Los libros más buscados en 2014

Los cinco libros más buscados en lakriticona.com en 2014

   

Acaba 2014 y ha sido un año increíble para lakriticona.com. Sólo puedo deciros: ¡GRACIAS! Este blog sería imposible sin vosotros. Me dais aliento para seguir escribiendo sobre lo que leo. Vuestro cariño es lo que me empuja semana a semana a sentarme delante del ordenador y hablar de libros. Esto, lakriticona, no existiría sin ti. Por eso la última entrada del año la habéis hecho vosotros. Porque estos que os enumero a continuación son los diez libros que más habéis buscado en el blog, las entradas más leídas. A partir del lunes que viene (5 de enero) volveré a publicar las entradas de lunes y jueves. Feliz año 2015. ¡Seguro que llega con decenas de lecturas inolvidables! Más…

Lumbanico, el planeta cúbico

Lumbanico, el planeta cúbico lakriticona.com blog Cristina Alemparte

“La ciudad olvidada dormía, y ni el aire se atrevía a perturbar su sueño”

  

Lumbanico, el planeta cúbico es uno de los libros de mi vida. Un libro de aventuras, quizá el que más veces he releído en mi vida. Cuando era cría me hipnotizaba. La de Lumbanico era una historia que no trataba a los niños como si fueran tontos, tenía peso, latido, poso. Cuando fui mayor, y lo releí por quinta vez, me sorprendió no tener la sensación de estar leyendo una historia escrita para un yo que ya había pasado. Y todo es mérito de su autora Cristina Alemparte, que lo escribió para niños que son mayores, para adultos que nunca dejan de ser chavales. Lumbanico es un libro que no envejece. Lo leas las veces que lo leas siempre te sacará una sonrisa la historia de este planeta lleno de fantasía y ciudades azules construidas sobre el polvo azul de una estrella perdida. Más…

Las ventajas de ser un marginado

 Las ventajas de ser un marginado lakriticona blog

   

“Y, en ese momento, juro que éramos infinitos”

   

A veces, cuando un libro me gusta mucho, me cuesta escribir sobre él. O lo hago al instante, en el bloc de notas del teléfono (algo que, por cierto, me resulta agotador), o si espero al día siguiente me parece que no voy a ser capaz de trasladar cuánto me ha gustado ese libro y lo voy dejando, lo voy dejando hasta que o lo escribo o se escapa. Algo así me ha pasado con Las ventajas de ser un marginado. Debo escribirlo ya. Antes de que se me vayan las sensaciones que me ha dejado. Oh. Qué libro tan maravilloso. Ojalá sea capaz de contároslo y que eso os empuje a leerlo. No me perdonaría que no. Más…

Stoner

Stoner John Williams lakriticona

 

“Se quitó la alianza que había llevado y la introdujo en una grieta entre la pared y la chimenea. Sonrió tímidamente. ‘Quería’, dijo, ‘dejar algo nuestro aquí, algo que sepa que permanecerá aquí siempre mientras este sitio exista”

 

Escribo la frase y se me llenan los ojos de lágrimas. Es tal la emoción que produce Stoner, el mejor libro que he leído en 2014 (en lo que llevamos de 2014) y quizá ya uno de los mejores de mi vida. He tardado varios días en poder escribir sobre él. Abrumada por todo lo que su lectura desató dentro de mí. Me lo habían recomendado desde varios lugares. Alicia, Nerea, Miguel Ángel, Carmen. Todos me decían. “Léelo, te gustará. Léelo, te abrumará“. Lo cogí con ganas. Aparqué al resto de lecturas. Pero quizá esperaba una primera frase como la de Cien años de soledadDe esas que te agarran de los huevos en la primera línea y ya no te sueltan hasta el final. Y no. Me sorprendió (y hasta decepcionó) lo común de su comienzo, la simpleza de su argumento: un profesor de universidad que muere sin homenajes ni gloria. Y ya. No había hielo. Ni una historia fantástica. Sólo eso, un profesor de universidad que muerte en el olvido. Leí dos páginas. “¿Y esto es el libro ese tan maravilloso que decían?“, pensé. Y lo aparqué. Esa misma tarde hablé con Alicia. “Pues he comenzado Stoner y no sé, no me dice nada“. “Sigue y verás”, insistió. Lo retomé con más curiosidad que ganas. Y menos mal. Porque esta historia cotidiana y triste crece a cada página que pasas y cuando cierras el libro sólo tienes una sensación, la de haber leído una de las novelas más increíbles de tu vida, de la historia. Más…

Días sin hambre

Dias sin hambre lakriticona Delphine de Vigan

  

“Sin saberlo, comía patatas fritas impregnadas de aceite y queso, con un setenta por ciento de grasa. Sin saberlo, era libre”

  
De nuevo Delphine de Vigan me golpea. Sus palabras me duelen, me laceran. Ella me duele. De nuevo es capaz de crear un charco de emociones en mi pecho que se desborda mientras todo lo que me rodea desaparece. Su estilo de frases cortas parecen gritar en mi cabeza. Cada letra me corta como un cuchillo recién afilado, me sangra, me introduce por completo en esta historia, prólogo o epílogo de Nada se opone a la noche, una de las mejores novelas de este 2013 y de mi vida, de la locura que asoló la cabeza Lucile, la enigmática chica de portada con la mirada cargada de rimel más triste del mundo. Ahora es otra chica la que me mira desde el fondo de un frigorífico vacío. Es Laure. Y en sus ojos leo más pena que tristeza. Pero no soy yo quien puede salvarla… Más…

La caza del carnero salvaje

La caza del carnero salvaje lakriticona blog Murakami

   

“-Las células se renuevan cada mes. Ahora mismo está ocurriendo -me respondía, poniendo ante mis ojos el delicado dorso de su mano-. Casi todo lo que crees saber de mí no pasa de ser pura rememoración de algo pasado”

   

Adoro a Haruki Murakami. Ya lo había dicho antes, pero cuando cerré La caza del carnero salvaje repetí una y otra vez durante treinta segundos: “Hijo de puta, hijo de puta…“, expresión que en ese momento contenía toda mi admiración hacia el japonés como algo físico y tangible. Y eso que mi relación con este libro no ha sido idílica precisamente. De hecho, lo compré hace tantos años que ya no recuerdo ni exactamente cuándo. Intenté leerlo tres veces antes de ésta y siempre, en todas, acabó relegado en la columna de los libros que se me atragantan. Sitio del que, por cierto, quizá no hubiera salido jamás. Pero la lectura de Baila, Baila, Baila lo convirtió en un fijo en mi maleta este verano de 2013 en el que, literariamente, decidí llevarme sólo libros a medias y cuya lectura, sabía, era imprescindible. La caza del carnero salvaje era el primero. El único libro de mi idolatrado Murakami que había sido incapaz de leer. Pues ahora ya es, con Tokio Blues, uno de mis favoritos.

Más…

En la orilla

En la orilla lakriticona Rafael Chirbes

  

“Sólo cuando estás en la ruina descubres que hay que comer todos los días, fíjate qué bobada. Pues claro. Eso lo sabe todo el mundo. Lo que en condiciones normales ni siquiera adviertes, cuando no tienes un euro en el bolsillo se convierte en tu gran aventura: to-dos-los-san-tos-dí-as-hay-que-co-mer”

  

El día que terminé En la orilla, dormí mal. Me ahogaba una pesadilla gris, una mano podrida me agarraba el cuello y por más que yo tirara no me soltaba, no me dejaba, mientras un rastro de pieles sueltas y gusanos se quedaba entre mis dedos. Desperté con la sensación de que alguien se había comido mis entrañas con una cuchara y me hubiera dejado vacía, como si en mi interior sólo hubiera una tierra inhóspita y devastada como en esas fotografías de la superficie de Marte, como si no hubiera nada. Eso es lo que me ha dejado esta lectura. Un puñado de lágrimas a punto de estallar en la garganta. Qué libro tan duro. Una dureza terrible y descarnada que te muerde con una brutalidad intensa porque eso que lees es una radiografía exacta de lo que ahora vivimos. Esta terrible resaca que no se va llamada crisis. La crisis y sus secuelas. El derrumbe de una sociedad que boquea en la orilla sin salvación ni esperanza. Más…