Ezequiel

Ezequiel by lakriticona  

“Tumbada sobre mí, me preguntó si no deseaba hacerle el amor y follarla como si se acabase el mundo”

   

Si quieres leer ‘Ezequiel’ búscalo en La Central de Callao. Merecerá la pena

Ella era una mujer que perseguía lluvias. Él un hombre que mira desde su cama como un ciempies crece alimentándose del dolor hasta arrancar el techo de su habitación. Este es un libro tremendo, de esos que se te quedan. Se titula Ezequiel. Con personajes tan reales que tienen el rostro de las cosas que te pasan aunque algunas nunca te pasarán. Es la indefensión ante la vida. Ante una madre que una mañana deja de peinarse y decide derramar una olla de agua hervida sobre tus piernas. Más…

Si esto es un hombre

Si esto es un hombre, by lakriticona  

“Habían cerrado las puertas enseguida. Nos habíamos enterado con alivio de nuestro destino. Auschwitz: un nombre carente de cualquier significado pero que tenía que corresponder a un lugar de este mundo”

  

Si quieres leer ‘Esto es un hombre’ puedes comprarlo en este enlace en La Casa del Libro

Hace años que un amigo me recomendó leer a Primo Levi, superviviente de Auschwitz. La recomendación quedó en el fondo de mi cabeza. Y la fueron cubriendo otras. Hasta aquel domingo por la mañana. Salía del Centro de Exposiciones de Arte Canal y me abalancé sobre los títulos que vendían, todos alrededor de la exposición que acababa de ver: la Auschwitz en Madrid. Esa misma tarde lo empecé. Al día siguiente lo terminé. Leía con las imágenes de lo que acababa de ver aún en mi piel, mientras él me las ponía en contexto. Aquella verja de espino, tan sola, bajo los focos, lo que significaba. Fauces de espino. Tanta barbarie. Volví a leer el título que llevaba en la mano. Si esto es un hombre. Lo entendí, o me acerqué, por completo no podrá hacerlo nadie que no vivió aquello, el horror infinito, ese horror llamado Auschwitz. Alguien como quien firma. Primo Levi. Más…

Piscinas vacías

Piscinas vacías by lakriticona  

“Quiero contarte una historia de amor, la tuya. Aunque sabrás, supongo, que no todas las historias de amor acaban bien”

  

Si quieres ‘Piscinas Vacías’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

El año pasado, 2017, este título, Piscinas Vacías, estaba en todas partes. Uno de los libros del año (editado en 2016, por cierto) decían las letras escritas debajo. Un imperdible. También lo hacía mi querida Neremad, un faro literario. Hace cuatro libros que lo leí, estaba deseando contarlo. Más…

Fractura

Fractura, by lakriticona    

“Todas las cosas rotas, piensa, tienen algo en común. Una grieta las une a su pasado”

  

Si te quieres leer ‘Fractura’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

A veces hace falta muy poco para saber que uno tiene un buen libro en las manos. Basta con eso, con sostenerlo. Eso pasa con Fractura, de Andres Neuman. Que lo coges y lo sabes, que es un buen libro o más que eso, un libro fantástico, de esos que terminas pero no te abandonan. Yo sólo conozco una forma de describirlos: de los que se quedan a vivir dentro de ti. Y pasarán los años, y otras historias, pero su recuerdo siempre estará ahí. En este caso lo harán el señor Watanabe y cuatro mujeres, esas que le cuentan llamándole Yoshie, un japonés errante, buscando en distintos hogares a lo largo del mundo cómo curarse de las bombas de Hiroshima y Nagasaki, aquellas a las que sobrevivió, esas que todo se lo arrebataron. Más…

Kanada

Kanada, by lakriticona   

“¿Cuánto pesa una pirámide de tres mil seres humanos?”

  

Si te quieres leer ‘Kanada’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

Kanada. Quizá no te suene de nada. O sí, claro, es país, y también esa palabra que en la negrura de Auswichtz sonaba a esperanza. También es un libro, con apellido obra maestra. En serio: todos tus amigos que lean y les preguntes algo que leer, si lo conocen, te lo recomendarán. Tardarás en leer algo igual en tu vida. Y será por varias razones. La primera, cómo está escrito, cómo escribe Juan Gómez Bárcena. Yo llevaba dos páginas y, de la impresión, regresé a la lengueta del principio que le contaba. Leí que había estudiado Literatura Comparada. La busqué en Internet, quiero estudiarla. Leí que había estudiado Filosofía, quiero aprenderla, pregunté a una compañera de trabajo que sabe, que compré el primer tomo de la colección en los kioskos de Grandes Pensadores, Platón. Ojalá, algún día, yo pudiera escribir como él. Cada frase se inserta en tu cabeza. Kanada es uno de esos libros que nunca quieres dejar de leer. Más…

La casa entre los cactus

La casa entre los cactus by lakriticona

  

“Rose abrió los ojos con la certeza de que algo malo había ocurrido…”

 

Si te quieres leer ‘La casa entre los cactus’ puedes comprarlo en este enlace

Esas serpientes que, se intuyen, son los cactus que, quizá, no tengan esa forma por casualidad. Como el humo negro que sale de la chimenea de esa casa. Inquieta, como toda la novela de Paul Pen. En algún sitio he leído que se le llama ‘el Stephen King español’. Quizá llegue, sí, quizá lo haga. Su libro es lo mejor que he leído en novela suspense en tiempo. Por qué cuenta y cómo. Perseguiré su nombre. Y vosotros también deberéis. Si no le conocéis, este es un buen libro para descubrirle. Más…

Fin de guardia

Fin de guardia by lakriticona

“La hora más oscura es la que precede al alba”

  

Si te quieres leer ‘Fin de guardia’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

Stephen King fue uno de los autores de mi adolescencia. Le descubrí con Cementerio de animales. Puedo tocar mis quince años si tengo It en las manos (aquí lo conté). Los dieciseis con Apocalipsis. Los dieciocho con el empacho de aquel verano en el que me leí toda su obra, en aquella colección de lomo dorado, uno de los tesoros de mi vida. De hecho, mi forma de escribir tiene mucho de él. Quizá le leía y se asentaba en mi cabeza esos paréntesis que son subconsciente, que gritan en una palabra. Amo a Stephen King. Siempre seré su lectora (aunque os cuento una anécdota: cuando me apunté a La escuela de escritores en Madrid, el director me dijo que, en literatura, leer a King era como comer sardinas, una pobreza; tampoco hice mucho caso: soy de León, es muy difícil cambiar lo que pienso). Siempre cogeré sus libros con interés, aunque de mí nada quede de aquella adolescente que se bebía sus historias. Más…