Vestido de novia

Vestido de novia Pierre Lemaitre lakriticona.com

“En su vida, el llanto no es nada excepcional: las lágrimas la acompañan todas las noches desde que está loca”

 

Interesante esta novela de Pierre Lemaitre. Es la primera que leo de este escritor francés y la verdad es que me ha sorprendido muchísimo. Lo primero, cómo escribe. O mejor, cómo describe. Consigue que sientas como tuyas las células de sus protagonistas. Lo que ellos viven lo vives tú. Te pega su tensión al cuerpo y eso es algo muy complicado de conseguir. Pero él lo hace fácil. Su forma de escribir convierte Vestido de novia en un thriller trepidante, enigmático, una montaña rusa de sensaciones. El comienzo es brutal, tremendo. Después baja, Y, a pesar de los sorprendentes giros y el juego de espejos que despliega Lemaitre ante tus ojos, no recupera ese nivel inicial. Bajo mi gusto, el libro está bien, pero lo enreda demasiado.

Lo primero que sabemos de Sophie, la protagonista, en Vestido de novia es que hay algo en su pasado que la martiriza. No sabemos exactamente qué, pero Sophie es nerviosa, neurótica, se comporta como una perturbada. Niñera de Lèo, un niño de seis años hijo de un mandamás francés, una mañana Sophie despierta y descubre horrorizada que han asesinado al niño en su habitación. Al cuello, uno de los cordones de sus zapatillas de montar. Pero ella no recuerda nada. Otra vez, la niebla, los ataques de amnesia, los despistes, el perder las cosas. Otra vez un muerto más en su vida. Y ya son demasiados. Sophie recoge sus cosas precipitadamente y se va de la casa antes de que llegue la asistenta, a las doce, y descubre el cuerpo del niño asesinado. Sophie no recuerda. Pero tuvo que ser ella. Está sola en casa. Y la puerta tiene la llave echada. Dos vueltas, para más inri.

“De todas formas, es mejor ser uno mismo. Porque, tarde o temprano, se acaba notando quién eres. Para eso, es mejor dejarlo claro desde el principio, ¿no?”

Corre a su casa, coge cuatro cosas y huye precipitada hacia la estación. Antes saca todo su dinero del banco y se toma un café. En los dos lugares se comporta como una lunática. Ida, ojerosa, fumando un cigarro tras otro. Debe huir. ¿Pero dónde? El único sitio que se le ocurre es la casa de su padre. Pero la Policía la buscará allí. En la estación una mujer la roba la maleta (o algo así, no me enteré muy bien de esa parte) y la invita a tomar un café. Sophie va. Es una desconocida con la que nadie jamás la vinculará. Debe hacer cosas que no esperan que haría. Nadie la buscará allí. Y necesita tiempo para pensar un plan. Después de estar un rato con esa chica, Sophie, de pronto, vuelve a notarlo. La angustia, la ira, las ganas de explotar.

Necesita irse de allí.

Pero cuando va a decírselo a la mujer, se desmaya.

Al despertar, la chica, Veronique, está tirada en el medio del salón, en un charco de sangre y con el estómago acuhillado. Sophie comprueba, con terror, que se las han hecho con un cuchillo que ella misma sostiene en la mano…

“Con qué facilidad una vida normal puede desequilibrarse, en un segundo, hacia la locura, hacia la muerte”

Brutal, ¿verdad? No entiendes nada. Pero no puedes dejar de leer. ¿Qué le pasa a Sophie, que no deja además de pensar en su marido, Vicent, muerto en extrañas circustancias también? ¿Por qué la amnesia? ¿Por qué mata? ¿Está realmente loca?

Después se inicia otra parte en la que la tensión baja. Lemaitre cuenta cómo logra Sophie desaparecer mientras la busca media Francia asombrada porque no son capaces de encontrarla. Esa parte a mí se me hizo un poco larga. Pero luego, el autor sorprende con un giro inesperado que voltea toda la historia, y te cuenta la verdad sobre Sophie y todos los muertos que hay sobre su espalda… (me encantan las historias contadas desde las dos orillas).

El libro es muy sorprendente, insisto. Y muy entretenido. Pero no sé, bajo mi punto de vista le falta algo. No sé si que Lemaitre lo retuerce todo demasiado. Giro tras giro no deja de sorprenderte, siguiendo fidedigno el dicho de que “no todo es lo que parece”. Pero llega un momento en lo que buscas paz, reposo, y no lo encuentras. Mientras lo leía me acordaba de la segunda temporada Prison Break y en cómo dejó de gustarme la serie después de verla, porque no soporto que siempre tenga que pasar algo, que todo sea una huida sin aliento hacia adelante. Pues aquí, quizá, me ha pasado un poco lo mismo. Que el libro está muy bien, es entretenido y sorprente, pero demasiado irreal. No sé. No lo ves como algo que pueda suceder por qué sí. Es como una película. Cuando la ves te gusta. Estás atento, pero la olvidas según termina. Algo así me ha pasado a mí con este libro del que, por cierto, están haciendo versión cinematográfica. Normal.

  

Te gustará. Tiene uno de los finales más intensos y emocionantes que yo he leído jamás. Lemaitre escribe, además, francamente fenomenal. Si te interesa puedes comprarlo pinchando aquí.

No te gustará: Rizar tanto el rizo al final hace que no te lo creas. Aunque te sorprendan, y mucho, los derroteros que toma la historia.

Añadir a favoritos el permalink.

6 Comments

  1. Tal cual!!! Ay, cómo me gustan tus kríticas y análisis, a pesar de que al leerlas, como en este caso, me hagan sentir como un idiota, pues me has hecho ver cosas de Lemaitre que están ahí y no las supe ver.Eres una genia. Tu admirador desde casi casi el fin del mundo.

    • Sí! Oh, amigo, estaba esperando tu comentario. Gracias por el descubrimiento. Ahora estoy muy, muy liada, pero sé que te debo un mail y, sobre todo, tengo esperándome Nos vemos ahí arriba en la mesilla :) Un beso enormeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeeee

  2. Pingback:Los libros más buscados en lakriticona.com en 2014 | La Kriticona

  3. Pingback:Cuarenta y cinco libros para regalar en Navidad y no equivocarte | La Kriticona

  4. Pingback:Nos vemos allá arriba, de Pierre Lemaitre, por lakriticona.com | La Kriticona

  5. Pingback:Vanessa Smith

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>