Canciones de amor a quemarropa

Canciones de amor a quemarropa de Nickolas Butler  

 ”Tengo el número de Bob Dylan escrito en una factura pegada a la pared de mi estudio con celo. Pone “Bob”, nada más, y unos cuántos números (…). Así que ahora me basta con tenerlo allí, con poder llamarlo si quisiera. Para mí esto es lo más parecido que existe tener línea directa con Dios”

 

Si te apetece comprarlo puedes hacerlo en este enlace de la Casa del Libro

Ves el título, Canciones de amor a quemarropa, y piensas: esto es un hit. Lees la lengüeta. Lo llaman peli indie. Y te vas a Juno. O a Little Miss Sunshine. O no, mejor, piensas que será como Beautiful Girls o El último beso, temáticas que le pegan más. Un grupo de amigos treintareños, la nieve, las vueltas a las relaciones, las mentiras entradas en años que acaban por explotar en el presente de tu lectura. Pero… Qué va. Aunque es entretenido, es una lectura que tampoco te da más. Lo mejor, sin duda, es su título. Así que ya avisó. Todo lo demás está por debajo. 

Más…

Las ventajas de ser un marginado

 Las ventajas de ser un marginado lakriticona blog

   

“Y, en ese momento, juro que éramos infinitos”

   

A veces, cuando un libro me gusta mucho, me cuesta escribir sobre él. O lo hago al instante, en el bloc de notas del teléfono (algo que, por cierto, me resulta agotador), o si espero al día siguiente me parece que no voy a ser capaz de trasladar cuánto me ha gustado ese libro y lo voy dejando, lo voy dejando hasta que o lo escribo o se escapa. Algo así me ha pasado con Las ventajas de ser un marginado. Debo escribirlo ya. Antes de que se me vayan las sensaciones que me ha dejado. Oh. Qué libro tan maravilloso. Ojalá sea capaz de contároslo y que eso os empuje a leerlo. No me perdonaría que no. Más…

Memento Mori

  Memento Mori lakriticona blog

  

“El sentimiento de culpabilidad es inherente al pasado, no es más que una reacción defensiva de nuestro subconsciente para evitar afrontar el presente

  

Si César Pérez se apellidara Pereski, su libro, Memento Mori, se vendería a puñados. Esa es la primera sensación que me deja cuando lo cierro. Que el autor no tiene un apellido sueco o exótico, que por eso su libro (el primero de una trilogía policíaca) no llena escaparates como lo hace Camilla Lackberg. La segunda sensación es que me ha gustado, bastante, pero no me ha terminado de llenar. Me parece uno de los mejores libros policíacos escritos en España últimamente, es fantástico, pero siento que le falta algo, no sé muy bien qué, para llegar a ser uno de esos libros que no se despegarán jamás de mi cabeza. Más…