El azul es un color cálido

El azul es un color cálido by lakriticona    

“Quiero hacerlo todo contigo. Todo lo que pueda hacerse en una vida”

   

Si te quieres leer este libro puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro

Si se entiende por obra maestra una novela imperdible, El azul es un color cálido, es de esas. Su hondura y su intimidad te tocan, directo, el corazón. Es tan de verdad todo lo que rezuman sus páginas que te quema por dentro, como si las palabras fueran ácido que lo arrasa todo a su paso. Tenía ganas de leer la novela gráfica de Julie Maroh desde el mismo instante en el que escuché hablar en Días de Cine sobre La vida de Adele, quizá una de las películas más maravillosas que veré jamás en mi vida (aquí en este enlace os dejo su reportaje). Y, ¿sabéis?, la película es buena pero el libro es aún mejorMás…

Las chicas de campo

Las chicas de campo lakriticona blog

“Después, cuando me besó, mi cuerpo se transformó en lluvia”

   

Las chicas de campo es un libro delicioso. Con el toque romántico de las novelas de Jane Austen y la crudeza que palpita en las páginas de una novela de Richad Yates (sobre todo entre las de Las hermanas Grimes). A ratos, la novela de Edna O’Brien también me ha recordado a Carver, capaz de crear tensiones sin que en realidad pase nada. Y es que lees y te parece que sobre la cabeza de Caithleen, su protagonista, se está formando un cielo cargado de nubes de negras a punto de estallar. Más…

La vida cuando era nuestra

La vida cuando era nuestra marian Izaguirre lakriticona blog   

“Creo que ya he dicho lo desapercibidas que podemos llegar a ser las mujeres cuando la vejez nos viste por fuera”

    

Ay, ¡cómo me ha gustado este libro! Y eso que cuando empecé a leerlo, su sinopsis me echó un poco para atrás. Estoy un poco harta de leer novelas sobre la guerra. Y en este caso, La vida cuando era nuestra, oscila entre dos: entre la I Guerra Mundial y la Civil española, para contar las consecuencias de una y otra en dos mujeres: Alice y Lola. Una frase, sin embargo, me animó a leerlo. Era la última: “La vida cuando era nuestra es una espléndida apuesta, y basta con leer unas pocas páginas para darse cuenta de que es un libro muy especial, la novela ideal para descubrir que un día sin leer es un día perdido“. Y, ¿sabéis?, estoy complemente de acuerdo. Esta novela de Marian Izaguirre es una de las mejores que he leído últimamente. Más…

Llámame por tu nombre

Llámame por tu nombre lakriticona

“Consigues que me guste quién soy y en lo que me convierto cuando estás conmigo”

  

Ay, pienso mientras cierro Llámame por tu nombre de André Aciman. Ay. Y dos goterones caen por mis mejillas. Y el estómago se me anuda. Ay. Qué libro tan hondo, intenso y bello. Ay. Qué amor tan de verdad, de esos que te mueven todas las estanterías (como diría mi amiga Blanca Benavent), que te cruza, que te parte, como una línea meridiana. Ay. Ese amor prohibido por la edad (un chico de 15 años, un joven de 22) y las convenciones sociales (dos hombres, no hombre y mujer). Un libro lleno de una ternura infinita que te va empapando el alma como lluvia fina de una tarde gris de octubre.  Más…

Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End

Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End 

“Aquella casa ya no existe. Ni aquel altillo (…) Tampoco la puerta del baño, ni las frases de aquella novela escritas con acrílico en la pared del comedor. Y tú ya no volverás a coger trenes per venire da me”

  

Si te quieres leer ‘The End’ puedes comprarlo en este enlace a La casa del libro

Y, de repente, aparece una novela que parece escrita sólo para ti. Cada frase, cada letra. Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End, de Paula Bonet. Oh. No encuentro aún las palabras que puedan describir este libro. No, libro no. Esa palabra se le queda chica. Esto es algo más. Es arte. O magia. Es su papel satinado. O, quizá, las bellas, bellísimas ilustraciones con las que Paula Bonet completa los relatos. O la prosa poética con la que narra todo eso que escinde en dos la palabra nosotros, que vuelve a dejarla en dos piezas que ya no encajan: tú y yo., que te alejas. O yo, que me voy. Más…

Libros de verano

Libros de verano lakriticona blog  

Mañana me voy de vacaciones y espero no tener que sentarme delante de un ordenador hasta el 19 de agosto, por lo que no actualizaré el blog en este tiempo. Llevo varios días pensando en un post especial, lleno de esos libros que en verano nos entran mejor (lo contaba Babelia en este maravilloso reportaje). En mi maleta, por primera vez en mi vida, no hay libros, pero sí lectura. Abrazo el eBook, a ver qué tal combina con la playa. Estoy terminando Memento Mori, de César Pérez Gellida, un libro interesante, con buena letra y mejor música, ideal para estos días. Después de redescubrir a Machado, el cuerpo me pide Miguel Hernández. Me llevo toda su poesía. Esta mañana me compré La venganza se viste de Prada, uno de esos libros banales pero entretenidos ideales para el verano (El diablo se viste de Prada me entretuvo mucho en su día) y también tengo ganas de Benjamin Black, de James Salter y de Lumbanico. Me esperan, además, otros 360 libros en mi eBook… Os los contaré todos a la vuelta. Y, para vosotros, ¿cuál es el libro que no puede faltar en una maleta de verano? Mientras, aquí os dejo mis recomendaciones. Oye, a ver si alguno se hace hueco en la vuestra. ¡Feliz verano!

Más…

Cuatro libros para leer en San Valentín

San Valentin lakriticona

 

“No se daban cuenta de que empeñarse en soplar unos recoldos que están casi extinguidos no deviene más que en agotamiento, y a continuación en hastío, y más tarde en aversión y, finalmente, en una fría batalla de aniquilamiento y conquista que dio en un matrimonio deshecho, un hijo a medias, un divorcio en diligencias y rencores varios”, de Cómo el amor no transformó el mundo, Ignacio del Valle

 

Nunca me ha gustado el día de San Valentín. Es un día horroroso, falso. Si no tienes pareja lo aborreces porque te recuerda precisamente eso, que nadie te espera en casa, que nadie te va a regalar una rosa, que nadie te va a llamar para decirte: “Te quiero, feliz día de San Valentín“. Si la tienes tampoco es mucho mejor. Te obliga a comprar una rosa, a decir “Te quiero, feliz de San Valentín” aunque estés enfadado, aunque ya no quieras. Un día de marca, un día de azúcar, un día creado por las grandes empresas para obligarte a salir a la calle, quitarte la pereza invernal de encima y comprar, de eso se trata. Comprar con la excusa del amor. Comprar para regalar. Comprar mientras besas. Comprar. Por eso he escogido estos cuatro libros de mi biblioteca. Cuatro libros que más que hablar de amor hablan del desamor, de las relaciones de verdad, de lo que pasa después de que la chica escoja al chico y la pantalla se funda a negro. Cuatro libros para leer en San Valentín si a ti también te parece un día horrible, un día de márketing, un día en el que sólo piensas una cosa: que pase rápido. Más…