Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor

Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor by lakriticona  

“Qué beso. ‘Recordaré este beso hasta el día que me muera’, pensé”

   

Si quieres ‘Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor’ puedes comprarlo aquí

Cambio mis tacones por las ruedas de un tractor comienza bien. Muy bien. Ideal para una mujer de vacaciones. Con una prosa ligeramente irónica, alejada del tono cursi que suele envolver, por norma, las novelas románticas. Me recordaba, de hecho, un poco a El diablo se viste de Prada (el primero, el bueno, no su abominable secuela). Me parecía un libro para nosotras, que no nos trata como dos neuronas, sino que juega, tiene giros, guiños, hace gracia. Y está bien escrito. Al menos a mí me gustó. Pero… eso sólo le dura 40 páginas (de eBook), que es lo que tarda la trama en deshacerse y convertirse en un simple diario de “así es la historia de mi vida con mi marido”. Se acabaron las subtramas, la intriga y la literatura. Cuesta terminarlo. Más…

Esther cumple 40

Esther cumple 40 by lakriticona   

“¿Por qué no puedo controlarme con él? Dios, se me nota tanto que me gusta que debe parecer que llevo un luminoso con oxitocina escrito en letras de neón señalándome”

  

Hasta las últimas cinco páginas, este libro, Esther cumple 40, la primera novela sobre Esther Lucas contándonos a una Esther adulta, ahora, me estaba gustando. Y, sorprendentemente, mucho. Y recalco lo de sorprendente por eso de las expectativas, que cuando esperas de algo (mucho o poco, da igual, con esperar es suficiente) es fácil que te decepcione (ya lo dice el refranero: el que espera…, desespera). No te vale el aprobado. Ni siquiera el bien. De notable para arriba, como poco. Es injusto, lo sé, pero también inevitable. Pues eso me pasaba a mí con Esther. Leo sus historias desde los trece años. Buscaba sus viejos tebeos entre los libros de segunda mano que se vendían bajo los soportales cuando el rastro de León se ponía en la Plaza Mayor. Pero lo leía todo desparejado. Sin orden. Y me daba igual. Esther Lucas me encantaba. Me sentía un poco como ella. Torpe, tímida, enamoradiza. Hace diez años, cuando se reeditó al completo, compré toda la colección de Esther y su mundo y Las nuevas aventuras de Esther, sobre una Esther adulta (y a 17,95 el tebeo, casi nada), así que no me vale cualquier cosa de Esther. Y sí, su novela, su primera novela, me estaba gustando, me estaba sorprendiendo porque realmente tocaba, reconocía, a mi pequeña Pecosa en esa mujer torpe y de buen corazón. PeroMás…

LoveBook

 Lovebook2 lakriticona.com

 

“Hay platos que tienes que consumir calientes, si se enfrían pierdes las ganas”

 

De LoveBook, reconozco, me llamó la atención su sinopsis. El reencuentro con un amor del colegio tanto después. Ese nombre que todos hemos escrito envuelto en un corazón por los rincones. Los giros de un destino anudado a Facebook. Tenía ganas de leer sin pensar. De emocionarme con algo ligero y banal después de la inmensidad de Faulkner. Leer por leer, vamos. Entretenerme sin más. ¿Pero esto? Creo que LoveBook es una de las peores novelas que he leído en la vida. Fácil, endulcorada, tópica, simple… Al lado de Simona Sparaco, Federico Moccia parece Marcel ProustMás…