La habitación oscura

La habitación oscura lakriticona

  
“…hasta llegar otro sábado: decisivo por estar lo suficientemente cerca de aquel día como para mantener en tensión el deseo, pero lo bastante lejos como para arriesgar su extinción si dejábamos pasar otra semana…”

  

La primera vez que escuché hablar de La habitación oscura de Isaac Rosa supe que ese libro era para mí. Me parecía fascinante su punto de partida, su propuesta, una trama que gira en torno a una habitación oscura, sellada, una habitación en la que está prohibida la palabra, donde el fundido negro sirve para quitarse la ropa y también para cobijarse. La habitación oscura me sonaba a prohibido, a juego, a experimento y moría de ganas de entrar y de probarla. Y…, sin embargo…, al final me ha sabido a poco. Más…

La caza del carnero salvaje

La caza del carnero salvaje lakriticona blog Murakami

   

“-Las células se renuevan cada mes. Ahora mismo está ocurriendo -me respondía, poniendo ante mis ojos el delicado dorso de su mano-. Casi todo lo que crees saber de mí no pasa de ser pura rememoración de algo pasado”

   

Adoro a Haruki Murakami. Ya lo había dicho antes, pero cuando cerré La caza del carnero salvaje repetí una y otra vez durante treinta segundos: “Hijo de puta, hijo de puta…“, expresión que en ese momento contenía toda mi admiración hacia el japonés como algo físico y tangible. Y eso que mi relación con este libro no ha sido idílica precisamente. De hecho, lo compré hace tantos años que ya no recuerdo ni exactamente cuándo. Intenté leerlo tres veces antes de ésta y siempre, en todas, acabó relegado en la columna de los libros que se me atragantan. Sitio del que, por cierto, quizá no hubiera salido jamás. Pero la lectura de Baila, Baila, Baila lo convirtió en un fijo en mi maleta este verano de 2013 en el que, literariamente, decidí llevarme sólo libros a medias y cuya lectura, sabía, era imprescindible. La caza del carnero salvaje era el primero. El único libro de mi idolatrado Murakami que había sido incapaz de leer. Pues ahora ya es, con Tokio Blues, uno de mis favoritos.

Más…