El verano sin hombres

El verano sin hombres by lakriticona  

“La lluvia descendió sobre la hierba y recordé las palabras que Abigail había bordado: Ah, recuerda que mi vida es un soplo de viento” 

  

Si quieres ‘El verano sin hombres’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

Escribo con la emoción que me ha dejado en los dedos este libro. Escribo antes de que se vaya, de que escriba desde el recuerdo de su lectura, que nunca será lo mismo: lo que ahora escribo me sale de la entraña, de sangre a teclado, directo. Escribo ahora, que aún escribo como si ella, Siri Hustvedt, me dictara. El verano sin hombres es un libro que entre medias me costó y al final me ha entusiasmado. Esta mañana mismo, antes de acabarlo, iba por Madrid leyéndolo por la calle. Me importaba poco el tráfico o los semáforos, apenas un reojo. Toda mi atención estaba en Siri. Bueno, Siri o Mia, su personaje. Mia y ese diario que resulta su libro, a medio camino entre la literatura y el ensayo. Más…

It (Eso)

It by lakriticona     

“¿No quieres un globo, Gorgie? Flotan. Todos flotan. Y tú también flotarás”

 

Si te quieres leer ‘It’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

It, de Stephen King. Si hay un libro que marcó mi adolescencia fue ese. It (Eso). Es curioso: llegué a él esperando Twin Peaks, en aquellos años noventa que Telecinco la emitía los viernes, cada vez más tarde, a menudo de madrugada. Yo era un cría, pero esperaba. Me tumbaba en el sofá de la casa del pueblo ante la tele. No sabía la hora a la que la pondrían, así que veía todo lo que ponían antes. Una vez fue It, la serie de televisión. Para Elisa, el protagonista tartamudo, interpretado por aquel chaval, Jonathan Brandis, que en 2003 se suicidó pero que, entonces, por las mañanas era el chico guapo de Seaquest, el niño de La historia interminable. Me hipnotizó. No sé si fueron cuatro horas de película, su atmósfera, pero me las vi completas. Cuando terminó comenzó Twin Peaks. Me costó dejar de pensar en Derry, en el Payaso Pennywise, en ese barquito de papel. Cuando escribo esto (a ver donde encuentro un sitio que me llenen un globo de helio, cuánto tiempo tardo en hacer la foto), el viernes estrenarán su película y este domingo acaba Twin Peaks 2017, tercera temporada. Yo tengo 37 años. Ambas cosas, juntas, me hacen sentir que son 15. Más…

Tres mujeres

Tres mujeres by lakriticona  

“Sólo el tiempo pesa en nuestras manos,/ sólo el tiempo, que no es material”

 

Si te quieres leer ‘Tres mujeres’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

No hagáis como yo. No. No tardéis 37 años de vuestra vida en descubrir a Sylvia Plath. Sylvia. Últimamente su nombre estaba en cada libro que leía. En el de La Sed de mi admiradísima Paula Bonet, por ejemplo. Sylvia. Letras que arañan, que duelen como a ella la vida: la cercenó antes de tiempo, introduciendo su cabeza en un horno, apagando para siempre una voz que, dicen, fue la mejor de la poesía estadounidense mediado el siglo pasado. Después de leer Tres mujeres, estoy de acuerdo. Más…

Dioses sin hombres

Dioses sin hombres by lakriticona.com

   

“Las cosas digitales eran lo que eran, sin más. No tenían atmósfera”

   

Si quieres ‘Dioses sin hombres’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Dioses sin hombres, al principio, me flipó. Pensé que en este libro había encontrado la horma literaria que me arrancara el hastío de los últimos meses, que llenara de agua mi desierto literario. Al principio, leía alucinada ante su sabiduría, ante sus giros raros, ante la historia descolocada que Hari Kunzru proponía alrededor de esas tres piedras en medio del desierto de Mojave (California) apuntando al cielo como tres pináculos o, simplemente, como tres dedos. Pero cuando lo acabé, Dioses sin hombres, era solamente un libro más. Más…