Los años de peregrinación del chico sin color

Los años de peregrinación del chico sin color lakriticona Murakami

   

“En aquella época creíamos ciegamente en algo, éramos capaces de creer ciegamente en algo. Esa emoción no puede haberse desvanecido del todo”

  

Los años de peregrinación del chico sin color no es la mejor novela de Haruki Murakami pero está bien. Alejada del surrealismo que salpica cada página de 1Q84, por ejemplo, esta es una obra dulce, se lee bien, rápido, y a mí me ha gustado, pero no deja de parecerme una historieta al lado de la profunda obra del japonés. No tiene demasiados nudos ni subtramas. No hay pozos secos. Ni gatos. Ni apenas jazz. Pero está bien para catar, para posar el primer pie en el mundo pop del japonés. Porque eso está ahí. Como un latido, en cada una de sus páginas. Los años de peregrinación, entonces, es una novela adecuada (corta, con una historia sencilla, pero contada por Murakami, es decir, un sota-caballo-rey al estilo culto-pop) para regalársela a alguien que no conozca su universo y quiera hacerlo, para introducirlo sin que alucine y se atragante, sin que huya de los pozos secos, los gatos sueltos y esas páginas que destilan jazz. Más…

Las mejores novelas de Murakami

Las mejores novelas Murakami lakriticona

  

“No quiero que entiendan mis metáforas ni el simbolismo de la obra, quiero que se sientan como en los buenos conciertos de jazz, cuando los pies no pueden parar de moverse bajo las butacas marcando el ritmo”

 

Estamos a unas horas de conocer el nombre del Premio Nobel de Literatura 2013. Haruki Murakami es favorito otro año más y ya van diez. Sin embargo, como bien dice mi amigo Fernando Ruiz, “este año es el año de Japón“. Y yo también siento ese pálpito. Creo que ha llegado el momento en que le den el Nobel a Haruki. Murakami merece el Nobel. Lo ronda desde hace tiempo, pero yo creo que ha llegado su momento (quizá cuando publique esto, las palabras tengan validez unas pocas horas porque el premio se lo habrán dado a vete tú a saber quién* y yo me haya quedado una vez más desilusionada, enfadada y con cara de tonta). Más…

La caza del carnero salvaje

La caza del carnero salvaje lakriticona blog Murakami

   

“-Las células se renuevan cada mes. Ahora mismo está ocurriendo -me respondía, poniendo ante mis ojos el delicado dorso de su mano-. Casi todo lo que crees saber de mí no pasa de ser pura rememoración de algo pasado”

   

Adoro a Haruki Murakami. Ya lo había dicho antes, pero cuando cerré La caza del carnero salvaje repetí una y otra vez durante treinta segundos: “Hijo de puta, hijo de puta…“, expresión que en ese momento contenía toda mi admiración hacia el japonés como algo físico y tangible. Y eso que mi relación con este libro no ha sido idílica precisamente. De hecho, lo compré hace tantos años que ya no recuerdo ni exactamente cuándo. Intenté leerlo tres veces antes de ésta y siempre, en todas, acabó relegado en la columna de los libros que se me atragantan. Sitio del que, por cierto, quizá no hubiera salido jamás. Pero la lectura de Baila, Baila, Baila lo convirtió en un fijo en mi maleta este verano de 2013 en el que, literariamente, decidí llevarme sólo libros a medias y cuya lectura, sabía, era imprescindible. La caza del carnero salvaje era el primero. El único libro de mi idolatrado Murakami que había sido incapaz de leer. Pues ahora ya es, con Tokio Blues, uno de mis favoritos.

Más…