Vía revolucionaria

Revolucionary Road lakriticona

 

“Para hacer algo absolutamente serio, algo de verdad, al final resultaba que tenías que hacerlo tú solo”

Me recomendaron la lectura de Las hermanas Grimes y Vía Revolucionaria a la vez. Dos títulos atados a un nombre, el de Richard Yates, un escritor estadounidense, nacido en Nueva York en 1929, que murió en Birmingham (Alabama) en 1992 y casi en el olvido, después de que su novela, Vía Revolucionaria, ésta fuera un éxito de crítica y público. Hace unos años, su adaptación cinematográfica, que supuso volver a juntar a Leonardo Dicaprio y Kate Winslet (tras Titanic), provocó fiebre por Yates y, por tanto, su recuperación para el gran público. Menos mal. Más…

El guardián invisible

 El guardián invisible Dolores Redondo lakriticona

 

“Una puerta, Amaia, las puertas no hacen daño, pero lo que puede entrar a través de ellas sí”

  

Tenía ganas de leer esta novela. Desde hace algunos meses, allá donde miraras, la veía. La portada ya es inquietante. Esa mano, el bosque. Las críticas, además, acompañaban. El boca-oído, la gente. Y casi todas eran favorables, empujaban a leerla. Publicada el 15 de enero de 2013, El guardián invisible es la primera parte de la Trilogía del Baztán de Dolores Redondo. Y me ha gustado. Hay tramos en los que mucho, además, pero también muchos otros en los que me ha decepcionado. Por eso, ahora, no sé muy bien cómo catalogarla. Si me da frío o calor. Más…

Cuando yo tenía cinco años, me maté

Cuando yo tenía cinco años me maté lakriticona 

“Se ha topado con el enemigo, y el enemigo somos nosotros”

 
Blackie Books es una editorial diferente. Su amor por los libros se palpa. Sólo tocarlos y ya se siente en sus solapas. Cuidadísimas. Preciosas. Diferentes. A mí me ganaron para siempre con Cosas que los nietos deberían saber, autobiografía del cantante de Eels y uno de los mejores libros que yo me he leído en la vida (de esos que golpean como un puño americano y te dejan sin respiración). Desde que lo leí, en enero de hace dos años, cuando veo una novedad de Blackie Books la sopeso, la analizo, la pienso. Cuando yo tenía cinco años, me maté me llegó gracias a La Central (una vez más). Allí lo leía otro de mis libreros, Luis, una mañana que me acerqué con ganas de novedades. Sólo llevaba cincuenta páginas pero ya tenía pálpito de que ese era un libro especial. No hace falta ni tocarlo. Basta con posar los ojos en ese niño de chubasquero amarillo y peluche en la mano, detenido en el centro de un paso de peatones, con los ojos perdidos en un lugar que sólo podrás descubrir si metes la cabeza en su cabeza, entre sus páginas. Más…

Frankenstein

Frankenstein

 

“Tú eres mi creador, pero yo soy tu dueño”

  

Ya es la segunda vez que Rosa Montero me lo hace, que termino un libro suyo y comienzo otro del que ella me habla. Me pasó con Nada, nada más terminar La ridícula idea de no volver a verte. Me ha vuelto a suceder ahora, con Frankenstein después de leer El amor de mi vida. Había tenido la novela de Mary Shelley en las manos varias veces. Tenía ganas de leer Frankenstein, uno de esos símbolos de la infancia. Ese monstruo que no da miedo, que uno siempre vincula a la mirada triste y torturada de los primeros Frankenstein del cine o a la sonrisa tierna y socarrona del de la Familia Adams. Pero lo cogía, leía dos páginas y lo dejaba. No terminaba de meterme en la historia. Ya te la sabes. ¿Qué podía aportarme? Más…

Misión olvido

Mision olvido lakriticona María Dueñas

  

“El tiempo había separado nuestros caminos y quizá el músculo de la cercanía había perdido vigor. Pero quedaba la huella, los posos de una vieja complicidad”

   

Misión olvido… Parafraseando el título, es una novela para, mejor, olvidar. Y al instante. No miento si digo que quizá sea una de las peores que he leído en la vida. Y lo siento por María Dueñas, su autora, porque me cae genial y me parece que le pone el alma a las cosas, y es simpática, y escribe bien, y me alegra muchísimo su éxito, pero muchísimo de corazón, pero lo que no puedo negar es que Misión olvido es una novela sosa, aburrida, sin argumento ni demasiado sentido. Imaginaba que después del terremoto editorial que fue (y aún es) El tiempo entre costuras, la segunda novela de María Dueñas no serían tan buena, pero… ¿esto? Más…

En la orilla

En la orilla lakriticona Rafael Chirbes

  

“Sólo cuando estás en la ruina descubres que hay que comer todos los días, fíjate qué bobada. Pues claro. Eso lo sabe todo el mundo. Lo que en condiciones normales ni siquiera adviertes, cuando no tienes un euro en el bolsillo se convierte en tu gran aventura: to-dos-los-san-tos-dí-as-hay-que-co-mer”

  

El día que terminé En la orilla, dormí mal. Me ahogaba una pesadilla gris, una mano podrida me agarraba el cuello y por más que yo tirara no me soltaba, no me dejaba, mientras un rastro de pieles sueltas y gusanos se quedaba entre mis dedos. Desperté con la sensación de que alguien se había comido mis entrañas con una cuchara y me hubiera dejado vacía, como si en mi interior sólo hubiera una tierra inhóspita y devastada como en esas fotografías de la superficie de Marte, como si no hubiera nada. Eso es lo que me ha dejado esta lectura. Un puñado de lágrimas a punto de estallar en la garganta. Qué libro tan duro. Una dureza terrible y descarnada que te muerde con una brutalidad intensa porque eso que lees es una radiografía exacta de lo que ahora vivimos. Esta terrible resaca que no se va llamada crisis. La crisis y sus secuelas. El derrumbe de una sociedad que boquea en la orilla sin salvación ni esperanza. Más…