial: te reconcilian con la lectura, te dan ganas de leer. Cuando los cierras, ya no los olvidas.

“En qué desorden vivíamos, cuántos fragmentos de nosotros mismos salían volando como si vivir fuese estallar en esquirlas” 

La niña perdida cierra todas las historias como si, al final de una vida, al mirar atrás, uno encontrara siempre puntos y finales a aquello que se quedó en puntos suspensivos. Siempre es más fácil encontrarle un sentido a algo que no se entendió en el pasado cuando se mira desde la distancia.

En el libro resulta curioso descubrir como la vida ha ido poniendo a unos y otros en su sitio. Aquellos que una vez lo tuvieron todo ya no tienen nada, salvo pobreza. Aquellas mujeres guapas hoy son un saco de grasa que hablan con nostalgia de un pasado que no fue bueno y, sin embargo, recuerdan como lo mejor de su vida (¿o quizá es que lo fue? Ay, memoria, que todo lo enreda). Muchos no pueden recordar porque simplemente ya no están. Lenu ha dicho adiós, al fin, a aquel amor que a ella la abrasó desde chiquilla y a ti te contagió. Por fin cayó la venda y qué sucia es la realidad a la que se enfrentan sus ojos. Lila es más mayor y, por tanto, más egoísta, más hipnótica, más insoportablemente soportable.

“¿Tú te acuerdas de cómo era yo de joven?”

Al principio, piensas mientras lees, La niña perdida crees que hace referencia a aquella que se pierde en la novela, pero al final, al menos yo, intuí ver el dedo de Elena Ferrante señalando al primer libro de la novela cuando aparece eso que está envuelto en un papel marrón. La niña perdida. O las niñas, quizá esas que se esfumaron en las 2.000 páginas de esta historia. Sé que esta tetralogía, literariamente, no es un libro inolvidable, que no tiene la escritura de García Márquez, por ejemplo, pero sí una fuerza oculta, la narración de la historia, sus personajes, que se te cuelan dentro, y que te acompañarán toda la vida.

No lo dudéis. Comenzad a leerla. La amiga estupenda. Un mal nombre. Las deudas del cuerpo. La niña perdida. Mejores o peores algo es seguro, Dos amigas es una saga que no se olvida jamás.

  

Te gustará: Lo cierra todo. Si has llegado hasta aquí poco más hay que contar.

No te gustará: Que al llegar al final no tengas que ir corriendo a la librería a comprar el siguiente porque ya está, la historia ya se ha terminado.

    

TAMBIEN PUEDE INTERESARTE

La amiga estupenda, primer libro de la saga Dos amigas de Elena Ferrante.

Un mal nombre, segundo libro de la saga Dos amigas de Elena Ferrante.

Las deudas del cuerpo, tercer libro de la saga Dos amigas de Elena Ferrante.

Añadir a favoritos el permalink.

2 Comments

  1. Pingback:Las deudas del cuerpo, de Elena Ferrante | La Kriticona

  2. Pingback:Los mejores libros del año (2016) | La Kriticona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>