Tigana

Tigana lakriticona

  
“Nunca podrá uno saber adónde conducía el sendero que no se tomó”

   

Me dejó Tigana un compañero del periódico, Juanma Rubio, al que admiro por su forma de escribir brillante. A él le apasionan los libros de aventuras y fantasía, es un experto en una literatura en la que mis dos primeros, y únicos pasos, son El señor de los anillos y los cinco primeros libros de Juego de Tronos. Es decir, algo muy exiguo y esperado. Para mi compañero, Juanma, Tigana es uno de sus libros favoritos. Su joya. Una lectura que recuerda como fascinante. “Un Clásico indiscutible. Una obra maestra de la ficción“, avisa el propio libro en la portada. Su autor, Guy Gavriel Kay es poco conocido en España pero, según me contó Juanma, en Estados Unidos es un autor de culto, como quizá era George R. R. Martin antes de que Juego de Tronos se convirtiera en un fenómeno de masas.

Tigana me ha gustado. Y lo ha hecho, sobre todo, por algo que ya me dejó caer Juanma: el malo está construido con una humanidad tal que emociona, te hace dudar, te implica en su toma de decisiones. Eso me ha gustado mucho. Normalmente, los malos son demasiado malos, sin los matices ni recovecos que tenemos todos los seres humanos y que nos definen como buenos o malos según el punto de vista desde el que se nos mire. Eso pasa con Brandin. Te lo imaginas feroz y frío, distante, malvado y cruel, una especie de Hitler medieval, y te encuentras con un hombre cansado y en cierta manera débil, yo diría que hasta arrepentido, un hombre que puede matar en segundos, con una mirada (y de hecho lo hace) pero con una humanidad tal que, al final, aunque es el malo y es quien desearías ver aniquilado es el personaje con el que más te identificas mientras que su monstruosa maldición, que lo es, sigue adelante, sin que la pare. Es un personaje de contrastes que perturba. No sé. Tiene algo este Brandin que ilumina el resto de la novela.

Otra de las cosas que me gustaron es el planteamiento en sí de la trama: los últimos supervivientes de un pueblo desaparecido de la faz de la tierra lucharán por romper la maldición y recuperar sus raíces, sus tierras, su pueblo, un nombre, Tigana, que si sucumben se borrará para siempre de la memoria del mundo, como si jamás hubiera existido. Yo, mientras leía, pensaba en que eso le ocurría a León y se me ataba un nudo en lo alto del estómago. Me parece una historia épica y bella, nostálgica, con la lucha por no sucumbir al olvido como eje, algo que me aturde como escritora y me apasiona como lectora.

Pero, después, a Tigana, bajo mi punto de vista, le falta algo. Comienza muy bien y, al final, se termina desinflando un poco. Durante toda la lectura, deseaba que llegaran los capítulos de Brandin, para alejarme de esas largas caminatas llenas de redadas, noches al raso, traiciones, espadas y luchas que hemos leído y visto tantas veces. Y es que, lo reconozco, no soy mujer de novelas de acción. Aunque eso sí, si conoces a alguien que le guste la novela de fantasía no dudo de que acertarás con esa novela. Tigana será un gran regalo para un lector de historias de aventuras que sepa valorarla más que yo, a quien le tira más la tragedia que la acción.

Te gustará si: Para los que saben de esto, Tigana es un Clásico de la novelas de acción y aventura.

No te gustará si: La parte de Brandin me resultó fascinante. La otra, la del viaje, me cansó.

Añadir a favoritos el permalink.

3 Comments

  1. Tigana es maravilloso, un clásico de la literatura fantástica, una pena que no sea su estilo. Quizá una buena elección para la próxima vez que quiera sumergirse en este tipo de escritura, sea Añoranzas y Pesares. Altamente recomendable, más reposado, más dramático. Y si prueba, espero que le guste.

    • Muchísimas gracias por tu comentario, Miss Malemort! Creo que complementa perfectamente el post. Yo escribo casi desde el desconocimiento porque he leído poquísima literatura fantástica, pero me encanta que alguien que sabe lo llame Clásico. Quizá tampoco me ha pillado en un momento bueno, pero me apunto Añoranzas y Pesares y en cuanto los lea, comentamos! Muchas graciasssssssssssssss

  2. Todo un clásico exquisito, aunque al igual que la novela que te recomiendan. Añoranzas y pesares peca de cierta blandura que la aleja de la fantasía mas moderna.

    Que ahora camina por sendas cuartelarías, donde todo es suciedad y ambigüedad. Cruda y realista. La voz de las espadas de Joe Abercrombie . Epica y creando mundos complejos de complicada lectura y pluma exquisita no exenta de acción y giros imprevisibles… Malaz de Steven Erikson.

    Profundamente filosóficas que cuando estallan son una sucesión de conflictos interiores y fuerzas desatadas. Mas cercanas a la teología que otro cosa, pero absolutamente demoledoras también en sus escenas de batallas y luchas. Príncipe de nada de R. Scott Bakker.

    S quieres ver por donde navega actualmente prueba con cualquiera de ellas. La primera directa como una espada, clara y fácil de leer. La segunda compleja pero si logras entrar en ella,, la mas celebrada por los aficionados a este tipo de sagas.

    Y la ultima, la mas exquisits, para quien disfruta con algo mas en un libro. Cuidate

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>