Los diecinueve mejores libros que he leído… (hasta el momento) II

Los diecinueve mejores libros II de lakriticona

6. La hojarasca

Cuando lo abrí me impregnó el olor a almendras de su primera página. Así huelen los cadáveres de García Márquez. Un puñetazo en el estómago. Un fuerte olor a almendras… Y esa hojarasca a los pies de la compañía bananera que trae consigo todos los desperdicios del ser humano. Gabriel García Márquez es uno de mis escritores favoritos (y seguro que también el de muchos de vosotros). He leído unas ocho veces Cien años de soledad. De hecho, Cien años de soledad estaría en este lugar, pero como muchos la habréis leído ya quiero intentar descubriros un García Márquez que aún no hayáis probado. Aunque sé que eso es muy difícil porque no sólo habréis leído ya Cien años de soledad. También El coronel no tiene quién le escriba, y Crónica de una muerte anunciada, y El amor en los tiempos del cólera, y Vivir para contarla (otra de mis favoritas)… Cualquier novela de García Márquez es un clásico. La hojarasca es, quizá, una novela menos conocida. A mí, por lo menos, nadie me la recomendó. Cuando un escritor me gusta, leo toda su obra. Así llegué a este libro que me desgarró el alma. Es melancólico y abrumador. Os animo a subiros al tren de la compañía bananera que todo arrasa a su paso… Yo siempre que pienso en García Márquez dos títulos me vienen a la cabeza al instante: Cien años de soledad y… La hojarasca.

7. Maus

Maus es la única novela gráfica que ha ganado el Premio Pulizter. Para muchos, será solamente un cómic pero es mucho, muchísimo más que eso. Cuando hablas con alguien que entiende de novela gráfica una de sus primeras preguntas suele ser: “¿Has leído Maus?”. Si tu respuesta es negativa es el primer título que te recomiendan. Yo no sé vosotros, pero a mí ya me agotan todos aquellos textos sobre la Guerra Civil española y el holocausto nazi. Son dos de los peores episodios de la historia de la humanidad en general y la española en particular. Pero se ha escrito y hablado tanto sobre ello y, a la generación actual, por suerte, nos quedan tan lejos que tienes la sensación que cada libro, o película, o lo que sea es, es una vez más, más de lo mismo. Maus, de nuevo, es mucho, muchísimo más que eso. Maus es el relato de Art Spiegelman sobre su padre, un superviviente al holocausto nazi. Y, para mí, supone el testimonio más duro y doloroso que jamás he leído sobre este tema. Golpea tanto que, a veces, hasta hace daño. El dibujo no es bonito, para nada, en blanco y negro, de trazo nervioso al principio resulta hasta feo. En Maus el hombre ya no es hombre. Cada raza, un animal: los polacos judíos son ratones. Los alemanes, gatos (maus, en alemán). Los americanos, perros. Los franceses, ranas… Así cuenta Art la historia de Vladek, su padre, y sus dos mujeres Mala y Anja, madre de Art, también superviviente al holocausto nazi, que se suicidó cortándose las venas dejando tras sí un reguero de preguntas y ninguna nota con respuestas… De su lectura recuerdo, sobre todo, un momento: Vladek entra en una de las habitaciones en las que los alemanes hacinan los cadáveres de los judíos en Auschwitz y lo que allí ve, y pisa, es absolutamente desolador. Nunca en el cine ni en los libros asistiremos a una descripción tan descarnada y real de lo que allí realmente sucedía. Yo, recuerdo, que me detuve sobre esa viñeta cinco minutos. Sin poder apartar los ojos de semejante horror mientras dos lágrimas enormes resbalaban por mi mejilla. No soy un experta en novela gráfica. Me gusta, pero no soy una experta, insisto. Eso sí, si no habéis leído Maus os recomiendo lo mismo que un entendido en el tema: es uno de esos libros que todo el mundo debería leerse.

8. Fahrenheit 451

La novela de Ray Bradbury es otro clásico de la literatura de todos los tiempos. Me gustaron mucho 1984, de Orwell y Un mundo feliz, de Huxley, los otros dos grandes títulos de la novela futurista. Pero Fahrenheit es aún mejor. A mí me marcó. No sólo es uno de los mejores libros que he leído hasta el momento. Es uno de los mejores que leeré en toda mi vida. Engancha desde el principio… Fahrenheit 451, la temperatura a la que arde el papel… Esos bomberos que no apagan fuegos, que queman libros… Una sociedad idiotizada, alineada por un Gobierno que no quiere que el pueblo piense por sí mismo (y quizá ahora mismo nos suena demasiado a la realidad que vivimos)… Y un bombero que, un día, comienza a hacerse preguntas… Fahrenheit es una novela en cuya trama arden los libros y en realidad supone una oda a los libros. Lo leí hace muchos, muchos años, pero aún recuerdo la fuerte sensación que me produjo. El final te conmociona. A mí al menos me pasó. Siempre leo cuatro o cinco libros a la vez. Con Fahrenheit me ocurrió algo que nunca antes me había pasado: cuando lo terminé dejé de leer cualquier libro en tres días para mascar todo lo que me había enseñado Ray Bradbury con esta novela. Ahora, de hecho, mientras escribo esto, se me pone toda la piel de gallina. Supongo que casi todos lo habréis leído ya, pero si no, hacedme caso: leedlo ya. Te deja sin palabras. Jamás, jamás, jamás lo olvidaréis.

9. After Dark

Con Murakami pasa algo: o te encanta o te horroriza. Yo estoy en el primer grupo. Me enamoré de Haruki en Tokio Blues. Esa fue la primera novela suya que me leí, en la que le descubrí. Pero fue con After Dark con el título con el que me ganó para siempre. He leído absolutamente todo lo que se ha publicado de él en España. Libro que sale, libro que compro. No puedo evitarlo. Y eso lo logró After Dark. Después de Tokio Blues empecé a buscar a Murakami en las librerías. Justo en ese momento se publicó en España esta novela. La compré sin pensar y descubrí a un Murakami mucho más David Lynch que el de Tokio Blues. Me atrapó. Me gusta ese Haruki que le abre la puerta a otras dimensiones, que dibuja personajes solitarios, raros y peculiares, la nostalgia que destilan sus páginas, la doble ventana que se abre en After Dark mientras la protagonista duerme. Después vendrían Sputnik, Kafka en la orilla, Al sur de la frontera, Baila, Baila, Baila, El fin del mundo y… Todos esos títulos que elevaron a Murakami a los altares de mis gustos literarios. Pero After Dark, de todos, siempre será el más especial para mí, aquel que me enganchó por siempre al universo Murakami.

10. Firmin

Este ratón tiene algo que atrapa. Ya lo conté en la crítica de El lamento del perezoso. Firmin enamora, se agarra. Es un libro pequeño que creció de mano en mano, por el boca a boca. Otra oda a la vida, la lectura y sus lectores desde los ojos de un pequeña ratón al que le gusta el cine en blanco y negro y quiere mover su bastón como Fred Astaire. Lo he recomendado y regalado mucho y siempre he acertado. Ese ratón que late con la sensibilidad de una persona es, para mí, uno de los personajes esenciales de la literatura actual. Mañana será un clásico. Estoy segura.

11. El corazón del tártaro

Hace años, cuando mi libro de entrevistas Anecdotario parecía que tendría una segunda parte corrí a entrevistar a Rosa Montero. Rosa Montero tenía que estar en la segunda parte de Anecdotario. Es mi escritora favorita española (después de Dulce Chacón). Jamás puedo aguantar que sus novedades lleguen a la edición de bolsillo. Si lo sacan hoy a la venta, mañana ya está en mi librería. Me gusta muchísimo cómo escribe. Sus historias siempre me envuelven. Vuelvo a la entrevista. Anecdotario II jamás se publicó, pero a mí me dejó las dos mejores horas de charla literaria de mi vida y toda la obra de Rosa Montero en un lugar destacado de mi casa. Antes de entrevistarla solamente había leído La hija del caníbal y Bella y Oscura. En una semana leí a contrarreloj otros cuatro o cinco libros (el último que había publicado hasta ese momento era Historia del rey transparente, que también me gustó mucho, por cierto). Sin duda el que más me gustó fue El corazón del tártaro. Viví a trompicones el descenso de Zarza a los infiernos, su búsqueda, la leí en un suspiro y, cuando la terminé y lo devolví a su sitio en el estante, la historia seguía dando vueltas y vueltas en mi cabeza. Hoy me gustaría no haberla leído aún, descubrirla de nuevo, para volver a disfrutar como la primera vez de la maravillosa experiencia que fue dejarme arrastrar por Zarza en su descenso a los infiernos.

12. Nocilla Dream

Más que una novela, la propuesta de Agustín Fernández Mallo es una experiencia, Nocilla Experience. De hecho así se titula el último libro de esta trilogía que inicia Nocilla Dream. Descubrir Nocilla Dream fue un regalo para mí. Me impactó el estilo de Mallo. Me llamó la atención el título. Lo leí sin demasiadas expectativas. A ver de qué va. Qué propone. Eso de Nocilla como carta de presentación, como poco, es muy llamativo. Mira que a mí no me gusta el dulce, ni en el paladar ni en los libros, pues Nocilla me encantó. Repetiría hasta empacharme de esta primera ración (las otras dos son mucho más flojas, la verdad). Mallo alterna episodios cortitos, a priori sin relación, personajes desamparados, con principios matemáticos y fórmulas químicas. Recuerdo que mientras lo leía pensaba: “Joe, este tío es la leche”. Y luego la historia… Porque sí, al final todo tiene relación, todo gira en torno a ese árbol lleno de pares de zapatos sueltos que saludan al conductor en su camino hacia ningún lugar por la Ruta 66.

Añadir a favoritos el permalink.

11 Comments

  1. Pingback:Middlesex | lakriticona

  2. Pingback:La caza del carnero salvaje | la Kriticona

  3. Pingback:Las mejores novelas de Murakami | la Kriticona

  4. Pingback:El amor de mi vida | la Kriticona

  5. Pingback:Los mejores libros de Gabriel García Márquez - La Kriticona

  6. Pingback:Las mejores novelas de Murakami - La Kriticona

  7. Pingback:El amor de mi vida - La Kriticona

  8. Pingback:El juego de Ender | La Kriticona

  9. Pingback:Cuarenta y cinco libros para regalar en Navidad y no equivocarte | La Kriticona

  10. Pingback:Vanessa Smith

  11. Pingback:Los diecinueve mejores libros que he leído… (hasta el momento) II | la Kriticona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>