Personajes secundarios

 Personajes secundarios by lakriticona

  

“Así, Elise fue un momento en la vida de Allen. En la de Elise, Allen fue una eternidad”

    

Puedes comprar ‘Personajes secundarios’ en este enlace de La Casa del Libro

Hay libros que uno lee y olvida. Otros, sin embargo, no se sabe muy bien por qué se quedan prendidos en tu cabeza. Un personaje, la historia, un principio o un final. Hay algo que se queda para siempre en ti. Pero hay libros aún mejores, que, incluso, van más alla: son libros que lees con papel y lapiz, para subrayar, para apuntar. Y estos, estos sí que le ganan para siempre la batalla al olvido. Pasa el tiempo, y lo recuerdas casi todo. Personajes secundarios, de Joyce Johnson, es de estos últimos. Más…

En el camino

 IMG_9091  

“La única gente que me interesa es la que está loca, loca por vivir, loca por hablar, loca por salvarse, con ganas de todo al mismo tiempo, la gente que nunca bosteza ni habla de lugares comunes, sino que arde, arde, arde”

    

Si te quieres leer ‘En el camino’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

En el camino era uno de esos libros que siempre que veía, pensaba: “Me lo tengo que leer, pero…”. Pero me habían dicho que era tostón. Que se hacía largo. Que no pasaba nada. Que era uno de esos libros candidatos a quedarse a medias. Y no quería que me pasara eso. Porque, por otro lado, también me habían dicho (Fede) que esta novela era uno de los mejores libros de su vida, de esos (M. Eu) que te cambian. Obra maestra, vamos. Cuando comencé a preparar mi maleta para la Ruta 66 lo tuve claro. Había llegado mi momento On the road. Este libro de Jack Kerouc ayudó a miticar esta carretera. Si había un momento para leerlo, era este. Y estoy con M. Eu y Fede, es un libro impresionante.

Más…

Trópico de Capricornio

Trópico de Capricornio de Henry Miller laKriticona Blog

  

“Hay coños hechos de pura alegría que no tienen nombre ni antecedentes y éstos son los mejores de todos”

  
Trópico de Capricornio era una de mis cuentas pendientes. Uno de esos libros que sabes que es un Clásico y, sin embargo, te parece un peñazo. La primera vez que lo intenté tenía veinte años y no pasé de la primera página. ¡Y yo que me creía lectora! Una página y tuve que leerla dos veces para ordenar las palabras de Henry Miller en mi cabeza. Más…