Viaje al fondo de la habitación

Viaje al fondo de la habitación by lakriticona

      

“Los amigos quizá te abandonen, pueden robarte el dinero, las casas se desmoronan, pero el goce perdura mientras se tiene memoria”

 

Si te quieres comprar ‘Viaje al fondo de la habitación’ puedes comprarlo aquí

Viaje al fondo de la habitación. Este es un libro raro que llegó de una manera no extraña para mí. Habitual como soy de las ferias del libro antiguo, dedico horas a leer las sinopsis, a analizar las fotos de portada, a dejar que los títulos me lleguen, o no me digan nada. Éste, Viaje al fondo de la habitación, de Tibor Fischer, escritor del que no había escuchado hablar en mi vida, me llamó la atención. Fue el título. La chica de su portada, casi cayéndose, desinhibida, con las bragas al aire, la sinopsis (crímenes misteriosos en Barcelona, un antiguo amante muerto que, de repente, escribe cartas). Viaje al fondo de la habitación. Después de leérmelo, aún no sé decir si me gustó o no.

A ratos sí, mucho, muchísimo, de dar golpes en la arena (lo leí en la playa) y decir: “Buah, buah, ¡qué novela!”. A ratos no, nada: libro de lectura vertical y ganas de acabarla. Y ese es mi problema, que no sé como calificarlo. La dejo en Sólo entretenido, porque es eso: a veces, leyéndolo, toque el cielo. Y también el infierno. De hecho, estuve a punto de dejarlo según la comencé…

“El mete-saca es el único pasatiempo de calidad”

No soy capaz de describir de qué va, qué cuenta. Comienza, eso, absurdo, con una tía (Oceane) que vive encerrada en su piso para viajar por el mundo y, para ello, paga a dos pibes para que lo hagan. Una rayada descomunal, vamos. La parte final es similar. Otra rayada de torturas de guerra que no tienen mucho sentido pero que te sienta peor que las primeras: vienen después de una mitad sublime, de coleccionista, imperdible. Ma-ra-vi-llo-sa.

Esa parte del libro me encantó, excita, atrapa. La chica, Oceane, comienza a recibir cartas de un ex, Walter, que resulta que debería estar muerto, pero le escribe. Eso le lleva a recordar aquellos tiempos juntos, cuando se conocieron. Fue en Barcelona. En un puticlub. De pronto, hay asesinatos. De pronto, hay muertes extrañas que ocurren en una piscina…, de 20 centímetros. De repente, la lujuria va llenando todas sus páginas. Y también el gore. La historia va in crecendo y uno siente que estuviera dentro de una película de Álex de la Iglesia. Todo lo que parece que puede suceder, sucede, pero ampliado. Me encantó. Serán 150 páginas pero respiran libertad, libertinaje, verdad. Tiene ritmo, historia, es diferente. Insisto, ma-ra-vi-llo-so. Sólo quieres saber qué pasa, en ese puticlub donde todos follan con todos sin puñaladas y con puñales de verdad (pensé para hacer la foto del libro una cama llena de condones: no le iba otro decorado). Una pena que el resto del libro no acompañe.

  

Te gustará: Si te gustan las películas de Álex de la Iglesia. La parte intermedia es genial.

No te gustará: Todo lo demás.  

Añadir a favoritos el permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>