La transmigración de los cuerpos

La transmigración de los cuerpos Yuri Herrera lakriticona

“Vicky no podía entender. Vicky era hermosa y estaba acostumbrada a cruzar una habitación con paso firme, jalar de los huevos a quien se le antojara y arrojarlo a su cama sin que le sorbiera el seso. Nunca había tenido que esforzarse para tener con quien coger, y eso a él le daba un poco de lástima, así como le daban lástima los que no saben lo que se siente al ver una gran ciudad por primera vez porque han crecido en ella, o el que no recuerda lo que es sentirse guapo por primera vez, o por primera vez besar a alguien a quien parecía imposible besar; no sabe de milagros”

 

Lo primero que me llamó la atención de La transmigración de los cuerpos fue el rojo intenso de su portada. Yuri Herrera. Nunca había oído hablar de este autor mexicano. Tuve el libro en las manos un par de veces antes de decidirme a comprarlo. Al final me convenció un dependiente majísimo de La Central. “Te sorprenderá su capacidad para crear personajes”, me dijo. La clavó.

Este un libro donde reinan los motes para vestir a personajes inolvidables. La tres veces rubia. La Muñe y Romeo. El delfín. El estudiante anémico. El ñardental. Y el alfaqueque, el protagonista que arregla un mundo de tugurios y tabernas con sus palabras mientras una extraña epidemia vacía las calles y esconde detrás de las persianas y puertas a un pueblo entero. Calles vacías. Un silencio que rompen los pasos del alfaqueque, con la misión de arreglar a dos familias enfrentadas con un secreto compartido.

Da gusto leer a Yuri Herrera. Te atrapa. Te lleva en volandas. Sólo, a veces, la jerga mexicana hace complicado leer de corrido. No es un libro para leer con prisas. Necesitas pausa para paladearlo intensamente. Porque mientras lees eres capaz de viajar. Tú estás allí, con La tres veces rubia, en esas calles vacías, a la búsqueda de una farmacia abierta. Yuri Herrera escribe desde la atalaya de los genios. No será un escritor más, no será pasajero. Una trascendecia que me susurra esa frase que encabeza el texto. Volved a leerla. Es tan maravillosa…

Te gustará si: Te gusta el estilo callejero latinoamericano. Y los personajes que dejan huella.

No te gustará si: A veces las expresiones mexicanas hacen complicada la lectura.

Añadir a favoritos el permalink.

7 Comments

  1. La transmigración de los cuerpos tiene la habilidad de mostrarnos un mundo ya de por sí terrible, de pistoleros, tabernas y charcos de sangre, que además sufre la amenaza de una epidemia apocalíptica. Y en lugar de cebarse en el dramatismo que incorpora tal premisa –error en el que mucho otros habrían caído–, la aborda con un humor a la vez ácido y tierno, que sabe extraer de cada personaje algo de su dignidad perdida y poner un poco de esperanza en un mundo que se desploma con todo el peso del acero. Su voz es tan poderosa como la de Rulfo, tan llena de esos matices y olores que nos sitúan en el corazón de los suburbios mexicanos, e incorpora el poder de fascinación de Sábato y el aliento de Bolaño. La transmigración de los cuerpos es a la vez una tragedia clásica, un retrato en color de un mundo que creíamos en extinción y una novela de redención cuya épica permanece bajo tierra esperando a que la desenterremos.

    • Karenin nadie podría haberlo descrito mejor en un párrafo. Me ha encantado la comparación con Rulfo (uno de mis escritores favoritos), Bolaño y Sabato. Escribes de miedo. Gracias por compartirlo tus pensamientos conmigo. Un placer leerte. Un abrazo

  2. Pingback:Antigua Luz | lakriticona

  3. Pingback:Los mejores libros de 2013 | la Kriticona

  4. Pingback:Vanessa Smith

  5. Pingback:La transmigración de los cuerpos | la Kriticona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>