Todos mis futuros son contigo

Todos mis futuros son contigo by lakriticona

 

“Mirar es una cosa. Que me mires tú es otro verbo diferente”

 

Si te quieres leer Todos mis futuros son contigo puedes comprarlo en La Casa del Libro

Quizá, lo que pasa, es que yo el romanticismo lo gasté en la adolescencia. Quizá, lo que ocurre, es que no puedo evitar torcer el gesto cuando algo que me suena cursi. Quizá es que ya no tengo edad para leer a Marwan. Quizá es que no era mi momento. Quizá mi momento de leer a Marwan ya pasó. Tenía unas ganas inmensas de leerlo. Me apasionaban sus canciones cuando salía a correr y mi iPod me las regalaba. Pero su libro Todos mis futuros son contigo se me ha hecho terriiiiiiblemente largo, pero terrible, horrible, como una bola de tornillos de acero que uno intenta pasar por la garganta y, claro, no pasa.

Eso, además, ha tenido una consecuencia inconsciente y casi inmediata sobre mi iPod. Han ido desapareciendo todas sus canciones. Salvo algunos chispazos geniales, frases de esas que se te meten dentro y ya no olvidas, como esa sobre el verbo mirar, me ha sobrado casi todo, me ha decepcionado terriblemente. Hay algo que me gusta de Marwan y es que ha logrado acercar a la poesía a mucha gente. Está logrando que muchos adolescentes se acerquen a ella, que la conozcan a través de sus canciones. Y este es un bonito primer amor.

“El mensaje de amor que nunca llega es el que más veces se lee”

Quizá es lo que a mí me ha pasado, que ya estoy mayor para sus letras, que ya he vivido tanto que me cuesta creérmelas, sentirlas, pensarlas ciertas, pero comparo su libro con cualquiera de Ángel González, con Antonio Machado o con Pablo Neruda y siento un abismo. Quizá sólo Becquer  (para mí) aguante la comparación. Fue mi poeta favorito durante mi adolescencia y repetía sus poemas como mantras ante las cosas que me pasaban: miradas que me arrastraban como fuegos fautos, cuando los cielos y la tierra me sonreían sólo porque le había visto, le había visto y me había mirado, aquellas veces eran como fuegos fautos que te arrastran no se sabe muy bien donde, los días en que los cielos y la tierra me sonreían, cuando creía que nada podía apagar las llamas de los amores (luego descubrí) pasajeros. 

De este libro de Marwan no todo ha sido malo, sin embargo. Hay mucho talento. Él a veces escribe muy bien. Lo hace desde el corazón y para mí eso ya es un punto, me gusta. A veces (hasta a una descreída como yo), la arrastra. Me encantó eso que escribió sobre el fútbol de Xavi. Esa sobre los mensajes de amor que nunca llegan. Que gracias a él he descubierto al poeta vasco Karmelo C. Iribarren (“Y qué pasó./ Pasó una mujer./ Pero qué pasó./ Que era de las que nunca terminan de pasar“, escribe). Pero se me hicieron largas, muy largas, esos poemas que ocupaban páginas y páginas y en realidad no me decían nada. Reconozco que, al final, esos me los pasé por encima. 

      

Te gustará: Si eres adolescente o si crees que el amor es algo que dura toda la vida. 

No te gustará: Las poesías-prosa demasiado largas y con mucha miel. 

Añadir a favoritos el permalink.

4 Comments

  1. uff… qué alivio… a mí me pasa exactamente lo mismo con Marwan, y creo que incluso si lo hubiera leído de adolescente (¿cuándo fue eso?) me hubiera terminado de convencer, me parece como cursí, empalagoso… sí, pelín adolescente. Pero es verdad, y esa sensación también tuve, que pone corazón y verdad y a veces consigue ponerle las palabras adecuadas. Pero no sé si tanto éxito como tiene ahora le va a ayudar o le va a perjudicar…

    Y oye, no soy adolescente (ni mucho menos), pero me gusta creer que hay un amor que dura toda la vida. Justo el que llega tarde, cuando ya no esperas nada ni a nadie.

    Un abrazo

    • Tienes toda la razón, y además, ese que llega tarde cuando ya no esperas a nada ni a nadie, es el que mejor se asienta, qué bonito. Es que me resultó tan empalagoso, a veces, hablando sobre el amor eterno y todas esas cosas que me resulta diabético, como diría mi amiga Rebeca Ruiz. Aunque yo creo que le va a ayudar, es sincero, se nota que le brota, aunque suene cursi. ¿No crees?
      Un besooooooooooo

  2. Pingback:Palabra sobre palabra de Ángel González | La Kriticona

  3. Pingback:Los mejores libros del año (2016) | La Kriticona

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>