Que me quieras

Que me quieras, by la kriticona    

“Me hacía una raya, daba una calada de la cachimba y me follaba a uno de los dos. Después ese volvía al salón a jugar (al Call of Duty), me metía otra raya y otra calada de la cachimba mientras esperaba al otro. No sé cuántas veces se repitió”

  

Si quieres leer ‘Que me quieras’ puedes comprarlo en este enlace a La Casa del Libro

El título es el resumen del libro, como un mal trailer de una película. Que me quieras de Merritt Tierce. Eso grita la protagonista en cada página. Que me quieras, joder, que me quieras. Nadie lo hace. Ahí está su fuerza. A mí me llamaron la atención las flores marchitas, las latas de cervezas vacías, aplastadas, de su portada. Pedían agua, lectura. Le di la vuelta. “Marie es una jovencísima madre sin custodia que sirve mesas en interminables turnos nocturnos. Después acude al sexo y a las drogas para lamerse las heridas. Cada vezque piensa en su hija, se odia. Cada que se odia, piensa en su hija“. Decía eso, brutal, y era de Blackie Books. A la bolsa. Más…

Las chicas

Las chicas by lakriticona 

“El corazón no posee nada-, dijo Donna con voz cantarina-, el amor no consiste en eso”

 

Si te quieres leer Las chicas puedes comprarlo en este enlace a La Casa del libro

Las chicas. Me enamoró el título, lo reconozco. Las chicas. Me sonaba a amigas, a complicidad, a conversaciones en el baño, a chicas, a amigas. La de su portada era un cuadro pop, como pintado por Warhol. Cara roja, gafas John Lennon, azul psicodelia. Un día que fui a una librería, vi que regalaban el primer capítulo y pregunté: “¿Y este libro?”. “Este libro está muy bien”, me contestó el librero, sin ápice de duda. Entonces lo cogí y leí su primera frase. “Volví la mirada por las risas, y seguí mirando por las chicas”. Después, otro párrafo. Me encantó. “Volví la mirada por las risas y seguí mirando por las chicas”, qué frase. Luego descubrí que el libro, de lo que iba, nada tenía que ver con lo que yo creía. La novela de Emma Cline (primero, por cierto, qué gran debut literario) se inspira en La familia Manson, aquella que en 1969 asesinó a Sharon Tate, mujer de Polanski, embarazada de ocho meses, y siete personas más en Beverly Hills. Es difícil recomendárselo a alguien, decirle esto y que no diga: “Uf, qué repelus”. Nada que ver. Es un imprescindible. Ojalá sepa contar por qué.

Más…

Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York

Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York  

 “Norman era alguien a quien odiar y eso es mejor que nadie en absoluto”

  

  Si quieres leer ‘Sheila Levine está muerta y…’ puedes comprarlo en La Casa del Libro

No sé yo muy bien qué me ocurre con Los libros del Asteroide que, salvo La quinta esquina, no logro pillarle el punto a ninguna de sus publicaciones. Todas parecen sí (se me vienen a la cabeza Canciones de amor a quemarropa o Alguien) pero al final siempre resultan que no. No termino de engancharme del todo a la historia. Siempre hay un gris, un pero. No me acaba de emocionar ni tampoco de convencer. Sheila Levine está muerta y vive en Nueva York es otro caso de lo mismo. Más…

Las uvas de la ira

Las uvas de la ira by lakriticona

“El 66 es el sendero de los que huyen. Refugiados del polvo y de la tierra agotada (…). El camino madre, el camino de la fuga”

      

Si te quieres leer Las uvas de la ira puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro

Si uno enciende la tele puede imaginar, perfectamente, aquella estampa. La de tantos y tantos americanos que, sin tierras, expropiadas por los bancos, iniciaron el viaje al Oeste (el Dorado) buscando la oportunidad de seguir adelante, y soñando con racimos de uvas, y frutas por todos los árboles, y miles y miles de hectáreas de tierra para trabajar, para cavar un futuro, para mirar adelante “arrastrados como chinches”, escribe John  Steinbeck. Y, sin embargo, cuando llegas no es como lo imaginas. Es mucho peor que lo que dejaron atrás (la realidad siempre tiene el cielo más sucio que los sueños). Ay. Qué libro, de verdad, éste de Las uvas de la ira. Lo leí impactada, con la fotografía de los refugiados sirios buscando su propio Dorado en Europa y la escritura, como un puñetazo en el estómago de Steinbeck. Tenéis que leerlo. Debéis. Aunque sólo sea una vez en la vida.

Más…

Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor

Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor by lakriticona  

“Qué beso. ‘Recordaré este beso hasta el día que me muera’, pensé”

   

Si quieres ‘Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor’ puedes comprarlo aquí

Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor comienza bien. Muy bien. Ideal para una mujer de vacaciones. Con una prosa ligeramente irónica, alejada del tono cursi que suele envolver, por norma, las novelas románticas. Me recordaba, de hecho, un poco a El diablo se viste de Prada (el primero, el bueno, no su abominable secuela). Me parecía un libro para nosotras, que no nos trata como dos neuronas, sino que juega, tiene giros, guiños, hace gracia. Y está bien escrito. Al menos a mí me gustó. Pero… eso sólo le dura 40 páginas (de eBook), que es lo que tarda la trama en deshacerse y convertirse en un simple diario de “así es la historia de mi vida con mi marido”. Se acabaron las subtramas, la intriga y la literatura. Cuesta terminarlo. Más…

Personajes secundarios

 Personajes secundarios by lakriticona

  

“Así, Elise fue un momento en la vida de Allen. En la de Elise, Allen fue una eternidad”

    

Puedes comprar ‘Personajes secundarios’ en este enlace de La Casa del Libro

Hay libros que uno lee y olvida. Otros, sin embargo, no se sabe muy bien por qué se quedan prendidos en tu cabeza. Un personaje, la historia, un principio o un final. Hay algo que se queda para siempre en ti. Pero hay libros aún mejores, que, incluso, van más alla: son libros que lees con papel y lapiz, para subrayar, para apuntar. Y estos, estos sí que le ganan para siempre la batalla al olvido. Pasa el tiempo, y lo recuerdas casi todo. Personajes secundarios, de Joyce Johnson, es de estos últimos. Más…

Alguien

Alguien by lakriticona.com  

“(Un mal de amores) Considérate afortunada si eso es lo más amargo que te va a pasar en la vida”

   

Si quieres leer ‘Alguien’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Fue su título. Alguien. Tan evocador. Tan intrigante (¿Alguien? ¿Quién?). Eso me empujó a elegir esta novela de Alice McDermott como autorregalo de cumpleaños. Jamás había oído hablar de ella. Ni tampoco leído. No la conocía, pero el título, y también el comienzo de su sinopsis (La vida, con sus pequeñas alegrías y momentos de felicidad, pero también con sus tristezas y desconcertantes altibajos, es el tema de esta novela extraordinaria), provocaron que me la echara al bolsillo y comenzara a leerla en el metro de camino a casa. Y sí, está bien, me ha gustado, pero le falta algo, y no sabría decir qué, que la conviertan en una obra inolvidable. Más…