El muñeco de nieve

El muñeco de nieve Jo Nesbo lakriticona   

“Pronto volverán las primeras nieves. Y entonces volverá a aparecer: el muñeco de nieve. Y cuando la nieve haya desaparecido, se habrá llevado a alguien más. Lo que tienes que preguntarte es: ¿Quién ha hecho el muñeco de nieve?”

   

Escribo en trance. Y no miento si digo que El muñeco de nieve es, quizá, la mejor novela negra que me he leído en la vida. Joder. Qué digo. Que leeré en la vida. Y lo digo completamente en serio. Estoy completamente fascinada, emocionada, ojiplática. Y eso que hoy apenas he dormido porque anoche estuve leyendo hasta las tres de la madrugada. Quería parar. Pero no podía. “Una página más. Venga. Una más solo”, me decía. Y apagaba la luz, pero al minuto volvía encenderla. No podía dormir. No podía dejarla. Y eso que sólo llevaba ciento cincuenta páginas, y eso que lo mejor aún estaba por venir. Pero es que lo bueno de esta novela es que te atrapa desde la primera página hasta la última. Y, lo mejor, que no es sólo entretenida. Es real, tocas la tragedia con la punta de los dedos, te involucras. Es brutal.

Más…

Novela de ajedrez

Novela de ajedrez Zweig lakriticona blog

“Nada en el mundo puede oprimir tanto el corazón del hombre como la nada”

 

No miento si digo que Stefan Zweig es, quizá, uno de los mejores escritores de todos los tiempos. Su novela Carta de una desconocida es de esas que te cortan el aliento. Novela de ajedrez me ha gustado menos, por su temática (lo reconozco, soy una ñoña y me encantan las historias de (des)amor, bien contadas, eso sí), pero se la considera la obra maestra de Zweig y no me sorprende. Todo lo bueno de su literatura está aquí. Zweig es clarividente, certero y, además, tiene una virtud encomiable: no se enrolla, escribe novelas cortas. ¿Para qué gastar veinte páginas en algo que puede decirse en una frase? Siempre hemos pensado que cantidad es sinónimo de calidad y, a menudo, es más bien lo contrario. Ya lo dice el refranero: “Lo bueno si breve…”. Más…

Las palmeras salvajes

Las palmeras salvajes William Faulkner lakriticona blog  

“Entre la pena y la nada elijo la pena”

 

Pensé que ya estaba preparada para leer a William Faulkner. Pero no, aún no. Aún me queda un poco. Me encantaría que me encantara. Lo hace desde que leí la biografía de Gabriel García Márquez (Vivir para contarla). En ella, Márquez, hablaba de que Faulkner era su autor referencia, pero entonces ya me costó El ruido y la furia (ni si quiera recuerdo de qué iba, sólo el polvo de un camino largo) y Mientras agonizo (lectura realmente dura del traslado del caváder de una madre que recuerdo perfectamente). Cuando murió Gabriel García Márquez comencé Las palmeras salvajes. Era mi particular homenaje. A Márquez. A Faulkner. Pensé que ya estaba preparada, años después del primer intento, para entender y comprender su obra. Pero no, aún no lo estoy. Más…

Carta de una desconocida

Carta de una desconocida lakriticona

  

“Todo existía sólo si tenía relación contigo, toda mi vida sólo tenía sentido si se vinculaba a ti”

 

Carta de una desconocida. Durante meses leía ese título en muchas partes. En recomendaciones, en escaparates de librerías, en las listas de esos libros que todo el mundo debería leerse. Ahí estaba la novela de Stefan Zweig. Siempre. La noche en la que lo comencé lo vi en un blog. Una chica hablaba de las diez novelas que todo el mundo debería leer antes de morir (no apunté su nombre y ahora no soy capaz de encontrarlo para que podáis leer su reseña). Sus gustos encajaban con los míos. En esa lista estaban Tokio blues (Murakami), Saber perder (David Trueba), novelas que yo he leído y que me han gustado mucho. El segundo título era esta Carta de una mujer desconocida. Recordé que lo tenía en el debe. Treinta y cinco minutos después (es muy cortito, sólo 38 páginas en eBook) lo cierro entre lágrimas. Más…

Rebelión en la granja

 Rebelión en la granja George Orwell lakriticona

  

“De algún modo parecía como si la granja se hubiera enriquecido sin enriquecer a los animales mismos; exceptuando, naturalmente, los cerdos y los perros”

 

Hace muchos, muchos años que tenía pendiente leer Rebelión en la granja. Muchos me decían: “Lee y verás“. Y yo sabía que sí, que leería, vería y que me gustaría, porque George Orwell ya me desmontó hace una década con 1984. Ese libro que habla del Gran Hermano que todo lo ve y que veo cada día, en las calles, en las tiendas sucias y cerradas, en los carteles de Se Vende, Se Alquila, Se Traspasa, en los discursos políticos, en las primeras páginas de los periódicos. Allá donde miro leo a Orwell, veo al Gran Hermano. Y un escalofrío recorre mi cuerpo. Desde la punta de la cabeza hasta la mismita punta de la uña gorda del pie. Pues Rebelión en la granja te deja una sensación parecida. O peor. Más…

Stoner

Stoner John Williams lakriticona

 

“Se quitó la alianza que había llevado y la introdujo en una grieta entre la pared y la chimenea. Sonrió tímidamente. ‘Quería’, dijo, ‘dejar algo nuestro aquí, algo que sepa que permanecerá aquí siempre mientras este sitio exista”

 

Escribo la frase y se me llenan los ojos de lágrimas. Es tal la emoción que produce Stoner, el mejor libro que he leído en 2014 (en lo que llevamos de 2014) y quizá ya uno de los mejores de mi vida. He tardado varios días en poder escribir sobre él. Abrumada por todo lo que su lectura desató dentro de mí. Me lo habían recomendado desde varios lugares. Alicia, Nerea, Miguel Ángel, Carmen. Todos me decían. “Léelo, te gustará. Léelo, te abrumará“. Lo cogí con ganas. Aparqué al resto de lecturas. Pero quizá esperaba una primera frase como la de Cien años de soledadDe esas que te agarran de los huevos en la primera línea y ya no te sueltan hasta el final. Y no. Me sorprendió (y hasta decepcionó) lo común de su comienzo, la simpleza de su argumento: un profesor de universidad que muere sin homenajes ni gloria. Y ya. No había hielo. Ni una historia fantástica. Sólo eso, un profesor de universidad que muerte en el olvido. Leí dos páginas. “¿Y esto es el libro ese tan maravilloso que decían?“, pensé. Y lo aparqué. Esa misma tarde hablé con Alicia. “Pues he comenzado Stoner y no sé, no me dice nada“. “Sigue y verás”, insistió. Lo retomé con más curiosidad que ganas. Y menos mal. Porque esta historia cotidiana y triste crece a cada página que pasas y cuando cierras el libro sólo tienes una sensación, la de haber leído una de las novelas más increíbles de tu vida, de la historia. Más…

Los mejores libros de Gabriel García Márquez

Los mejores libros de García Márquez lakriticona 

“Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”, así comienza Cien años de soledad…

 

…”Y ahora mismo no sé quién escribe. Si yo o la pena”, así comenzaba esta entrada hace dos días, tras descubrir que la familia de Gabriel García Márquez había emitido un comunicado para decir que la salud del escritor era “muy frágil”. Ahora estoy cambiando el presente por el pasado. Es 17 de abril de 2014, son las 22:00 horas en España, Gabriel García Márquez acaba de morir, su voz acaba de apagarse. El comunicado de su familia sólo podía significar una cosa: que se nos iba uno de los mejores escritores de la historia. Os dejo con las comillas, con lo que escribí hace dos días, cuando os relataba cuáles eran mis libros favoritos del escritor. Perdonadme que no cambie el pasado por presente. No puedo. Hoy me llora el alma. Adiós, Gabo, gracias por dejarnos acá Macondo. Más…