Los mejores libros de Gabriel García Márquez

Los mejores libros de García Márquez lakriticona 

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”, así comienza Cien años de soledad…

 

…”Y ahora mismo no sé quién escribe. Si yo o la pena”, así comenzaba esta entrada hace dos días, tras descubrir que la familia de Gabriel García Márquez había emitido un comunicado para decir que la salud del escritor era “muy frágil”. Ahora estoy cambiando el presente por el pasado. Es 17 de abril de 2014, son las 22:00 horas en España, Gabriel García Márquez acaba de morir, su voz acaba de apagarse. El comunicado de su familia sólo podía significar una cosa: que se nos iba uno de los mejores escritores de la historia. Os dejo con las comillas, con lo que escribí hace dos días, cuando os relataba cuáles eran mis libros favoritos del escritor. Perdonadme que no cambie el pasado por presente. No puedo. Hoy me llora el alma. Adiós, Gabo, gracias por dejarnos acá Macondo.

Llevo años, más de una década, esperando la continuación de su biografía, Vivir para contarla. Me compré Memoria de mis putas tristes el mismo día que salió, deseando que fuera un pequeño anticipo de esa segunda parte que, ahora sé, jamás leeré. Hace tiempo que tengo en la cabeza hacer una entrada con las cinco mejores novelas (para mí) de García Márquez. La primera que leí fue en la Facultad de Periodismo, para un ejercicio de Fernando Vallvey. Fue Crónica de una muerte anunciada y me gustó, pero sólo con los años he sabido darle el valor que tiene. Entonces no me enamoró, no me enganchó, no me dio la vuelta al corazón como sí hizo, un año después, en un viaje de ida a Irlanda, Cien años de soledad. Aún recuerdo cómo salté de mi asiento. Cómo me maravilló su frase final. Cómo desde ese día García Márquez se convirtió en uno de mis escritores favoritos. Ahora su familia envía un aviso mundial para decirnos que nos preparemos, que la voz del mejor escritor del siglo XX se apaga, que, parafraseándole, es a él a quien ahora se le está terminando “el tiempo incontable de la eternidad”.

Y yo ahora escribo desde el recuerdo, sin releer, para intentar descubriros algún libro que no conozcáis de este genio colombiano que pintó el mundo de realismo mágico para hacérnoslo a los demás un poquito mejor. Porque cuando uno habla de García Márquez puede enumerar títulos (siempre está entre los escritores favoritos de casi todos), los de sus novelas más conocidas: Cien años de soledad, El amor en los tiempos del cólera, Crónica de una muerte anunciada, El coronel no tiene quién le escriba o Relato de un naúfrago, aunque para mí, referirse a García Márquez es ir más allá, es hablar de un estilo, de esa manera de escribir tan especial que tiene, a medio camino entre la magia y la poesía, que le hace único y universal. Muchos han tratado de imitarle, pero si le copias no te sale. O te pasas de azúcar o suenas vacío. Y es que cómo García Márquez sólo escribe García Márquez.

1. Vivir para contarla

Esta siempre será mi novela favorita de García Márquez. Esa de la que jamás leeré su continuación. En ella, García Márquez cuenta su vida, cómo le llegó el nombre Macondo, la inspiración para escribir Cien años de soledad, cómo por el día escribía reportajes para los periódicos y por las noches leía a Faulkner y desgranaba las grandes novelas de la literatura universal para sacarles las tripas y descubrirles el truco. Está lleno de ternura y de frases inolvidables. Es una lectura absolutamente deliciosa e imprescindible. Un libro que, si te gusta García Márquez, has de leer.

2. Cien años de soledad

De sus novelas más conocidas (¿hay alguna que no lo sea?) para mí ésta es la mejor. El amor en los tiempos del cólera me gustó pero no es ni siquiera una de mis cinco favoritas. Lo mismo me pasa con Crónica de una muerte anunciada (¿dejaremos algún día los periodistas de abusar de ese título en noticias y reportajes?). O con Relato de un naúfrago. Y aquí no quiero hablar de sus novelas más conocidas, sino de esas joyas que también escribió y que merece la pena descubrir o, simplemente, releer. Pero es que Cien años de soledad es, para mí, una de las mejores novelas de la historia. A la altura de El Quijote. Yo la habré leído unas ocho veces y siempre descubro algo que en la anterior se me pasó. Os recomiendo su relectura. Las idas y venidas de los Buendía nunca sonarán a viejas, siempre sorprenden, como la primera vez. Guau. Gracias, Gabo, por esta novela.

3. La mala hora

De este libro apenas recuerdo una nube de pasquines y amenazas. Una guerra del futuro. Un ambiente abrumador. Eso, y que me encantó. Lo leí hace once años, en tres viajes de Metro, con la cabeza metida entre sus páginas, ajena al mundo que me rodeaba. Llegué a La mala hora porque leí toda la obra del colombiano y, la verdad, me sorprendió primero su historia y, después, que no se conozca demasiado. Una joya escondida. Otro regalo de García Márquez. 

4. La hojarasca

Ya os hablé de este libro aquí, cuando hice la selección de los mejores que he leído en mi vida. Y lo elegí por algo parecido a lo que me pasa con La mala hora, que me pareció un libro chiquito pero precioso, una obra de arte de la que nadie habla y que merece igual atención y recomendación que El amor en los tiempos del cólera. De hecho, es la primera en mi lista de novelas por releer de García Márquez. Preciosa.

5. Doce cuentos peregrinos

En 2012, Mondadori compiló todos los relatos de García Márquez en Todos los cuentos. No lo he leído todavía porque prácticamente ya los conozco todos, recogidos en este volumen, en aquel o en el de más allá. Doce cuentos peregrinos fue la compilación que más me gustó. Todo García Márquez está en esas pocas páginas… Y el reguero de gotas rojas que deja El rastro de tu sangre en la nieve es una imagen que, diez años después, aún no me ha abandonado.

Te gustará si: Gabo te gustará. Seguro. Es uno de los escritores favoritos de casi todo el mundo. Y tiro de tópico y de refranero antiguo, pero cuando algo le gusta a todo el mundo es por algo…

No te gustará: Yo no lo sé. De todas sus novelas sólo me costó acabar una, El invierno del patriarca, por su falta de puntos, comas, guiones y demás signos de puntuación, pero eso sí, merece la pena llegar a su final. Acaba con una de esas sentencias lapidarias que te dejan sin palabras, que sólo Gabo puede escribir: “Nunca supo dónde estaba el revés y dónde estaba el derecho de esta vida que amábamos con una pasión insaciable que usted no se atrevió ni siquiera a imaginar por miedo de saber lo que nosotros sabíamos de sobra que era ardua y efímera pero que no había otra“.

Añadir a favoritos el permalink.

6 Comments

  1. Descanse en paz…

  2. Pingback:Stoner | La Kriticona

  3. Pingback:Mi planta de naranja lima | La Kriticona

  4. Pingback:Las palmeras salvajes, William Faulkner por lakriticona | La Kriticona

  5. Pingback:El palacio azul de los ingenieros belgas de Fulgencio Argüelles, por lakriticona.com | La Kriticona

  6. Pingback:Vanessa Smith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>