Los 15 mejores libros del año

Los 15 mejores libros del año

        

Se va 2015. Y pensaba hacer una lista como la del año pasado, con los mejores libros para regalar y no equivocarte, pero, ¿sabéis?, la del año pasado la hice estrujándome la cabeza, con todos los libros que he leído en mi vida, y este año aún no he leído suficiente para hacer otra. Y hacerla porque sí, no. Las cosas cuando se hacen tienen que ser de verdad, no por costumbre o rutina; y yo sólo sé hacerlas de corazón. De otro modo, creo, que esa lista perdería valor. Sería una impostura. Y yo odio las imposturas. Así que este año la lista es sobre los 15 mejores libros del 15 (Paco, amigo, el royaltie de esta idea es tuyo). Y también pensé que me sería difícil. A lo largo del año me he quejado una y otra vez de atravesar un desierto literario, de encontrar demasiados libros que no me llenaban, que me hastiaban, pero ahora, al mirar atrás, de diciembre a enero, resulta que no. Que descubro que este fue el año en el que leí On the road (eso lo tengo claro), pero también Hamlet, y Azul es un color pálido, y Todo lo que nunca te dije lo guardo aquí y… Y resulta que no fue tan malo como yo pensaba. Aquí están mis 15. Aquellos que fueron los mejores que (leídos este año) más me gustaron a mí.

   

1. En el camino

Jack Kerouac terminó de escribir este libro en 1951. Yo hacía muchos, muchos, muchos años que quería leérmelo. Sabía que era un clásico, pero también había escuchado que era un libro difícil, de esos que, como no te enganchen, puedes dejar a medias. Y eso me daba mucho respeto. Pero, ahora, siempre que mire atrás y recuerde 2015 este libro se me vendrá a la cabeza. Formaba parte de mi maleta para hacer la Ruta 66. Jamás olvidaré el batiburrillo de emociones que supuso leerlo mientras esa carretera se deslizaba ante mis ojos mientras Jack Kerouac y toda la Generación Beat me contaban su propia 66. Ni tampoco ese momento, casi al término del estado de Illinois, cuando nos topamos con un trozo de la antigua Ruta 66, esa que los Beat, y Kerouac, recorrieron de verdad, y salí del coche, y me descalcé, y la pisé, para intentar sentirles todavía vivos, tanto, como en el libro, como en mi cabeza. En este enlace os dejo la crítica sobre el libro que escribí entonces. Y en éste, otro enlace donde, si os apetece, os llama, podéis compraros este libro en La casa del libro. Yo os lo recomiendo. Sin duda, fue mi mejor libro del año. Aquel que jamás olvidaré.

2. Todo lo que nunca te dije lo guardo aquí

La editorial Lunwerg ya me ganó con Paula Bonet y su The End, pero reconozco que el libro de Sara Herranz, publicado este año, me ha llegado todavía más. Sus dibujos son pura poesía y sus frases, todas, parece que las escribió contando algunos de esos amores de paso que casi me matan. Me encantó este libro. Muchísimo. Es un libro ideal para regalar a una amiga (yo, de hecho, se lo he regalado a dos en el último mes), para una chica joven, para ti. Aquí os dejo la crítica y aquí, un enlace a La cada del libro si queréis comprarlo. En mi librería, y en mi cabeza, ya ocupa un sitio privilegiado.

3. El azul es un color cálido

Ayer, al mirar todos los libros que me había leído en 2015 y descubrir que estaba éste me llevé una sorpresa. Me impactó tanto que enseguida lo incluí dentro de los libros imprescindibles de mi vida. Quizá también fue la película, La vida de Adele, ya también para siempre una de mis favoritas. El libro, esta novela gráfica de Julie Maroh (publicada en España desde 2011) es todavía mejor. Más intenso. Más de verdad. Más real. Más duro. Aquí os dejo el enlace a la crítica que escribí nada más leerlo y, aquí, un enlace a La casa del libro donde, si os apetece, podéis comprarlo. Os encantará.

4. Apropiación indebida

Esta novela de Lena Andersson la publicó Alfaguara en España en 2015, después de haber vendido más de 200.000 ejemplares en Suecia. Quizá era la novela que yo estaba buscando en el momento en el que la leí, que sólo me apetecía (y apetece) leer historias de amor pero bien contadas. No tonterías cursis y empalagosas. Me encantó. Es un análisis perfecto de cómo el amor obsesiona y de cómo, esas obsesiones, estropean cualquier tipo de amor. A mí particularmente me ha enseñado a quererme un poco más y pasar de aquel que no me merece ni me sabe valorar. “El que frena siempre manda“. Jamás olvidaré esta frase. Os lo conté aquí. Y, aquí, en este enlace, podéis comprar la novela en La casa del libro si os apetece leerla. Es ideal para regalársela a una mujer.

5. La quinta esquina

Es un libro durísimo. Uno de esos que tienen su propia historia más allá de la que cuenta. Porque Izraíl Métter escribió este libro en los sesenta usando como inspiración su propia vida pero como el fondo era la Rusia soviética y todas las injusticias que, en su nombre, se cometían sobre la propia humanidad, lo guardó en cajones de diferentes muebles de la cocina, antes de publicarlo al caer el Muro de Berlín, en 1989. Su amor con Katia, su propia vida, su prosa descarnada, agria y, a la vez, poética. Es un libro maravilloso. Que te llega (aunque al principio pueda resultar lento, sigue, merece la pena). Ideal para lectores de callo (de esos que leen más allá de los best-sellers). Aquí os hablé de él. En este enlace podéis comprarlo si os apetece leerlo.

6. Las uvas de la ira

John Steinbeck lo escribió en 1939, en 1940 recibió el Pulitzer de literatura por él, en 1949 inspiró a Kerouac para hacer sus viajes ida y vuelta, Este-Oeste, por Estados Unidos. Yo no lo he leído hasta 2015 (gracias, Jorge!). Pero ahora, mientras escribo esto, lo pienso y se me pone toda la piel del cuerpo de gallina. Siempre será una de las mejores novelas que yo jamás leeré en mi vida. Un clásico. Lo tiene todo. Ternura, amor, crudeza, injusticia, desamparo, esperanza, amargura. Buf. Si no lo habéis leido tenéis que hacerlo. Si os gusta leer, este libro debe formar parte de vuestras librerías. Imprescindible. Aquí os conté todas las cosas que a mí me provocó su lectura y aquí, en este enlace, podéis comprarlo en La casa del libro.

7. Voces de Chernobil

El Premio Nobel de Literatura a Svetlana Alexievich en 2015 me descubrió a esta fantástica escritora que hace el periodismo que a mí me gustaría hacer. Ir a un sitio. Y contarlo. Dejar hablar a los protagonistas y que ellos te cuenten. Voces de Chernobil es un ejercicio brutal de periodismo y humanidad. Uno de los libros más crudos que jamás leeré en mi vida. Y tan de verdad. Brutal. Otro imprescindible. Aquí os dejo un enlace a la crítica que escribí sobre él y, aquí, otro a La casa del libro por si queréis leerlo.

8. Hamlet

Shakespeare la escribió, creen, entre 1599 y 1601. Jamás envejecerá. Mucho de lo que hoy leemos, de hecho, bebe de las obras de Shakespeare. Sólo he leído Hamlet y me parece, buah, no tengo palabras, impresionante, brutal, lúcida, reveladora. No hagáis como yo y no esperéis más a leerla. De verdad, entendéreis por qué es una de Las Obras de la literatura universal. Maravillosa. Aquí os conté qué me provocó a mí su lectura. Y aquí os dejo un enlace a La casa del libro donde podéis comprarlo si queréis leerla.

9. Personajes secundarios

Este libro es el reverso de En el camino de Kerouac. Lo escribió su novia entonces, Joyce Johnson, y se publicó en 1983 (en España, Los libros del Asteroide lo recuperó en 2014). Está bien escrito y, como el de Kerouac, es tan de verdad que te llega muy adentro. Ideal para mujeres. Y para leérselo justo después del de Kerouac. Aquí os hablé de él y, aquí, os dejo un enlace a La casa del libro por si queréis comprarlo.

10. Historias del Calcio

Más que un libro de fútbol, más que un libro de Italia, más que un libro para hombres, más que un compendio de crónicas de fútbol publicadas en El País a mediados de la década del 2000, más que una historia de héroes y villanos. Historias del Calcio es todo eso y más, porque es Enric González puro. Y una delicia de novela. Ideal para regalársela a un hombre. Lo leerá y lo tendrá para siempre entre sus libros favoritos. A mí me enamoró. Os lo conté aquí (y aquí el enlace a La casa del libro por si queréis comprarlo).

11. Los cuatro palos del tiempo

Mi amigo David Rubio, el autor, se piensa que su libro no me gustó porque, cuando le enumeré todo lo que me gustaba añadí un ‘pero’ para decirle lo que no. Se equivoca. Porque su novela me encantó. Y, si no, se lo hubiera dicho. Y, si no, jamás formaría parte de la lista de mejores libros que me leí en un año. Y lo hace. Porque merece la pena. Y mucho. Me encanta cómo escribe y esta historia de personajes sin raíces, acunados por una barra de bar cualquiera, una baraja y el pronóstico del tiempo de un país lejano que un día llamaste tuyo. Aquí os hablé de él. Y aquí, en este enlace, podéis comprarlo si queréis leerlo.

12. Cicatriz

Sara Mesa, su autora, es uno de mis descubrimientos literarios de 2015. Es joven, es española y escribe como a mí me gusta leer, con frases cortas y punzantes. Cicatriz es su última novela, publicada por Anagrama este año y habla de obsesiones, la de una chica que necesita sentirse querida y eso lo encuentra en un extraño de Internet, y la de ese extraño de Internet que resulta ser un loco, ¿o quizá no? Interesante. Sigánle la pista a este chica. Merece la pena. Aquí os conté qué me pareció a mí el libro y aquí os dejo un enlace a La casa del libro donde podéis comprarlo.

13. Del color de la leche

Este es un libro editado en España en 2013 que habla de la Inglaterra de 1830 y la tragedia de una chica granjera que nació con una pierna más corta y tenía el pelo del color de la leche. La oportunidad de servir en casa del vicario del pueblo la separa del destino que la vida había trazado para ella nada más nacer, ser granjera y analfabeta. Pero esa puerta, en realidad, lleva a otro infierno… Os lo conté aquí. Aquí os dejo un enlace donde podéis comprar este libro en La casa del libro por si queréis leerlo. Es ideal para regalárselo a una madre o a una mujer. Le gustará. Seguro.

14. Blitz

Siempre que veo jugar a Antoine Griezmann no sé por qué se me viene a la cabeza el título de esta novela de David Trueba, la última, publicada a comienzos de 2015. Quizá sólo sea lo que la propia palabra significa, rayo, tan acorde con ese fútbol descarado, pícaro y valiente del francés. Un rayo que de pronto está aquí y, casi sin darte cuenta, lo tienes allá, y te acaba de meter un gol. Pensé en ello nada más terminarla y, ahora, siempre que la recuerdo, lo primero que se me viene a la cabeza es el fútbol de Griezmann. Me gustó mucho la novela. David Trueba nunca falla. La primera frase es genial. Cómo se va nutriendo esa relación sexual casi grotesca entre un treintañero y una mujer de sesenta. Su final. Esta novela le gustará a un hombre. Aquí os conté qué me pareció a mí y aquí, en este enlace, puedes comprarla en La Casa del libro.

Y… 15. Cuatro por cuatro

Sí, otra vez Sara Mesa en esta lista. La única que aparece dos veces. Pero es que lo merece. ya lo dije antes. Descubrirla ha sido una de las mejores cosas que en 2015, literariamente, me han pasado. Lo hice con esta novelita que se lee en nada con la que la autora madrileña fue finalista del Premio Herralde de novela en 2012. Me gustó mucho, mucho. Me impactó su forma de escribir. Sólo me falló, quizá, el final, pero merece mucho la pena descubrirla. Aquí os lo conté y aquí os dejo un enlace a La casa del libro donde podéis comprar la novela.

Estos fueron los míos, pero y, para ti, ¿cuáles han sido tus 15 libros de 2015?

Añadir a favoritos el permalink.

6 Comments

  1. Y como siempre…. Un placer leerte !!! :) felices fiestas y el año que viene más! :)

  2. Pingback:Los mejores libros del año | la Kriticona

  3. De tu lista solamente leí DEL COLOR DE LA LECHE y también está dentro de mi lista los 15 LIBROS QUE MAS ME GUSTARON EN EL DOS MIL 15!!! Te mando un beso enorme y que tengas un fenomenal 2016, desde Buenos Aires, Argentina, casi casi el fin del mundo.

  4. Ah! y Obviamente Hamlet, que fue mi tesis en literatura de mi bachillerato humanista… allá lejos y hace tiempo (yo demostraba “fehacientemente” -con esa certeza imbatible de los 17 años- que, de acuerdo a cómo se leía, Hamlet era un loco, era un cobarde o era un sádico vengativo, en aquella época no me animé a “demostrar” que además podía interpretarse como homosexual).

    • Hamlet. Qué libro. Tú. Qué amigo desconocido y a la vez no, al otro lado de un océano. Qué maravilla volver a leerte. Te estimo. Mi vida cada vez tiene menos tiempo, pero mi memoria sigue intacta y jamás olvida un buen momento ni la letra de alquien que escribe bien. Feliz año, amigo, desde el día más frío del invierno de Madrid.

  5. Pingback:La lluvia antes de caer, de Jonathan Coe | La Kriticona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>