Chocolate amargo

Chocolate amargo by lakriticona

“Sufro, esto es lo que uno siente cuando sufre y, en realidad, debería estar contenta por haber conocido a Michel y por que Franziska sea mi compañera de pupitre. ¿Pero, entonces, por qué sufro?”

  

Si quieres leer ‘Chocolate amargo’ puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro

Eva tiene 15 años y su mejor amiga es la nevera. Pero es que ésta, la nevera, siempre está ahí. Para apoyarla con su abrigo de chocolate, o mantequilla, o salmón aceitoso, o lo que sea que se pueda comer cuando Eva se siente sola, o triste, o aislada. Y eso ocurre muy a menudo, porque Eva está sola, gorda, gordísima, y la comida es el único consuelo a su triste vida. Así comienza Chocolate amargo, uno de los clásicos de la literatura juvenil (años 80) que Anaya ha comenzado a reeditar en la colección Clásicos Modernos y que, oye, no está mal. Más…

El joven Moriarty

El joven Moriarty by lakriticona.com

   

“Hay muchas cosas que un par de niños inteligentes pueden hacer con todos esos objetos fascinantes que los adultos tiran a la basura”

   

Si quieres leer El joven Moriarty puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro

Si yo volviera a tener 15 años, este libro, El joven Moriarty: el misterio del dodo, sería uno de mis libros favoritos. Me ha fascinado leyéndolo a mis taitantos, así que, supongo, si hubiera caído en mis manos cuando era cría me hubiera ensimismado. Es realmente bueno. Para regalar a sobrinos, amigos e hijos. Bien escrito, interesante y sorprendente. Un gran libro para forjar lectores futuros. Y algo más, porque si eres mayor también puedes leerlo. Es literatura juvenil, sí, pero inteligente. Los padres que lo regalen también podrán leérselo en una tarde aburrida de piscina. El joven Moriarty le pondrá sal. Será capaz de hacerle sentir a alguien de taitantos un adolescente de nuevo… Más…

Lumbanico, el planeta cúbico

Lumbanico, el planeta cúbico lakriticona.com blog Cristina Alemparte

“La ciudad olvidada dormía, y ni el aire se atrevía a perturbar su sueño”

  

Si queréis leer ‘Lumbanico, el planeta cúbico’ podéis hacerlo en este enlace

Lumbanico, el planeta cúbico es uno de los libros de mi vida. Un libro de aventuras, quizá el que más veces he releído en mi vida. Cuando era cría me hipnotizaba. La de Lumbanico era una historia que no trataba a los niños como si fueran tontos, tenía peso, latido, poso. Cuando fui mayor, y lo releí por quinta vez, me sorprendió no tener la sensación de estar leyendo una historia escrita para un yo que ya había pasado. Y todo es mérito de su autora Cristina Alemparte, que lo escribió para niños que son mayores, para adultos que nunca dejan de ser chavales. Lumbanico es un libro que no envejece. Lo leas las veces que lo leas siempre te sacará una sonrisa la historia de este planeta lleno de fantasía y ciudades azules construidas sobre el polvo azul de una estrella perdida. Más…

Frankenstein

Frankenstein

 

“Tú eres mi creador, pero yo soy tu dueño”

  

Ya es la segunda vez que Rosa Montero me lo hace, que termino un libro suyo y comienzo otro del que ella me habla. Me pasó con Nada, nada más terminar La ridícula idea de no volver a verte. Me ha vuelto a suceder ahora, con Frankenstein después de leer El amor de mi vida. Había tenido la novela de Mary Shelley en las manos varias veces. Tenía ganas de leer Frankenstein, uno de esos símbolos de la infancia. Ese monstruo que no da miedo, que uno siempre vincula a la mirada triste y torturada de los primeros Frankenstein del cine o a la sonrisa tierna y socarrona del de la Familia Adams. Pero lo cogía, leía dos páginas y lo dejaba. No terminaba de meterme en la historia. Ya te la sabes. ¿Qué podía aportarme? Más…