Memento Mori

  Memento Mori lakriticona blog

  

“El sentimiento de culpabilidad es inherente al pasado, no es más que una reacción defensiva de nuestro subconsciente para evitar afrontar el presente

  

Si César Pérez se apellidara Pereski, su libro, Memento Mori, se vendería a puñados. Esa es la primera sensación que me deja cuando lo cierro. Que el autor no tiene un apellido sueco o exótico, que por eso su libro (el primero de una trilogía policíaca) no llena escaparates como lo hace Camilla Lackberg. La segunda sensación es que me ha gustado, bastante, pero no me ha terminado de llenar. Me parece uno de los mejores libros policíacos escritos en España últimamente, es fantástico, pero siento que le falta algo, no sé muy bien qué, para llegar a ser uno de esos libros que no se despegarán jamás de mi cabeza.

Y, si Memento Mori, está bien. Suena aún mejor. Eso es algo que me ha gustado. Su playlist. Todas esas canciones que escucha uno de sus protagonistas, Augusto, y que llenan el libro desde la primera página. Y es que César Pérez tiene un gusto muy afín con el mío. Love of Lesbian, Depeche Mode, Vetusta MorlaThe Cure. Todos son grupos que suenan una y otra vez en mi iPod y que laten ahí, en sus páginas. Las que no conocía, además, me las escuchaba mientras leía. Y no podía hacer más que asentir, asentir y pensar: “Mmm, me gusta sí” (os dejo aquí la lista completa en Spotify).

Eso es una de las cosas que más me ha gustado del libro. Su gusto musical. Y lo bien que César Pérez acopla la música a la historia.

Sin embargo, insisto, me falta algo. Memento Mori tiene giros fantásticos. La trama está bien armada. Sus personajes son inteligentes. Me encantan sus apuntes metaliterarios (Joyce, Kafka), pero hay algo que me chirría, como si una esquina del puzzle estuviera mal dispuesta. Un nombre se me viene a la cabeza: Carapocha. Hasta que apareció me bebía el libro, súper intrigada con todo lo que pasaba. Un asesino frío y metódico que mata a una joven ecuatoriana a la que, entre otras cosas, le introduce una poesía en la boca y le corta los párpados con unas tijeras de podar Bonsais. Un Policía rudo, que me recuerda un poco al Wallander de Mankell, Valladolid de fondo, un relato a caballo entre la mente (y las razones) del asesino y la búsqueda del agente.

Pero Carapocha no sé, me parece como metido a la fuerza, y eso que me gusta el personaje, pero me cansó su enumeración exhaustiva de crímenes y criminales en serie. Ya lo he leído en los periódicos. No me hace falta tanto. No sé, sentí que era como justificarse. Al libro no le hace falta. Creo que entorpece la trama, la lectura. Quizá fue eso lo que provocó que la parte intermedia se me hiciera un tanto pesada.

Y luego, al final, me lié un poco. Pilates. Orestes. No sabía qué pasaba. A quién. Sin embargo, a partir de la página 300 no levanté la cabeza del libro hasta que no lo terminé. César Pérez tiene un talento brutal para escribir y contar historias. Muero de ganas de empezar la segunda parte de la trilogía (que seguramente me hará entender el final que no logré captar del todo). Le veo mucho futuro a este escritor. Memento Mori es una primera novela, casi, perfecta.

  

Te gustará: Te sorprenderá lo bien armada que está la trama y alguno de sus giros que te dejan, literal, con la boca abierta. Si quieres léertelo, puedes comprártelo en papel pinchando aquí o, si lo prefieres en formato digital, aquí.

No te gustará: El personaje de Carapocha es muy interesante, sin embargo, a mí me chirrió un poco y la parte que describe exhaustivamente asesinos en serie se me hizo especialmente pesada.

Añadir a favoritos el permalink.

4 Comments

  1. Pingback:Memento Mori en lakriticona.com | la Kriticona

  2. Patri… me ha encantado, redondo!;)

    • Te ha gustado! Qué alegría! Hay puntos oscuros que a mí me hicieron desconectar pero es de lo mejor de novela negra que se ha escrito en España en tiempo, verdad? Un besazo enorme Laura!

  3. Pingback:Vanessa Smith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>