Nos vemos allá arriba

Nos vemos allá arriba by lakriticona

   

“Toda historia necesita un final, es ley de vida. Puede ser trágico, insoportable, ridículo, pero siempre hay uno”

 

Al fin lo terminé. Y digo al fin porque me ha llevado casi semana y media hacerlo, leerme este libro de Pierre Lemaitre, Nos vemos allá arriba, considerada su mejor obra. Ningún libro suele costarme tanto. Enseguida me engancho. Y cuando logro empatizar no hay nada que me haga despegar la cabeza hasta que lo termino. Y Nos vemos allá arriba está bien, sobre todo de la mitad en adelante, cuando la trama se acelera, pero no me ha ensimismado, emocionado o flipado. Leía más por saber, y un poco inquieta (Lemaitre es un maestro en construir agonías), porque no sabía adonde narices iba todo. Si los malos iban a pagar, si los buenos iban a salvarse. Así que me deja fría. Ni fú ni fá. Eso sí, tengo claro que Nos vemos allá arriba es un libro que crecerá en la distancia, por eso lo incluyo en mi lista de Recomendables. Porque sé que dentro de unos meses volveré a pensar en él y lo recordaré, y entonces mis sensaciones serán mejores que ahora, que acabo de terminarlo, y que me ha costado tanto.

Nos vemos allá arriba fue Premio Goncourt (el más importante de Francia). Me lo recomendó mi querido amigo del confín del mundo. Y mi querido Javi. Pero… No me ha terminado de enamorar. Quizá la temática: la guerra, las trincheras, los hospitales, las secuelas. Algo que así, a priori, no me llama, no me atrae demasiado. Eso provocó que me costara mucho, horrores, meterme. Llevaba ciento cincuenta páginas y leía interesada pero no arrastrada. Creo que es un libro que puede gustarle más a los hombres que a las mujeres. Aún no conozco a ninguna chica que se lo haya leído. Me gustaría hacerlo, saber su opinión, si le provocó la misma sensación que a mí. Si le costó meterse.

“Hasta las mayores alegrías dejan un poso de tristeza. En toda experiencia hay siempre un sentimiento de carencia”

Me gusta mucho como escribe Lemaitre (aunque me gusto más en el sorprendente Vestido de novia) pero a veces se hace tan pegajoso que sientes un agobio real. El ahogamiento de Albert, al comienzo del libro, me resultó horroroso. No acabé de leerlo, incluso. No pude. Como si fuera yo la que estuviera metida en ese hoyo, bajo ese ataúd de tierra. Y tampoco entendía porque Lemaitre mataba a su protagonista en la página diez. Luego sí, claro. Pero esa muerte es agobiante. Y la clave de todo. Lo que une para siempre a Albert y Edouard, una muerte-no-muerte que convierte en un desgraciado timorato a uno y le arranca las piernas y parte de la cara a otro. El tercer personaje fundamental es Pradelle, el gran ganador de esta guerra, ese general sin escrúpulos, cuya frialdad te revuelve, literal, las tripas. Su única obsesión es devolverle a su apellido el lustre perdido. Y está dispuesto a todo por ello.

Leemos su tránsito en los hospitales, la búsqueda agónica de la morfina, los frágiles pies de barro que tienen las mentiras, los desmanes de la guerra, el laberinto al que te lleva una decisión desacertada, la tumba al soldado desconocido en París, la tragedia de filas y filas de cementerios llenos de secretos que hay que desenterrar, el peso de la culpa, de las cosas que no se dicen, que se convierten en hielo que estallan las familias desde su mismísimo corazón. Pero sobre todo, Nos vemos allá arriba, es un libro que habla sobre la amistad y de las cosas que podemos llegar a hacer por los demás que ni siquiera haríamos por nosotros mismos.

“Nada es del todo real ni del todo cierto. Lo que ves no es exactamente la realidad, tus ideas son volátiles, vives en un sueño, en una historia que no es del todo la tuya. Y el mañana no existe”

Estas son las líneas maestras de esta novela que va acelerando poco a poco su ritmo (e introduciendo personajes fascinante como Merlin, ese empleado del ministerio de aspecto vomitivo pero moral intachable y que a mí me hacía pensar en el pingüino del Batman de Tim Burton) hasta esa última escena en la que, mientras, lees, te parece estar escuchando una hilarante y alocada pieza final de una orquesta.

Alucinante. 

Aún así, a pesar de que el final sabe a dulce (sólo aduciría un fallo: se veía venir…) creo que dentro de un tiempo cuando piense en Nos vemos allá arriba no entenderé porque no me gustó demasiado, porque me costó terminarlo (me estoy emocionando ya escribiendo sobre él…). Eso sí, es ideal para regalárselo a un hombre. Una gran obra. Bien escrita, pensada, documentada, elaborada, pero que, quizá, a mí me llegó en un momento que no era mi momento. Quizá sólo sea eso.

  

Te gustará: Creo que puede ser un libro ideal para hombres lectores. Dos de ellos, de muy buen criterio además, me lo recomendaron. Si os apetece descubrirlo, podéis comprarlo en este enlace.

No te gustará: A mí me costó meterme. Aunque Lemaitre escribe francamente bien. Un escritor al que seguir.

Añadir a favoritos el permalink.

11 Comments

  1. ¡Hola!
    Lo tengo mirado desde hace un tiempo, desde que sé de su existencia. Y la verdad es que le tengo muchas ganas. Aunque no te haya entusiasmado del todo creo que le daré una oportunidad. Lo que no me gusta tanto es que el final se viera venir… Eso no me convence.
    Un beso

    • Por favor, me encantaría saber qué opina otra mujer de esta novela. Es que al principio se me hizo un poco pesada, me costó mucho meterme. No sé si también es por la comparación con Vestido de novia, un libro que te mete en la trama desde la primera letra. Así que, por fa, cuando lo leas compartimos impresiones! Un beso enorme!

  2. Pingback:Nos vemos allá arriba en lakriticona.com | la Kriticona

  3. Como siempre… excelente análisis, tu amigo del confín del mundo!!! Besooooooo

    • Me dio mucha pena no llegar a enamorarme de él como tú, pero es que me costó tanto meterme… De momento, gana Vestido de novia :) A ver Álex. Un besote

  4. joer…pues me frenas en seco, porque lo tenia previsto para casi ya.. vestido de novia me gusto mucho la verdad y si encima este traia premio y todo pensé que estaria como poco a su altura..pero ya veo que no..asiq me acabo/as de achantar…ajajajajaj
    nada…tendra que esperar.. :)
    un bessssssso Patri! <3

    • Es que Vestido de novia te atrapa desde la primera línea, pero este te cuesta mucho meterte. A mí al menos me costó. Pero léetelo. A ver qué te parece a ti. Tienes mucho criterio lector y me encantaría saber qué le ha parecido a otra chica. Si fue cosa mía o realmente es la temática que no termina de atraparte! Un beso enormeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

  5. Pingback:Vanessa Smith

  6. Es gracioso lo que dices porque me he leído la novela en dos días y hasta donde sé, soy mujer. Es más gracioso aún porque la vi por casa, le pregunté a mi madre si valía la pena y me dijo que a ella le había encantado.
    A mí me ha gustado tanto que no he podido parar hasta terminarla. Me resulta curioso que escribas mal el nombre de Pradelle siendo un personaje tan importante de la trama.
    Porque hable de la guerra no indica forzosamente que se trate de un libro para hombres. En esa guerra reciben todos, hombres y mujeres (estoy pensando en Madeleine).
    Quizá lo que más me ha chocado es que escribas que el libro mejora de mitad hacia adelante cuando el principio es, a mi entender, el plato fuerte de la obra.
    Coincido contigo en que es una novela angustiosa y que el final es algo insulso. A mi gusto merecía un final menos previsible.
    Lo verdaderamente bueno de la novela es que consigue transportarte a las trincheras y al París de la post-guerra y consigue que el devenir de los protagonistas te importe.
    Para mí eso ya es mucho teniendo en cuenta los tochos ultrasobrevalorados que se convierten en best-sellers.
    En resumen: Un buen libro, muy bien escrito, de trama interesante y de espectacular arranque. Se agradece aprender sobre la Gran Guerra y no de la tan trillada Segunda Guerra Mudial.

    • Gracias por tu comentario. No digo que por ser mujer no te tenga que gustar, sino que pienso que es un libro que puede gustarle más a ellos. Y gracias por lo de Pradelle! A veces se me van los nombres y, ojalá, tuviera todo mi tiempo para dedicárselo al blog y que cada entrada fuera impoluta! Un beso!

  7. Pingback:Cuarenta y cinco libros para regalar en Navidad y no equivocarte | La Kriticona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>