Ana Karenina

Anna Karenina by lakriticona

“Si el matrimonio de Ana con Karenin fracasa porque falta el amor, el desastre de su relación con Vronski se debe a que tiene el amor como único centro”

 

Si te quieres leer ‘Anna Karenina’ puedes comprarlo en este enlace de La Casa del Libro

Tenía muchísimas ganas de leer Ana Karenina, uno de los clásicos. Siempre, desde hace años, pensaba: “Venga, dale”. Reconozco que mis amigas Meri y Alicia tienen mucho que ver. Ellas fueron las que, hace más de diez años, me hablaron de las grandes damas de la literatura. Una es Madame Bovary. La otra, KareninaLeí a Bovary entonces, y me prendó. Cómo recuerdo aquella lectura. Cuánto me gustó. La disfruté muchísimo. Me sorprendió no encontrar entre sus páginas una literatura que sonara a vieja, a antigua, que costara, a lo Quijote. Nada que ver. Me enamoré de Bovary. Lloré con ella. Lamenté su suerte, su estúpida inocencia. Comprendí por qué era una de las grandes. Y miraba de vez en cuando a Karenina, en mi estantería también, pero había un problema: sólo tenía la mitad. Más…

La quinta esquina

La quinta esquina by lakriticona

   

“Tú sencillamente existías, y eso me basta para todo lo que me resta de vida”

  

Si te quieres leer La quinta esquina puedes comprarlo en este enlace de La casa del libro   

La quinta esquina es un libro soberbio. Hacía muchos años que una lectura no me dejaba una sensación así. Lo leía y no podía pensar en otra cosa que no fuera Milán Kundera y en aquello que sentí mientras leía La insoportable levedad del ser. Ese quemazón por dentro. Su poso. Quince años después de leerlo no soy capaz de recordar muy bien su trama o sus personajes. Pero tengo nítidos en mi cabeza a una mujer desnuda y un sombrero. Y con eso me basta. Porque los libros podemos llamarlos inolvidables, regulares o interesantes, pero al final lo que terminan siendo son o buenos o malos. Como en los cromos. Sipi. Nope. Me gusta o no. Yo, ahora, gracias a este blog puedo recordar los márgenes de aquello que leo. Pero tampoco me haría falta para clasificar La quinta esquina. Estaría siempre, como La insoportable levedad del ser, en el montón de los libros buenos.  Más…