Cuatro libros para leer en San Valentín

San Valentin lakriticona

 

“No se daban cuenta de que empeñarse en soplar unos recoldos que están casi extinguidos no deviene más que en agotamiento, y a continuación en hastío, y más tarde en aversión y, finalmente, en una fría batalla de aniquilamiento y conquista que dio en un matrimonio deshecho, un hijo a medias, un divorcio en diligencias y rencores varios”, de Cómo el amor no transformó el mundo, Ignacio del Valle

 

Nunca me ha gustado el día de San Valentín. Es un día horroroso, falso. Si no tienes pareja lo aborreces porque te recuerda precisamente eso, que nadie te espera en casa, que nadie te va a regalar una rosa, que nadie te va a llamar para decirte: “Te quiero, feliz día de San Valentín“. Si la tienes tampoco es mucho mejor. Te obliga a comprar una rosa, a decir “Te quiero, feliz de San Valentín” aunque estés enfadado, aunque ya no quieras. Un día de marca, un día de azúcar, un día creado por las grandes empresas para obligarte a salir a la calle, quitarte la pereza invernal de encima y comprar, de eso se trata. Comprar con la excusa del amor. Comprar para regalar. Comprar mientras besas. Comprar. Por eso he escogido estos cuatro libros de mi biblioteca. Cuatro libros que más que hablar de amor hablan del desamor, de las relaciones de verdad, de lo que pasa después de que la chica escoja al chico y la pantalla se funda a negro. Cuatro libros para leer en San Valentín si a ti también te parece un día horrible, un día de márketing, un día en el que sólo piensas una cosa: que pase rápido. Más…

La vida era eso

La vida era eso Carmen Amoraga lakriticona

   

“El mundo siempre sigue girando, se marche quien se marche”

     

Qué ganas tenía de leer algo nuevo de Carmen Amoraga. Cómo me alegró que La vida era eso ganara el Premio Nadal 2014. Me gusta esta escritora. Su estilo de frases cortas y directas, sus personajes, que no me abandonan. Giuliana tardará en marcharse. Guiliana y su duelo. Ese pesar en el cielo de la boca. Ese quintal atado a los pies. El dolor y el miedo. La muerte, irreversible y definitiva. El mañana sin ancla. Uf. Una novela triste, más de trescientos sesenta y cinco días de ausencia que, sin embargo, se alzan como un canto a la vida, al encontrar razones para seguir adelante cuando hasta el alma pesa. Interesante. Si aún no has leído nada de Amoraga, puedes comenzar por aquí. Te gustará. Giuliana se meterá también en tu cabeza. Buscarás a esta escritora, su apellido, en los estantes de las librerías y bibliotecas, como me pasó a mí tras descubrirla en Algo tan parecido al amor hace siete años. Más…