Nada

Nada Carmen Laforet lakriticona

 
“Si aquella noche -pensaba yo- se hubiera acabado el mundo o se hubiera muerto uno de ellos, su historia hubiera quedado completamente cerrada y bella como un círculo’. Así suele suceder en las novelas, en las películas; pero en la vida… Me estaba dando cuenta yo, por primera vez, de que todo sigue, se hace gris, se arruina viviendo. De que no hay final en nuestra historia hasta que llega la muerte y el cuerpo se deshace…”

    

Nada ha sido un puñetazo en el estómago. Un libro que has estudiado, del que estás harto de oír hablar. Y, sin embargo, ahora me pregunto por qué he estado tantos años sin leerlo. Podía haberlo hecho hace quince, cuando en el colegio nos contaban que Carmen Laforet había ganado la primera edición del Premio Nadal (1944) con 23 años y esta novela llena de nada, triste y gris, que retrata la España después de la guerra, sus secuelas, y te impregna el alma de un desasosiego que no se va cuando la acabas. Creo que Andrea ya es un personaje que nunca me abandonará del todo. Melancólico y lánguido, como el poso de una guerra, como una mancha cuyo cerco nunca se diluye. Más…