Mis amigas follan

Mis amigas follan lakriticona

   

“Porque mis amigas follan, y mucho”

  

A veces un libro te gusta o no en función de las expectativas que tienes a la hora de leerlo. Y las mías eran altísimas cuando comencé Mis amigas follan. Lo primero, el título. Fantástico. De esos que te empujan a leer si eres joven. Lo segundo, el epílogo, firmado por David Rubio, uno de mis grandes amigos y una de las personas que mejor escriben del mundo. Lo tercero, el ambiente, porque el escenario de este libro de Sergio Jorge (que compila sus artículos en el blog del mismo nombre Mis amigas follan, relatos desde el rencor) es la Salamanca universitaria en la que yo pasé, quizá, cuatro de los mejores años de mi vida. Pero con todo el dolor de mi corazón he de decir que el libro no me ha gustado demasiado. Más…

Felices los felices

Felices los felices Yasmina Reza lakriticona.com  

“Todo el mundo quiere tener algo que contar”

  

Si te quieres leer ‘Felices los felices’ puedes hacerlo en este enlace a La Casa del Libro

Esperaba más de este libro. Felices los felices. Llevo varios meses queriendo leérmelo. Me encantó su sinopsis: “Relaciones extramatrimoniales, tendencias sadomasoquistas, insatisfacciones sexuales y fantasías consumadas, rupturas decepcionantes y también finales felices. Yasmina Reza entreteje con maestría los relatos de las vidas de dieciocho personajes que parecen no tener nada en común. Pero a medida que el lector avanza irá descubriendo sus inesperadas y sorprendentes interrelaciones”. Invita a leer, ¿verdad? Pues la cruda realidad es que esto, su sinopsis, es lo mejor del libroMás…

Las chicas de campo

Las chicas de campo lakriticona blog

“Después, cuando me besó, mi cuerpo se transformó en lluvia”

   

Las chicas de campo es un libro delicioso. Con el toque romántico de las novelas de Jane Austen y la crudeza que palpita en las páginas de una novela de Richad Yates (sobre todo entre las de Las hermanas Grimes). A ratos, la novela de Edna O’Brien también me ha recordado a Carver, capaz de crear tensiones sin que en realidad pase nada. Y es que lees y te parece que sobre la cabeza de Caithleen, su protagonista, se está formando un cielo cargado de nubes de negras a punto de estallar. Más…

Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End

Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End 

“Aquella casa ya no existe. Ni aquel altillo (…) Tampoco la puerta del baño, ni las frases de aquella novela escritas con acrílico en la pared del comedor. Y tú ya no volverás a coger trenes per venire da me”

  

Si te quieres leer ‘The End’ puedes comprarlo en este enlace a La casa del libro

Y, de repente, aparece una novela que parece escrita sólo para ti. Cada frase, cada letra. Qué hacer cuando en la pantalla aparece The End, de Paula Bonet. Oh. No encuentro aún las palabras que puedan describir este libro. No, libro no. Esa palabra se le queda chica. Esto es algo más. Es arte. O magia. Es su papel satinado. O, quizá, las bellas, bellísimas ilustraciones con las que Paula Bonet completa los relatos. O la prosa poética con la que narra todo eso que escinde en dos la palabra nosotros, que vuelve a dejarla en dos piezas que ya no encajan: tú y yo., que te alejas. O yo, que me voy. Más…

98% sexo

 98% sexo Alberto Olmos by lakriticona

 

“Voy al baño. Pienso en follar en ese baño (…). Sí, muy Henry Miller”

 

Reconozco que acudí a Alberto Olmos como a un doctor en busca de remedio. ¿Por qué ninguna lectura me llena últimamente? ¿Me he convertido en una lectora de best seller? ¿Sólo me entran las historias banales, fáciles? Oh, no. Su A bordo del naufragio me parece una primera novela brillante, con una literatura descarnada y urbana, que conecta directamente con mi forma de ver la vida. 98% sexo es una novela corta llamada flash (33 páginas, para descargar en Amazon por 1,42). Un libro diferente, visceral y rabiosamente real, que me leí en un viaje en metro Embajadores-Argüelles y acabé mientras esperaba mi turno en el fisio. Treinta minutos. Poco más. Eso sí, me ha sentado de vicio. Volver a leer con ganas. Devorar un libro. ¡Ay, Olmos, cómo necesitaba una literatura como la tuya para volver a sentirme lectora! Más…

Cuatro libros para leer en San Valentín

San Valentin lakriticona

 

“No se daban cuenta de que empeñarse en soplar unos recoldos que están casi extinguidos no deviene más que en agotamiento, y a continuación en hastío, y más tarde en aversión y, finalmente, en una fría batalla de aniquilamiento y conquista que dio en un matrimonio deshecho, un hijo a medias, un divorcio en diligencias y rencores varios”, de Cómo el amor no transformó el mundo, Ignacio del Valle

 

Nunca me ha gustado el día de San Valentín. Es un día horroroso, falso. Si no tienes pareja lo aborreces porque te recuerda precisamente eso, que nadie te espera en casa, que nadie te va a regalar una rosa, que nadie te va a llamar para decirte: “Te quiero, feliz día de San Valentín“. Si la tienes tampoco es mucho mejor. Te obliga a comprar una rosa, a decir “Te quiero, feliz de San Valentín” aunque estés enfadado, aunque ya no quieras. Un día de marca, un día de azúcar, un día creado por las grandes empresas para obligarte a salir a la calle, quitarte la pereza invernal de encima y comprar, de eso se trata. Comprar con la excusa del amor. Comprar para regalar. Comprar mientras besas. Comprar. Por eso he escogido estos cuatro libros de mi biblioteca. Cuatro libros que más que hablar de amor hablan del desamor, de las relaciones de verdad, de lo que pasa después de que la chica escoja al chico y la pantalla se funda a negro. Cuatro libros para leer en San Valentín si a ti también te parece un día horrible, un día de márketing, un día en el que sólo piensas una cosa: que pase rápido. Más…